Ser niño en Afganistán

No es fácil ser un niño en el Emirato Islámico de Afganistán. Es uno de los peores países, no sólo de Oriente Medio, sino del mundo entero para los menores de edad.

Por Fernán Medrano

Con el retorno del movimiento talibán al poder, luego de que el 15 de agosto del presente años cayera el presidente Ashraf Ghani, la situación de la sociedad afgana se hundió en una tragedia aterradora; la realidad para la niñez afgana se tornó cada vez más horripilante.

Son terroríficos los informes de los organismos de la Organización de las Naciones Unidas especializados en los temas de la niñez, como los del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Convocan las lágrimas.

Los reportes de Unicef revelan que existe un tenebroso presente sin futuro para la infancia afgana, esto es, sin ninguna esperanza ni optimismo de que el porvenir sea diferente o mejor que lo que sucede en la actualidad.

Y en cuanto al pasado tétrico, éste se ha instalado como un espantoso y macabro presente constante, unidimensional, para los pequeños de Afganistán. El desprecio por la vida de ellos es el día a día; es el hecho más cotidiano en esta nación del Oriente Próximo.

El 24 de abril del año en curso, se conoció la noticia de que más de 50 niños y niñas perdieron la vida en tan sólo una semana. Todo esto ocurrió en un contexto de espeluznantes violaciones y atrocidades perpetradas contra los menores de edad de Afganistán.

La lúgubre noticia la dio a conocer a través de su cuenta en la red social Twitter el propio director regional del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para Asia del Sur, George Laryea-Adjei.

Y lo peor del asunto no para ahí. El jefe regional de Unicef en Asia del Sur espera que las cifras de menores de edad muertos se eleven en la medida que las informes se vayan publicando.

La misma oficina de Unicef en Afganistán alertó el año pasado de que un millón de menores de edad serían masacrados por el hambre; el hambre es el otro disfraz con que la violencia barre la vida de los condenados de la Tierra.

La nación surasiática cuenta con una población de 41.243.771. De acuerdo con datos de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), más de la mitad de la población afgana es víctima de hambre aguda.

A unos 24 millones de afganos se les hace difícil comer a diario, de acuerdo con la FAO.

La grave crisis humanitaria afgana ha impulsado a padres y madres a entregar a sus hijas de apenas 20 días de nacidas a cambio de dinero para poder tener con qué comprar un pedazo de pan.

No conviene utilizar el término <<vender>> para no revictimizar con el lenguaje a las menores de edad. También es necesario aclarar que el hecho de explicar lo que hacen los padres con sus niñas para abastecerse de alimentos no es justificarlo; es describir un suceso o fenómeno para saber la realidad de los acontecimientos y, por qué no, hasta entenderlos, comprenderlos, a fin de juzgarlo en su justo valor. Estas familias ya han perdido la batalla contra el hambre extrema, parafraseando al director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, David Beasley.

Definitivamente, ser niño en Afganistán es una pesadilla con los ojos abiertos. Para poderles ofrecer un mejor presente a los menores hay que distribuir la riqueza de manera equitativa. Y, aunque los programas asistenciales no resuelven los problemas de la infancia de fondo, los Gobiernos y los Estados tienen que hacer su aporte monetario lo más pronto posible. Con 190 millones de euros al mes, según el PMA podría cambiar la vida de los adultos y niños afganos que padecen de hambre aguda.

Los pequeños afganos merecen vivir en un país en paz y con justicia social, que el Gobierno despótico sea cambiado y que el Estado garantice los derechos humanos fundamentales de toda la población, especialmente los de los más débiles.

About ELCOMUNISTA.NET (86213 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: