Un año de extremos climáticos en Europa

El continente europeo sufrió en 2021 un cóctel de inclemencias meteorológicas y desastres ambientales que indican que la crisis climática que atraviesa el planeta no hace más que empeorar.

«Europa experimentó un año de extremos que incluyeron olas de calor, temperaturas récord de la superficie del mar, incendios forestales, inundaciones y velocidades del viento inusualmente bajas en algunas regiones», resumió el observatorio europeo Copernicus en su informe anual sobre el estado del clima.

El documento revela que el año pasado fue un período de fuertes contrastes en el territorio europeo, donde la temperatura media siguió creciendo y manteniéndose dos grados por encima de los valores preindustriales del siglo XIX.

Los datos recabados demuestran la necesidad de actuar con urgencia para lograr los objetivos climáticos y evitar que se multipliquen los extraordinarios fenómenos que están afectando a Europa.

EL MEDITERRÁNEO EN LLAMAS

Según Copernicus, el verano de 2021 fue el más cálido registrado hasta la fecha en el continente europeo, con temperaturas más altas que los anteriores periodos récord de 2010 y 2018.

Varias regiones experimentaron graves déficits de humedad del suelo durante toda la temporada y una intensa ola de calor asoló gran parte de Europa a finales de julio: primero el Mediterráneo central y oriental y los Balcanes, y luego España en agosto.

«Aunque agosto suele ser caluroso y seco en la cuenca mediterránea, las temperaturas durante el verano de 2021 fueron extremas», destaca el informe.

La combinación de estas condiciones de extremo calor provocó la propagación e intensificación de grandes incendios forestales en todo el Mediterráneo, los más graves en Turquía y Grecia, donde se quemaron más de 50.000 hectáreas.

En total, más de 800.000 hectáreas fueron arrasadas por el fuego en la cuenca mediterránea entre los meses de julio y agosto, que fue uno de los periodos más intensos en incendios de los últimos 30 años.

INUNDACIONES EN EUROPA OCCIDENTAL

Mientras el Mediterráneo ardía, el centro de Europa experimentó a mediados de julio un episodio de graves inundaciones que causaron devastación en Alemania, Bélgica y países vecinos.

Más de 200 personas fallecieron en la zona, donde cantidades récord de lluvia cayeron sobre un suelo que ya estaba saturado por las inusuales precipitaciones anteriores y no pudo absorber el agua.

Este fenómeno facilitó la rápida crecida y el desbordamiento de los ríos Rin y Mosa, que registraron niveles de descarga superiores al inicio de los registros en 1991.

Otro extraño evento ocurrido en países de Europa occidental y central como Reino Unido, Dinamarca, Alemania e Irlanda fue una inusualmente baja velocidad del viento que afectó a la generación de energía eólica.

Para Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, estas rarezas demuestran que «la información climática precisa es más importante que nunca para ayudarnos a tomar decisiones informadas».

SUBE LA TEMPERATURA DEL MAR

Cada pequeño aumento de la temperatura significa una subida del nivel del mar, episodios extremos de lluvia frente a largas sequías y problemas de salud para los humanos, entre otras muchas consecuencias del efecto invernadero.

Aunque la temperatura anual de 2021 estuvo fuera de los diez años más cálidos de Europa, todos desde el año 2000, la superficie del mar tuvo registros de cinco centígrados por encima de la media en zonas del Báltico y fue muy superior al promedio en gran parte del Mediterráneo.

Los expertos europeos advierten que se está acabando el tiempo para limitar el calentamiento global a 1,5 grados  Celsius, el objetivo más ambicioso que fijó la comunidad internacional en el marco del Acuerdo de París de 2015.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86306 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: