Cómo un acuerdo con Alemania sacó a la Rusia soviética del aislamiento internacional

Foto de cabecera: Italia, 1922, Liga de las Naciones, conferencia de Génova. Encuentro del canciller alemán, Sr. Wirth, con los delegados rusos, Sres. Krassin, Tchitcherin y Loffe

Al cerrar un tratado con Alemania en 1922, los bolcheviques frustraron los planes de las potencias de la Entente de mantener a la Unión Soviética como un estado paria.

El 16 de abril de 1922 se produjo un acontecimiento que conmocionó profundamente a las potencias europeas occidentales. En Rapallo, cerca de Génova, la Rusia soviética y la República de Weimar concluyeron un tratado para establecer relaciones diplomáticas, resolver todas las disputas y establecer una cooperación a largo plazo. Ambos estados enviaron así un claro mensaje a la Entente de que no tenían intención de languidecer en el aislamiento internacional.

Los alemanes y los rusos estaban entonces lejos de atravesar su mejor momento histórico. Los primeros habían sido declarados los principales culpables del estallido de la Primera Guerra Mundial y languidecían bajo el peso de las agobiantes reparaciones, los segundos estaban prácticamente aislados del resto del mundo, y sólo Afganistán, Estonia y Letonia reconocían al recién formado «Estado obrero y campesino».

Las potencias de la Entente estaban convencidas de que Alemania y Rusia tenían todo el poder, y que serían París y Londres quienes dictarían la salida de esta difícil situación. El acercamiento de dos países «parias» ideológicamente distantes, antaño enemigos en el campo de batalla, no se había previsto.

En busca de un aliado

La delegación de la Rusia soviética en la conferencia de Génova de 1922. Entre los delegados, el ministro de Asuntos Exteriores, Gueorgui Chicherin, Adolf Iofe y Christian Rakovski.

La delegación de la Rusia soviética en la conferencia de Génova de 1922. Entre los delegados, el ministro de Asuntos Exteriores, Gueorgui Chicherin, Adolf Iofe y Christian Rakovski.

El camino hacia Rapallo para los dos países comenzó inmediatamente después del final de la Primera Guerra Mundial. Sin tener relaciones diplomáticas formales, dieron, sin embargo, pequeños pasos hacia la cooperación económica y política.   

«Romper el dictado de Versalles sólo puede lograrse mediante un estrecho contacto con una Rusia fuerte», argumentó el comandante en jefe del Reichswehr, el general Hans von Sekt: «Que nos guste o no la Rusia comunista es irrelevante. Lo que necesitamos es una Rusia fuerte, con amplias fronteras, de nuestro lado… Es importante para Alemania desatar los enredos de la Entente a través de la Rusia  soviética».

 Hans von Seeckt

Hans von Seeckt.

Moscú, por su parte, buscó un terreno común con Berlín para romper su aislamiento internacional y abrir una brecha en el frente unido antisoviético occidental.

Bloqueo diplomático

El histórico tratado se firmó durante la Conferencia Internacional de Génova, a la que los representantes del gobierno bolchevique fueron invitados por los británicos y los franceses. El objetivo oficial del evento, al que asistieron cerca de treinta Estados, se proclamó como «el restablecimiento definitivo de la paz europea».

Chicherin saliendo del hotel Imperial de Génova en 1922

Chicherin saliendo del hotel Imperial de Génova en 1922.

Llena de esperanza, una delegación soviética, encabezada por Gueorgui Chicherin, Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores, viajó al norte de Italia en la primavera de 1922. Sin embargo, para que se produjera el retorno de la Rusia soviética a la familia de las naciones europeas, era necesario pagar todas las deudas de los gobiernos zarista y provisional, indemnizar a los antiguos propietarios extranjeros por sus propiedades nacionalizadas, abrir el país al capital extranjero y dejar de propagar la revolución en el mundo.

La delegación soviética, por su parte, dijo que estaba dispuesta a considerar las cuestiones de compensación, pero sólo después de que la Entente hubiera compensado completamente al país por los daños multimillonarios que había causado durante la intervención. Como los británicos y los franceses no estaban dispuestos a dar ese paso, las negociaciones se estancaron.

Los rusos decidieron entonces negociar con los alemanes. También los alemanes se dieron cuenta entonces de que esta conferencia no les iba a aportar ningún alivio a su precaria situación económica.

Empezar de ceroEl Ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Walther Rathenau

El Ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Walther Rathenau.

El quinto día de la Conferencia de Génova, los soviéticos invitaron a la delegación alemana, encabezada por Walter Rathenau, Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Weimar, a pasar una nueva página en las relaciones bilaterales, restableciendo inmediatamente las relaciones diplomáticas y renunciando a las pérdidas financieras causadas por la Primera Guerra Mundial y la revolución. Los alemanes debían reconocer la nacionalización de su propiedad privada en Rusia; los rusos debían renunciar a su derecho a las reparaciones de guerra. 

La delegación alemana pasó toda la noche discutiendo las propuestas soviéticas. La República de Weimar pudo concluir el primer tratado igualitario desde el humillante Versalles, y con la potencia más importante del este de Europa. Al mismo tiempo, los alemanes temían una dura reacción de los británicos y los franceses.

Tras la «reunión del pijama», como se apodó esta noche en Occidente, Rathenau decidió concluir un tratado con los bolcheviques, que se llevó a cabo el 16 de abril en la pequeña ciudad de Rapallo, cerca de Génova. Entre otras cosas, las partes acordaron una cooperación económica a largo plazo y también expresaron de manera informal su voluntad de establecer vínculos militares, obviando las restricciones impuestas por los Aliados.

«El Tratado de Rapallo de 1922 fue el resultado de una larga y difícil lucha por el derecho a una cooperación económica independiente y separada entre Rusia y Alemania al margen del frente capitalista internacional vinculante, que representaba una especie de trampa para Rusia», escribió Gueorgui Chicherin en su artículo Cinco años de diplomacia roja.

ShockDelegados rusos en la conferencia de reparaciones entre Alemania y la Unión Soviética en Génova, donde se negoció el Tratado de Rapallo

Delegados rusos en la conferencia de reparaciones entre Alemania y la Unión Soviética en Génova, donde se negoció el Tratado de Rapallo.

El tratado ruso-alemán tuvo el efecto de una bomba. La Entente perdió instantáneamente una de sus más importantes palancas de presión sobre la Rusia soviética. «¡Sacudirá al mundo! Es el mayor golpe a la conferencia», dijo el embajador estadounidense en Italia, Richard Childe, presente en Génova como observador. 

Rathenau fue inmediatamente presionado por los británicos y los franceses para que rompiera el acuerdo. Deprimido, incluso fue a ver a Chicherin por ello, pero le dijeron que ya no era posible.

Entre los diplomáticos europeos hubo gritos para que se pusiera fin inmediatamente a la conferencia, pero esta idea se abandonó a regañadientes. De un modo u otro, había que llegar a algún tipo de acuerdo con el coloso del Este.

Tanto en Moscú como en Berlín se mostraron satisfechos con el acuerdo, que constituye el primer gran paso en la cooperación a largo plazo entre ambos países. Junto con el rápido aumento del comercio, también se inició la cooperación militar: pronto se abrió la fábrica de Junkers en la Unión Soviética, y comenzaron a funcionar las escuelas de aviación y de tanques del Reichswehr. Sin embargo, cuando los nazis subieron al poder en Alemania en 1933, todos estos proyectos conjuntos fueron inmediatamente restringidos por la parte soviética.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86306 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: