Yakov Zeldovich, un genio soviético de la física desconocido por el mundo

El académico citado por Stephen Hawking, creador de la pólvora Katiusha y coinventor de la bomba de hidrógeno no tenía título universitario. Pero durante casi 20 años se mantuvo en una ciudad cerrada: Yakov Zeldovich sabía demasiado, pero sobre todo era un genio.

Naturaleza salvaje, inaccesibilidad, denso bosque y pantanos de los alrededores. La ciudad provincial de Sarov, conocida por el nombre en clave Arzamas-16, fue elegida precisamente por eso. Desapareció de los mapas soviéticos en 1946, pasando de ser un lugar olvidado a un lugar clave para la investigación y el desarrollo de armas nucleares y termonucleares. 

 Vista de la ciudad de Arzamas-16 desde un avión AN-2

Vista de la ciudad de Arzamas-16 desde un avión AN-2.

Sarov se convirtió en una ciudad cerrada. La entrada y la salida estaban muy restringidas. Estaba prohibido fotografiar cualquier cosa, incluso en la calle. Antes de la revolución de 1917, Sarov era un lugar de peregrinaje, debido a la ubicación del monasterio de San Serafín de Sarov. Después de la guerra, la ciudad fue ocupada por físicos. Los mejores del país. 

Yakov Zeldovich

Yakov Zeldovich.

Yakov Zeldovich -un hombre de mediana edad, bajo, corpulento, siempre vigoroso y con gafas redondas- acudía cada mañana al centro nuclear de Sarov. Todo el mundo lo conocía allí. Estaba en el epicentro del proyecto nuclear soviético. Pero aún no era conocido por el mundo. Y cuando lo conozcáis os sorprenderéis. ¡Un solo hombre no podría haber hecho tanto! «Ahora sé que eres una persona real, no un grupo de científicos como Burbaki», dijo Stephen Hawking cuando conoció a Zeldovich en los años 70.

Académico sin título

En general, Zeldovich sorprendió a muchos en la Unión Soviética. Todas las biografías sobre él mencionan que uno de los científicos soviéticos más autorizados no tenía estudios superiores.

Edificio de la planta 550 donde se fabricaron y ensamblaron las piezas del producto RDS-1.

Edificio de la planta 550 donde se fabricaron y ensamblaron las piezas del producto RDS-1.

A los 17 años, al no querer seguir un plan de estudios estándar, aceptó primero un trabajo como ayudante de laboratorio en el Instituto de Procesamiento Mecánico de Recursos Minerales. Allí se empapó de ideas brillantes y atrevidas que, al mismo tiempo, irritaron a la dirección. Pero pronto esto aburrió al propio Zeldovich, y quiso ir a otro laboratorio, el Instituto de Física Química. Los directores del instituto decidieron el asunto de forma amistosa: el traslado del talentoso ayudante de laboratorio se llevó a cabo por… una bomba de aceite. “Me cambiaron por la bomba”, dijo Zeldovich a todos.

Hizo un intento de obtener un diploma, al mismo tiempo que estudiaba en el departamento de física de la Universidad de Leningrado. Pero pronto abandonó sus estudios. Zeldovich comenzó a asistir a conferencias abiertas en el departamento de física de otra universidad, el Instituto Politécnico. Pero también dejó de asistir a ellas con bastante rapidez.

Un grupo de trabajadores de la planta 550 y oficiales

Un grupo de trabajadores de la planta 550 y oficiales.

Así que en realidad no tenía ningún diploma, sino que era autodidacta. Lo que, sin embargo, en los años 30 no podía ser un obstáculo para una carrera científica. Zeldovich pidió y recibió permiso para defender su disertación sin el título de bachillerato. A los 22 años defendió su doctorado, a los 25 se convirtió en doctor en Física y Matemáticas y a los 29 recibió el primero de los cuatro premios Stalin. Por sus descubrimientos en el campo de las explosiones y la combustión, su mayor pasión.

El hobby nuclear

Zeldovich llegó a Sarov después de que él y otro físico, Yuli Jariton, hubieran descubierto cómo construir una bomba nuclear. Se trataba de cálculos que demostraban que en el uranio natural la reacción en cadena era incapaz de producirse y que era necesario aumentar considerablemente la proporción de uranio-235. Otro académico, Ígor Tamm, dijo entonces: “¿Sabes lo que significa este nuevo descubrimiento? Que se podía fabricar una bomba que destruyera una ciudad a unos diez kilómetros del epicentro de la detonación”. Algunos de sus trabajos sobre las reacciones nucleares en cadena se publicaron entre 1939 y 1941.

BM-13

BM-13.

Pero lo más sorprendente es que en los años 30 y principios de los 40, poca gente se preocupaba por las armas nucleares: la mayoría de los científicos soviéticos seguían siendo escépticos sobre la posibilidad de su creación, y Zeldovich y Jaritonov trabajaban en ello como un hobby, después del trabajo, sin recibir dinero por ello.

El traslado a Sarov tuvo algo más que ver: Zeldovich recibió el encargo de crear una nueva arma, un arma de misiles. Descubrió un nuevo tipo de combustión de la pólvora con una rapidez asombrosa en sólo unos meses. Así nació el sistema de lanzacohetes múltiples BM-13, conocido como el legendario lanzacohetes Katiusha. Hasta el final de la guerra, Alemania nunca consiguió desentrañar el secreto de la balística del proyectil, calculado por Zeldovich.

Yakov Zeldovich

Yakov Zeldovich.

Los papeles “nucleares” se recordaron unos años más tarde, en 1945, cuando la situación cambió radicalmente: EE UU llevó a cabo los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. Los mismos artículos escritos por Zeldovich y Jaritonov fueron también los últimos que se publicaron abiertamente, antes de que el campo se convirtiera en alto secreto. También lo era Zeldovich, el hombre clave del proyecto nuclear.

Volar la Luna

Se inició una agotadora carrera nuclear entre las potencias. Zeldovich, como principal teórico, tenía su propio grupo de físicos de similar talento reunidos en Sarov. Un par de años después, Andréi Sájarov fue enviado allí para reforzar el grupo. Sin embargo, pronto la situación cambió: Sájarov propuso su propio diseño para una bomba nuclear, y fue su versión la que se aceptó para su desarrollo y se probó en 1949 en el centro de pruebas de Semipalatinsk.

El académico Julius Hariton junto al primer producto de KB-11, el RDS-1

El académico Julius Hariton junto al primer producto de KB-11, el RDS-1.

Al mismo tiempo, un grupo de científicos trabajaba en una bomba de hidrógeno, que se probó en agosto de 1953. La potencia de la RDS-6c superó en 20 veces la potencia de las primeras bombas atómicas de la URSS y de EE UU. Lo cual fue un factor clave para ganar esta carrera: la bomba soviética era transportable (cabía en la escotilla de un bombardero Tu-16), mientras que la bomba estadounidense pesaba 54 toneladas y era del tamaño de una casa de tres pisos.

Pero el proyecto nuclear más ambicioso de Zeldovich llegó en 1958, un año antes de que la sonda soviética Luna-2 fuera enviada a la Luna. La sonda fue el primer vehículo del mundo en aterrizar en la superficie del satélite. Un año antes de la misión, Zeldovich tuvo la descabellada idea (para ser justos, los EE.UU. tenían exactamente el mismo plan) de equipar la sonda con un misil nuclear y volar literalmente la Luna.

“La idea era que, cuando se produjera la explosión, ésta iría acompañada de un destello tan masivo que todos los observatorios espaciales con la mirada puesta en la Luna serían capaces de registrarlo”, escribió el científico e ingeniero soviético Boris Chertok, estrecho colaborador del director del programa espacial soviético Serguéi Koroliov, en su libro Cohetes y hombres.

Aunque la idea contó con un gran apoyo, las cabezas nucleares no debían utilizarse en la sonda, ya que los riesgos eran demasiado altos de que perdiera el vuelo y se estrellara contra la Tierra. 

20 años en una ciudad cerrada

Zeldovich pagó por su participación en el proyecto nuclear. En primer lugar, con el silencio. Sus obras no se publicaron, y todo lo que ocurrió en Sarov se convirtió en un secreto de Estado. Una vez dejó caer sobre las primeras pruebas nucleares: “Me impactó cómo quedaba la hierba. Hubo un silencio asombroso, y de repente veo la hierba tumbada: fue la onda expansiva. El silencio y la hierba caída es la principal impresión de una explosión nuclear”.

Explosión del RDS-1

Explosión del RDS-1.

Como ocurrió muchas veces en su vida, el científico pronto se aburrió también del proyecto nuclear. Pero siguió manteniéndose en el campo militar en Sarov. El valor de Zeldovich prevaleció incluso sobre el hecho de que en 1948 fue asignado al equipo de espías junto con otros 14 colaboradores científicos. Los argumentos eran que Zeldovich tenía profundas conexiones en Occidente (su abuelo, su abuela y su tía vivían en París). Más tarde, A. Babkin, plenipotenciario del Consejo de Ministros de la URSS, recomendó que el científico fuera retirado inmediatamente del grupo secreto. Sin embargo, no pasó nada. La carta de Babkin sólo se archivó en el expediente de Zeldovich.

 

El científico no salió “a la luz” hasta 20 años después. “Pude ver que estaba lleno de ideas, pero se estaba llenando de gente aquí. Por otra parte, los alumnos fuertes ya habían crecido, así que no habría habido ninguna tragedia particular si se hubiera ido”, recordó Julius Hariton.

La mayor explosión

Zeldovich dejó Sarov para ir a Moscú en 1963 e inmediatamente se puso en marcha un nuevo proyecto. “El trabajo en el campo de la teoría de las explosiones le empujó psicológicamente hacia el estudio de las explosiones estelares y la mayor explosión: el Universo en su conjunto”, dijo Zeldovich. Se implicó a fondo en la astrofísica y la cosmología, aficiones a las que se dedicaba desde hacía tiempo, desde que era un simple ayudante de laboratorio.

La luna a través de la lente de un telescopio.

La luna a través de la lente de un telescopio.

Tras dos décadas de éxitos en la ciencia civil, Zeldovich fue galardonado con uno de los más prestigiosos premios de astrofísica, la Medalla de Oro Katharina Brus, con la frase “por una vida dedicada a la astronomía y por su destacada contribución a la misma”.

Sus investigaciones y descubrimientos están relacionados con la teoría de la formación de agujeros negros y estrellas de neutrones (fueron los trabajos de Zeldovich a los que se refirió Stephen Hawking en sus famosos trabajos sobre la teoría de la evaporación de los agujeros negros), con el desarrollo de la teoría de la evolución del Universo “caliente”, las propiedades de la radiación relicta, la teoría de la formación de galaxias y la teoría de la inflación. Y uno de sus logros astrofísicos más famosos es el efecto Sunyaev-Zeldovich. En 1969, él y Rashid Syunyaev calcularon que la radiación de las reliquias de la primera explosión deben dispersarse en los cúmulos de galaxias, haciendo que la temperatura de la reliquia cambie. De hecho, en 2008 fue este efecto el que permitió detectar un nuevo cúmulo de galaxias a través del Telescopio del Polo Sur.

Yakov Zeldovich.

Yakov Zeldovich.

En total, su legado científico es de casi 500 artículos científicos, más de 30 monografías y libros de texto, muchos de ellos traducidos a otros idiomas. En 1979 fue elegido miembro extranjero de la Academia de Ciencias de EE UUy de la Real Sociedad de Londres, la Real Sociedad Astronómica de Gran Bretaña y una docena de otras academias nacionales de todo el mundo.

El científico falleció en 1987, cuando tenía 73 años. Poco antes de su muerte, habló con entusiasmo de sus éxitos astronómicos a su colega en el proyecto nuclear, el académico Lev Feoktistov. Como despedida, le dijo: “¿Puedes adivinar cuál fue el momento más brillante para mí? Sí, sí, ese… Todavía tengo un sueño: escribir otro libro sobre la detonación”.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86338 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on Yakov Zeldovich, un genio soviético de la física desconocido por el mundo

  1. Un extraordinario personaje que pudo realizar una enorme obra científica

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: