Contra el pensamiento único

Cualquier fenómeno de cualquier naturaleza puede tener distintas lecturas según el plano desde el que se analice. Todas pueden ser auténticas y solo se comprende la globalidad si se integran en un todo común, en el que aparece el núcleo, la estructura y la periferia del fenómeno.

Por Alfonso Durán Pich*

*https://www.alfdurancorner.com

En el caso del conflicto de Ucrania, los medios de información del mundo liberal-conservador se han quedado en la periferia, que permite una lectura emocional del tema. Y lo han hecho de forma unánime, como siguiendo un guion pre-establecido. Nos hablan de muerte y de destrucción, de buenos y malos, de héroes y villanos. Incluso le han puesto una marca: “la guerra de Putin”. Como ya dije en una reciente ocasión: Nos toman por idiotas.

Una primera reflexión de carácter filosófico-religioso nos lleva a citar el maniqueísmo, un pensamiento religioso de origen persa surgido en el siglo III, que concibe el cosmos como una realidad dualística enfrentada: el bien y el mal. No hay matices ni zonas grises. Ni puntos fuertes, ni puntos débiles. O se es bueno o se es malo. El maniqueísmo ha hecho fortuna porque resulta cómodo cuando no se tienen razones suficientes para contrastar opiniones. Nos quedamos en la superficie. ¿Qué dice el catecismo dominante sobre este fenómeno? Lo que dice es bueno y lo contrario es malo. Así se ha hecho con el conflicto de Ucrania, aderezado además con imágenes que despiertan nuestros sentimientos más elementales.

Es por ello que para acercarse con un mínimo de rigor a este conflicto, hay que acudir a fuentes ajenas al barullo mediático convencional. Y en este caso, por razones obvias, nos hemos documentado de fuentes norteamericanas, país cuyo Estado es uno de los principales protagonistas del evento. Hemos de añadir que en contra de lo que algunos analistas puedan opinar, Estados Unidos y su complejo mecanismo de equilibrio de poderes (“check and balance”) permite que afloren informes muy precisos y objetivos de la realidad mundial, tanto en el ámbito político, como en el económico o en el social.

En este caso hemos gozado de dos entrevistas (una publicada en “Skeptic” y otra en el “The New Yorker”). En la primera Michael Shermer, reputado historiador de la ciencia, entrevista a Oliver Stone, uno de los grandes directores de cine americanos, con extensa obra premiada, tanto en películas como en documentales. Uno de esos documentales (2017) consistió en una serie de entrevistas con Vladimir Putin. En la vida de Oliver Stone hay una parcela que le marcó personalmente: luchó en la guerra de Vietnam, donde obtuvo dos “Corazones Púrpura” y una “Estrella de Bronce”. Es un veterano de guerra, no un turista accidental.

En la otra entrevista, el conocido colaborador de “New Yorker”  Isaac Chotiner, especializado en extensas entrevistas con figuras relevantes de la política y de la sociedad norteamericanas, dialoga con John Mearsheimer, uno de los grandes científicos políticos del mundo anglosajón, que desde su cátedra en la universidad de Chicago postula la teoría del “realismo ofensivo” sobre la lucha entre países por la hegemonía mundial.

La riqueza intelectual de estas conversaciones no cabe en esta columna, por lo que me limitaré a presentar las ideas clave que han ido surgiendo a través de los debates.

Del tándem Shermer – Stone

  • Tras el asesinato de John F.Kennedy, el complejo militar-industrial y las agencias de seguridad norteamericanas tomaron el poder, condicionando la actuación de los poderes tradicionales.
  • Ningún presidente posterior a Kennedy se ha atrevido a limitarlos, a pesar de los sucesivos escándalos materializados en Wikileaks. Tampoco lo ha hecho el Congreso.
  • El pensamiento paranoico es una columna vertebral de la cultura dominante de esas élites.
  • En 1961 los mandos militares del Pentágono se plantearon liquidar la Unión Soviética. Kennedy los contuvo. Quizás se auto-sentenció.
  • En 1962 se estuvo al borde de una guerra nuclear, que no estalló por el acercamiento personal entre Kennedy y Kruschev.
  • Los misiles de Cuba fue la respuesta estratégica de Kruschev a los misiles Júpiter instalados por la OTAN en Turquía.
  • En 1962 la superioridad americana sobre la soviética en términos nucleares era de 17 a 1. La supuesta amenaza soviética era una falacia.
  • En 1963 Kennedy y Kruschev ratificaron el único tratado serio sobre armas nucleares firmado hasta la fecha.
  • En 1991 se perdió la oportunidad de integrar a la Federación Rusa al mundo occidental y sus valores, e iniciar una etapa de prosperidad y paz mundial. ¿Quién se opuso a ello y por qué?
  • Desde entonces la OTAN se ha ido extendiendo y en la actualidad hay misiles antibalísticos en varios países del este de Europa.
  • Si los rusos instalaran equipos nucleares en México o Canadá, ¿qué haríamos nosotros? Lo mismo que ha hecho el gobierno de Vladimir Putin. Ni más ni menos.
  • En el 2014 hubo en Ucrania un golpe de Estado anti-ruso que impuso un gobierno pro-americano.
  • La continuidad de Ucrania (o lo que quede de ella) pasa por un estatus de “país neutral”, como lo fueron Finlandia y Austria después de la II Guerra Mundial.
  • Hay que volver a los acuerdos entre Gorbachov, James Baker y George Bush de 1989-1991, que pusieron fin a la “guerra fría” y que, en palabras de James Baker, entonces Secretario de Estado, aseguraban que la OTAN no avanzaría “ni una pulgada hacia el Este”.
  • El presidente Zelensky (en su condición de actor) se ha convertido en un presentador de las bondades del martirologio.
  • Hay temas de alcance mundial (como el cambio climático y el terrorismo islámico) que sin la cooperación de Rusia y China nunca se podrán resolver o paliar.
  • El gobierno norteamericano no se halla en condiciones de dar lecciones a nadie. Sus constantes fracasos (Irak, Afghanistán, Egipto, etc.) han demostrado los errores de su política exterior.

Del tándem Chotiner – Mearsheimer

  • El conflicto de Ucrania nació en abril del 2008, cuando en la cumbre de la OTAN en Bucarest se hizo una declaración en la que se abría la organización a Georgia y Ucrania.
  • De forma inmediata el gobierno ruso declaró que ello significaba para Rusia una amenaza existencial.
  • Lo de Rusia con Ucrania es similar a la “doctrina Monroe” de Estados Unidos, extendida a todo Occidente. Nadie en el mundo occidental se atreve a cuestionar el liderazgo norteamericano. No parece razonable que el gobierno de Ucrania haga lo propio con su vecina hegemónica en aquel territorio.
  • La historia de que Rusia está dispuesta a invadir otros países de Europa del Este y que Putin está interesado en crear una Rusia mayor y reinventar la Unión Soviética es una estupidez.
  • Se falsean constantemente las palabras de Putin. Por ejemplo, cuando dijo “Aquel que no encuentre a faltar a la Unión Soviética es que no tiene corazón”, se argumenta que pretende recuperar el proyecto. Cuando de hecho, a continuación añadió: “Quien la quiera de vuelta no tiene cerebro”.
  • Los países occidentales y especialmente el gobierno norteamericano es el principal responsable del actual desastre.
  • No parece probable que el gobierno ruso pretenda ocupar militarmente Ucrania y tomar Kiev. Lo que sí parece probable es que desee implantar en Kiev un gobierno no beligerante con Rusia. Un gobierno neutral, no un gobierno pro-americano.
  • Hemos de competir con China, no con Rusia. Hemos de conseguir que Rusia se decante hacia nuestra balanza y no hacia la de China.
  • Si la OTAN no se hubiera movido hacia el Este, lo más probable es que no hubiera sucedido nada: ni lo del Donbass, ni lo de Crimea, ni la guerra actual. El gobierno ucraniano hubiera continuado siendo el gobierno de un país neutral, pero próximo por razones culturales, lingüísticas e históricas a la Federación Rusa.
  • Estados Unidos ha tratado de ir creando por el mundo “democracias liberales” y ha fracasado.
  • Lo esencial de la “Doctrina Bush” era que si podíamos crear una democracia liberal en Irak, luego por efecto dominó otros países como Siria, Irán e incluso Egipto se incorporarían al modelo. Arabia Saudita, una autocracia ortodoxa, no se incluía en el pack por razones obvias (el petróleo).
  • No hay que confundirse entre lo que es correcto estratégicamente y lo que es moral en el mismo sentido. Estados Unidos se asoció con la Unión Soviética para luchar contra los nazis y fue una decisión sabia estratégicamente, aunque no lo fuera moralmente (valores enfrentados). En el caso de Ucrania las razones estratégicas son mucho más importantes que las reticencias morales.

Es como si hubiéramos abierto una ventana y el aire fresco hubiera penetrado en la habitación y nos hubiera recuperado de nuestro aburrido letargo. Cuatro ciudadanos norteamericanos independientes, de reconocida valía en sus campos, explican al mundo el porqué de todo ello. Saben de qué hablan, tienen experiencia directa, se han documentado. No les importa hacer autocrítica sobre su propio país. No se ocultan bajo ninguna bandera.

No se quedan en la superficie (las bombas, los refugiados, los edificios destruidos). No se trata de saber lo que pasa (ni en esto ni en nada). Hay que ahondar y tratar de averiguar el por qué. Hay que pasar de la información al conocimiento.

Y en eso estamos.

About ELCOMUNISTA.NET (86192 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: