Cómo una aldeana rusa conquistó París y el corazón de Fernand Leger

Nadia Leger, esposa del famoso modernista francés Fernand Leger y destacada artista, procedía de un pueblo de la actual Bielorrusia, pero consiguió labrarse una reputación en Francia y dedicó el resto de su vida a estrechar los lazos entre Europa y la URSS.

Incluso en su infancia, esta implacable mujer llevó el apodo de “Nadia la cosaca” por su espíritu audaz y su valentía. Nadia Jodasevich nació en 1904 en el seno de una familia pobre en un pueblo de las afueras de Vitebsk. Su padre era un vendedor de vodka y su madre una tejedora que crió a nueve hijos. La familia llevaba una vida típica campesina. Nadia recordaría haber pasado días enteros en el huerto, paleando patatas. Pasaba las noches dibujando; la niña tenía talento y, ya de pequeña, albergaba la ambición de convertirse en artista.

Destino: París

En su adolescencia, un artículo de un periódico sobre París le llamó la atención. Presentaba la ciudad como un lugar al que se trasladaban todos los artistas. Esto la llevó a tomar la decisión de escaparse de casa y hacer autostop hasta París. Sin embargo, fue reconocida en una estación de tren cercana a su hogar y enviada a casa.

Nadia Leger

Nadia Leger.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la familia se trasladó mucho y la primera educación artística de Nadia la recibiría en una clase de arte en el campo. A los 15 años, volvió a escaparse, esta vez a Smolensk, donde los “talleres artísticos estatales gratuitos” estaban de moda. Uno de estos talleres acogió inmediatamente a la joven autodidacta y dotada. Durante un tiempo considerable, vivió a base de “pan y agua”; hasta que sus profesores le dieron un lugar para dormir, utilizó un viejo vagón en las vías de reserva de la estación de tren como alojamiento.

Las primeras obras de Nadia eran puramente abstractas. Sin embargo, tras conocer a Kazimir Malevich, se pasó al suprematismo. Más tarde, convertida en una artista de vanguardia, se trasladó a Europa, empezando por Polonia, pero sin perder de vista el objetivo: París.

Nadia Leger. Suprematismo, 1972-73

Nadia Leger. Suprematismo, 1972-73. Museo de Bellas Artes Pushkin.

En un momento dado, recordó las raíces polacas de su padre y se convirtió al catolicismo, aprovechando su condición de refugiada para fijar su residencia en Varsovia en 1921. Allí, su objetivo era pasar la selección y ser admitida en la Academia de Arte. Sin embargo, eso no cambió sus condiciones de vida: Primero estuvo en una casa de acogida, luego fue niñera y, cuando comenzó sus estudios, se complementó con el trabajo de sombrerera en un taller de tocados. La mujer siempre destacó no sólo por su valentía y su afán de aventura, sino también por una fenomenal capacidad de trabajo. Más tarde recordó que de niña sólo necesitaba una hora de sueño sin sentirse cansada ni una sola vez al día siguiente.

Vivir el sueño

Un nuevo capítulo en la vida de la futura señora Leger fue el tan esperado traslado a París. Su primer marido, Stanislav Grabovski, también era estudiante de la Academia. Procedía de una familia rica y a la joven pareja no le faltaba nada en París. En 1942, la pareja se matriculó junta en otra academia de artistas, fundada por el héroe y futuro marido de Nadia: Fernand Leger. Más tarde recordaría haber leído por primera vez sobre él en un periódico de principios de siglo, momento en el que el suprematismo había perdido su control sobre ella y su siguiente camino artístico aún no estaba claro. Fue precisamente la estética visual de Leger (su voluntad del retorno a la forma) lo que la abrió y le dio una nueva base para trabajar.

Fernand Leger

Fernand Leger.

En París, Nadia no sólo estudió, sino que enseguida empezó a hacer amigos en el mundo del arte y a vender sus obras, lo que pronto se tradujo en unos ingresos bastante considerables. El marido no tuvo tanto éxito y esto provocó discusiones entre ambos, que acabaron en divorcio. Nadia se quedó con una hija pequeña y volvió a ser una trabajadora viajera: primero fue camarera en un balneario, en el que ya había reservado las mejores habitaciones. Pero, a pesar de las incómodas circunstancias, siguió estudiando con ahínco e incluso encontró tiempo para utilizar sus escasos ingresos para publicar una revista de arte moderno.

En 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, Fernand Leger ofreció a la talentosa estudiante un trabajo como su asistente personal. Sin embargo, la unión creativa se pospuso por el hecho de la guerra. Leger, que era miembro del partido comunista francés y aparecía regularmente en las listas negras de los fascistas, emigró a Estados Unidos y no volvió hasta 1945. Nadia, por su parte, permaneció en París. Influida por Leger, también se afilió al partido comunista y pasó a la clandestinidad cuando estalló la guerra, trabajando para la Resistencia francesa. Más tarde, incluso afirmó haber tenido una pequeña pistola, aunque su trabajo principal había sido la creación de material de propaganda.

Fernand Leger. Retrato de Nadia Léger, 1948

Fernand Leger. Retrato de Nadia Léger, 1948. Museo de Bellas Artes Pushkin.

A la vuelta de Léger, Nadia ocupó finalmente su lugar a su lado. También siguió creando. Su género preferido era el retrato, que adoptó usando el estilo del expresionismo de posguerra visto en las obras de David Siqueiros.

La esposa de Leger, que llevaba 30 años, falleció en 1951. Un año después, le propuso matrimonio a Nadia. Para entonces, él ya tenía 70 años, mientras que Nadia era 20 años menor que él. Los últimos años de Lager los pasaría junto a Jodasevich, que entonces era Jodasevich-Leger.

El artista francés falleció en 1955, y el matrimonio sólo duró tres años. Fernand seguía afirmando que nunca había sido tan feliz. Nadia, por su parte, se quedó con una cuantiosa herencia, pues sus días de pobreza habían quedado atrás. Además del dinero y de varias casas, Leger dejó un colosal legado artístico, con el que Nadia crearía un museo en el sur de Francia, en un lugar llamado Biot, donde, no mucho antes del fallecimiento de Fernand, la familia compró una pequeña casa de campo.

Fernand Leger. Lectura (retrato de Nadia Léger), 1949

Fernand Leger. Lectura (retrato de Nadia Léger), 1949. Museo de Bellas Artes Pushkin.

Nadia pasó el resto de su vida popularizando el arte de Léger, incluso en la URSS, que apreciaba a Fernand por su visión izquierdista del mundo.

Nadia en la URSS

Nadia Leger, 1964

Nadia Leger, 1964.

Inmediatamente después de la guerra, Nadia se alistó en la Unión de Patriotas Soviéticos, que agrupaba a los emigrantes rusos en Francia. En 1945, bajo la égida del sindicato, puso en marcha una exposición benéfica, compuesta por artistas contemporáneos (entre ellos Leger, Braque y Picasso), con el fin de recaudar fondos para los antiguos prisioneros de guerra soviéticos. Tras la muerte de su marido, gracias a su relación con la élite del partido comunista francés, estableció vínculos con “colegas” rusos, entre ellos la ministra de Cultura, Ekaterina Furtsova. En 1959, visitó por primera vez la Unión Soviética para empezar a promover activamente el intercambio cultural entre ambos países. Esto airearía su reputación durante los años del deshielo, y la sociedad rusa vería con buenos ojos su trabajo.

En la foto, de izquierda a derecha: Nadia Leger, la Ministra de Cultura soviética, Ekaterina Furtsova, y la bailarina soviética Maya Plisetskaya en Moscú, 1968

En la foto, de izquierda a derecha: Nadia Leger, la Ministra de Cultura soviética, Ekaterina Furtsova, y la bailarina soviética Maya Plisetskaya en Moscú, 1968.

En 1963, celebró su primera exposición monográfica en Rusia, compuesta por obras de Leger, que más tarde organizaría en más exposiciones. De vuelta a Occidente, siguió promocionando a escritores y directores de cine rusos (entre ellos Konstantín Simonov, del que era muy amiga). En 1972, Jodasevich-Leger recibió la Orden de la Bandera Roja del Trabajo “por su contribución al desarrollo de la cooperación soviético-francesa”.

El Museo Nacional de Arte de Bielorrusia contiene muchas obras de Nadia Leger, que ella donó en 1967 para rendir homenaje a sus raíces. Además, los museos del Kremlin albergan una colección de sus joyas de oro, platino y diamantes, donada en 1976.

Nadia Leger. Broche Lune. 1970

Nadia Leger. Broche Lune. 1970. Museos del Kremlin de Moscú.

Además, los visitantes pueden contemplar sus mosaicos en Dubna, en la región de Moscú: se utilizaron para decorar los callejones cercanos a los dos centros culturales locales de la ciudad científica. Los mosaicos constituyen una serie de retratos de destacadas figuras científicas y culturales rusas.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86192 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: