Ollas comunes en Perú: medio de supervivencia con nueva ley frente al alza de precios

Las ollas comunes han venido aliviando por décadas el hambre de cientos de miles de peruanos. Sin embargo, con la reciente crisis internacional que ha encarecido los alimentos estaban pasando por serios problemas.

Las ollas comunes son sistemas autogestionarios que existen en Perú, particularmente en la capital, Lima, desde al menos la década del 70.

Como una iniciativa nacida de mujeres en barrios de pobreza o pobreza extrema, las ollas comunes unen el esfuerzo de varios vecinos para, a fin de abaratar costos para recibir un almuerzo o desayuno, aportar cada uno una cuota pequeña de dinero para cocinar en conjunto.

Aunque siempre han sido sistemas autogestionados o dependientes de donaciones particulares, las ollas comunes han servido en Perú para paliar el hambre de forma efectiva. Sin embargo con la llegada de la pandemia de nuevo coronavirus su papel fue aún más que crucial para sortear el momento crítico que dejó a muchas personas sin trabajo.

Con la reciente alza internacional de precios, las diferentes ollas comunes, que se encuentran empadronadas en el registro único Mankachay Perú, a cargo del Ministerio del Desarrollo e Inclusión Social (Midis), lanzaron un aviso de ayuda para que el Gobierno haga algo ante el severo encarecimiento de los precios de los alimentos.

LEY DE SALVATAJE

Así, el miércoles 27 de abril, el Gobierno promulgó la Ley que Reconoce las Ollas Comunes y Garantiza su Sostenibilidad, Financiamiento y el Trabajo Productivo de sus Beneficiarios, Promoviendo su Emprendimiento; una norma que puede significar la salvación de un antiguo método de supervivencia.

Entre los principales beneficios de la ley se encuentra la autorización para que el Midis, las municipalidades distritales y demás entidades estatales realicen modificaciones en sus presupuestos para financiar total o parcialmente a las ollas comunes.

Es decir, que el Estado va a destinar recursos financieros para que las ollas comunes no dependan exclusivamente de los aportes de sus beneficiarios o de otros particulares, sino que ahora se les incluirá dentro de los presupuestos públicos, lo que constituye un paso más para su reconocimiento oficial como mecanismo para aliviar la crisis alimentaria en el país.

COMER BIEN

Por otro lado, la norma permite que el Midis destine recursos del programa Qali Warma para beneficio de las ollas comunes. Qali Warma es un programa implementado para brindar desayunos en las escuelas públicas en zonas pobres del país.

En una olla común de un distrito como San Juan de Miraflores, en Lima, un almuerzo podía costar 2 soles (cerca de 50 centavos de dólar), pero con la reciente crisis internacional este precio se ha duplicado, lo que ha puesto en apuros a las ollas comunes que, además, algunas emplean gas para cocinar, un producto que también ha subido de precio.

Por otro lado, otro aspecto relevante de la nueva ley es que encarga al Ministerio de Salud el diseño y aprobación de documentos técnicos para orientar a las ollas comunes en aspectos relacionados a la nutrición de sus comidas, pues en situaciones de emergencia insumos costosos como la carne deben hallar un sustituto que brinde similares beneficios a menor costo.

Desde luego que la norma apunta a mejorar la calidad del servicio de las ollas comunes, así como garantizar su operatividad sostenida en el tiempo, más allá de los complicados tiempos de la crisis actual.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86306 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: