¿Cómo eran los parques de atracciones soviéticos?

¿Qué pasó con la torre de paracaídas que había en el principal parque de atracciones del país y cuánto costaba montar en un carrusel de aviones? Recordamos algunas de las atracciones favoritas de los niños soviéticos en los parques de atracciones.

Un viaje en familia a un parque de atracciones siempre ha sido un regalo especial para los niños. Después de todo, ¿qué puede ser más divertido que montar en columpios o tiovivos, conducir coches de choque y luego comer un montón de algodón de azúcar y beber de una fuente de soda? Casi todas las ciudades de la Unión Soviética contaban con un parque de atracciones que ofrecía todas estas atracciones y, además, a precios muy asequibles.

Parque Gorki. Ruedas de la fortuna pequeñas y grandes, años 30 y 50.

Parque Gorki. Ruedas de la fortuna pequeñas y grandes, años 30 y 50.

El primer parque de atracciones moderno apareció en Moscú en 1928. Se trataba del Parque de la Cultura y el Ocio que llevaba el nombre de Maxim Gorki, más conocido simplemente como Parque Gorki. Su atracción más popular era una noria llamada popularmente “la rueda del diablo”. Los pasajeros tenían prohibido ponerse de pie mientras estaban en ella, y la única medida de seguridad que tenía era una cadena. La primera noria era bastante pequeña, con sólo 14 metros de altura. Pero en 1957, en vísperas del VI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, se construyó una noria más grande, de 45 metros de altura. En aquella época, era una de las más grandes de la Unión Soviética. Ambas fueron desmanteladas en 2009.

Parque Gorki, en los años 30.

Parque Gorki, en los años 30.

Una de las atracciones más curiosas del Parque Gorki antes de la guerra era una torre de paracaídas con un tobogán en espiral. Descender desde ella a una alfombra inferior era una atracción en sí misma. Desde la cima se podía saltar desde una altura de 40 metros con paracaídas que se sujetaban con cables de acero. Durante la guerra, esta popular atracción sirvió como puesto de observación de la defensa aérea. La torre fue desmantelada en la década de 1950.

Leningrad, 1950.

Leningrad, 1950.

Las atracciones de antes de la guerra se fabricaban en talleres individuales y, en su mayoría, se construían en madera, ya que el metal escaseaba en aquella época. Por eso, muy pocas de estas atracciones siguen en pie. En los años 50, una fábrica de Yeisk (una ciudad del sur de Rusia) empezó a producir en masa atracciones de parque de atracciones hechas de metal.

Yalta, 1981.

Yalta, 1981.

Aunque la planta no producía una gama tan amplia de atracciones, hizo posible la creación de parques de atracciones en todas las ciudades de la URSS. Las entradas eran más que asequibles, ya que una atracción costaba entre 5 y 10 kopeks, más o menos lo mismo que un helado.

El parque Izmaylovo, Moscú, 1962.

El parque Izmaylovo, Moscú, 1962.

La Unión Soviética siempre glorificó a los pilotos, exploradores del Ártico y cosmonautas en su cultura popular. Por eso no es de extrañar que una de las atracciones más populares fuera un péndulo con forma de cohetes y aviones.

Saratov, 1962.

Saratov, 1962.

Quizás la atracción más popular del parque de atracciones era una conocida en el extranjero como el Barco Pirata. Desde el exterior, parecía que la gente del barco lo mecía ella misma, pero en realidad la atracción era eléctrica y era posible acelerar o ralentizar su movimiento. Lo que más miedo daba en esa atracción era la sensación de que el barco podía girar sobre su eje (algo apodado como “hacer el sol”), aunque en realidad sus movimientos estaban muy controlados.

Sochi, 1973.

Sochi, 1973.

Los coches de choque eran muy populares entre adultos y niños. Conducían a velocidades de hasta 10 km/h, y podías acelerar y chocar tu coche contra otros. Al no tener que preocuparse por las normas de tráfico ni pagar multas, no es de extrañar que fueran tan populares.

VDNJ, Moscú, 1974.

VDNJ, Moscú, 1974.

Esta atracción podría servir de prueba para los futuros cosmonautas. El Rotor era una plataforma que giraba en ángulo mientras sus jinetes se pegaban a las paredes debido a la fuerza centrífuga. No era buena idea montarse en esta cosa recién comido.

Parque Gorki, 1984.

Parque Gorki, 1984.

A partir de los años 70, la URSS acogió regularmente exposiciones internacionales de atracciones. Japón llevó a una de ellas la atracción “Copa de Te”, y Alemania presentó una montaña rusa conocida en la mayor parte del mundo como Montaña Rusa, aunque en Rusia se la conoce tradicionalmente como Montaña Americana. Por su parte, Checoslovaquia creó un parque de atracciones con una sala de espejos, varias atracciones insólitas y máquinas tragaperras. No hace falta decir que todo esto fue muy popular entre los niños soviéticos.

Sochi, 1976.

Sochi, 1976.

Muchas atracciones siguieron funcionando tras el colapso de la URSS, aunque cada vez más son sustituidas por formas de entretenimiento más nuevas y tecnológicamente más avanzadas. Y así, muchos de los viejos tiovivos soviéticos están siendo sustituidos.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86319 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: