Los 10 mejores directores de orquesta rusos

Los directores de orquesta suelen ser considerados reyes sin corona. Construyen puentes entre el público y la música. Su único instrumento es la batuta.

1. Vladímir Spivakov (nacido en 1944)

Spivakov saltó a la fama como uno de los violinistas soviéticos más expresivos, versátiles y singulares. Tras ganar medallas en casi todos los concursos internacionales importantes entre 1965 y 1970, el joven virtuoso recorrió el mundo como solista y tocó con la crème de la crème de las orquestas de categoría mundial. A pesar de su abrumador éxito, Spivakov se dio cuenta de que su lugar (y su verdadera vocación) estaba en el podio de conductor orquestral. Vladímir recibió clases nada menos que del genial director de orquesta estadounidense Leonard Bernstein. También aprendió su oficio de Lorin Maazel, uno de los mejores músicos de su tiempo. Bernstein enseñó a sus alumnos que los directores de orquesta eran ante todo embajadores y mensajeros del compositor. En señal de amistad, regaló a Spivakov su batuta, que el maestro había conservado como reliquia.

Spivakov, conocido por su búsqueda espiritual de la perfección, debutó como director con la Orquesta Sinfónica de Chicago en 1979. En el podio, desprendía un poderoso encanto y tensión. Al año siguiente, el polifacético músico fundó la orquesta de cámara Virtuosos de Moscú. Director invitado muy solicitado, Spivakov ha sido venerado como uno de los mejores maestros del mundo, demostrando una rara habilidad para dominar una extraordinaria gama de estilos.

2. Valeri Guérguiev (nacido en 1953)

Su reputación le precede: Guérguiev es conocido por su hipnótica presencia en el escenario. Ancho de hombros y alto, el maestro dirige con fervor y sensibilidad y tiene oído para los detalles. De etnia osetia, Guérguiev nació en Moscú y pasó toda su infancia y juventud en Osetia del Norte. Estudió dirección de orquesta en el Conservatorio de Leningrado y dio la campanada en 1977, cuando ganó el Concurso de Directores Herbert von Karajan en Berlín.

Poco después, el carismático joven debutó en el histórico Teatro Kírov (ahora Mariinski) de Leningrado (San Petersburgo). Aquello no era ninguna broma. Guerguiev dirigía una producción de alto nivel de Guerra y Paz de Serguéi Prokófiev como asistente del director principal de la compañía. En los cinco años siguientes, el músico soviético avanzó más y más en el camino de establecer altos estándares de dirección. En 1988, fue finalmente nombrado director principal del Teatro Kírov, que se convirtió en un verdadero hogar lejos de casa para Guérguiev. Bajo su dirección, el legendario recinto se convirtió en uno de los teatros de ópera de primera clase del mundo.

En 1993, Guérguiev fue nombrado Director del Año en los Premios de la Música Clásica de Londres. Prestó su tiempo y talento trabajando con músicos de primera fila. También fue director principal de la Orquesta Sinfónica de Londres y de la Orquesta Filarmónica de Rotterdam.

3. Teodor Currentzis (nacido en 1972)

Este director de orquesta greco-ruso de 47 años y aspecto gótico no tiene parangón a la hora de iluminar música que probablemente haya escuchado mil veces. Currentzis vivió un ascenso meteórico a la fama tras ser nombrado director musical del Teatro de Ópera y Ballet de Perm, en 2011. Adoptó un enfoque poco convencional del repertorio y renovó la relación entre la música clásica y los aficionados del siglo XXI. Currentzis convirtió la Ópera de Perm en una meca para los amantes de la música poco ortodoxa. Hace unos pocos años decidió dejar su cargo para dar protagonismo a su creación, el conjunto Musica Aeterna. Las entradas para los conciertos de su orquesta se venden como churros y se reservan con meses de antelación. Este director pionero es capaz de reinventar casi todo, desde Lady Macbeth del distrito de Mtsensk de Shostakóvich hasta el Réquiem de Verdi, manteniendo la partitura viva y rica.

También es cautivador ver a Currentzis. Se mueve casi sin parar o se queda aterradoramente quieto, como un depredador que se prepara para atacar. Sus agudos y caóticos movimientos en el podio y su emotivo enfoque de la música convierten sus conciertos en espectáculos de fuegos artificiales. En el momento de la escritura de este texto era director titular de la Orquesta Sinfónica SWR de Stuttgart.

Currentzis nació en Atenas y empezó a tomar clases de piano cuando sólo tenía cuatro años. A los 12 años ingresó en el departamento de violín del Conservatorio Nacional de Grecia. Entre 1994 y 1999, estudió dirección de orquesta en el Conservatorio Estatal de San Petersburgo y se enamoró de Rusia. En 2014, Currentzis recibió la ciudadanía rusa como recompensa por su destacada labor. El extravagante director de orquesta causó sensación no hace mucho en la industria cinematográfica. Currentzis interpretó al legendario físico soviético Lev Landau en la película de Iliá Jrzhanovski Dau, que tuvo su estreno mundial en Berlín en 2019.

4. Yuri Bashmet (nacido en 1953)

Antes de empuñar la batuta, Bashmet se ganó una reputación como consumado intérprete de viola, alabado por su extraordinaria técnica y tono. Ha actuado como solista con las mejores orquestas del mundo, como la Filarmónica de Berlín, la Filarmónica de Nueva York y la Filarmónica de Viena. Bashmet, nacido en la ciudad meridional rusa de Rostov del Don, tomó la batuta en 1985. Al año siguiente, el ambicioso violista fundó la orquesta de cámara Solistas de Moscú. A principios de la década de 1990, Bashmet se vio obligado a refundar su conjunto, cuando los miembros originales de la compañía decidieron quedarse definitivamente en Francia. Su nueva orquesta se formó con los graduados más prometedores del Conservatorio de Moscú. En varias ocasiones, los mejores músicos de metal, como Sviatoslav Richter y Mstislav Rostropóvich, colaboraron con el conjunto.

En 2008, Bashmet y su orquesta fueron noticia al ganar un premio Grammy, elogiado por su interpretación de obras de Stravinski y Prokófiev.

Desde 2002, Bashmet es también director artístico y principal de la Orquesta Sinfónica Estatal de Nueva Rusia. Su repertorio cuenta con más de 350 obras de clásicos rusos y mundiales.

5. Yuri Temirkánov (nacido en 1938)

Pocos directores han disfrutado de una carrera tan larga y prolífica como Temirkánov, que ha permanecido fiel a la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo desde 1988. Como muchos chicos soviéticos de su generación, Yuri estudió música de niño. Asistió al Conservatorio de Leningrado y planeaba convertirse en violista. Sin embargo, Temirkánov tuvo que dejar de lado sus planes iniciales tras ganar el Concurso de Dirección de Orquesta de toda la Unión Soviética en 1966. El galardonado fue invitado a realizar una gira por Europa y Estados Unidos con el genial viola soviético David Oistraj y la Filarmónica de Moscú.

Temirkánov debutó con la Filarmónica de San Petersburgo en 1967. Tuvo la oportunidad de trabajar literalmente mano a mano con el maestro Evgueni Mravinski. También fue director principal de la Orquesta Sinfónica de Leningrado de 1968 a 1988. Temirkánov ha dirigido muchas de las grandes orquestas del mundo. Según los críticos musicales, pocos maestros pueden hacer que Chaikovski y Shostakóvich suenen tan magníficos. En 1992, fue nombrado director principal de la Royal Philharmonic Orchestra. De 1992 a 1997, también fue el principal director invitado de la Filarmónica de Dresde, la Orquesta Sinfónica de la Radio Nacional de Dinamarca y el Teatro Bolshói, por nombrar algunos.

6. Evgueni Mravinski (1903-1988)

Nacido en el seno de una familia aristocrática, Mravinski fue una auténtica leyenda y, sin duda, uno de los directores y profesores más respetados de todos los tiempos. Mravinski fue un brillante ejemplo de la mejor escuela de dirección soviética, en la que la técnica de dirección y la precisión milimétrica eran primordiales. El destacado director nunca se quedó atrapado en la emotividad de la música que interpretaba su orquesta.

Dirigiendo sin batuta, Mravinski creó una simbiosis de sonido y forma que aún hoy es perceptible en el mundo musical. Esta leyenda soviética dirigió la Filarmónica de Leningrado durante medio siglo, de 1938 a 1988. Dirigió su orquesta con aplomo, dignidad y precisión. Su revolucionario repertorio incluía los estrenos de seis sinfonías de Shostakóvich.

7. Evgueni Svetlánov (1928-2002)

Svetlánov nació con la música en la sangre. Su padre era solista del Teatro Bolshói y su madre, artista de la mímica. En 1951, Evgueni se graduó como pianista en el Instituto Gnesin de Moscú. Su profesor en el Conservatorio de Moscú, Heinrich Neuhaus (entre cuyos famosos alumnos estuvieron Sviatoslav Richter y Emil Guilels) le enseñó a pensar en el piano en términos orquestales. Era un verdadero individuo y nunca se conformó ciegamente a la tradición en aras de un éxito rápido.

Svetlánov había trabajado como director principal en el Teatro Bolshói, el alma mater de su padre, durante dos años. Luego pasó página y dejó el Bolshói para dirigir la Orquesta Sinfónica Estatal de la URSS, donde había llevado la batuta durante 35 años (de 1965 a 2000). Svetlánov estuvo en su mejor momento creativo y personal en los años 70-80, ganando elogios por sus interpretaciones poco convencionales de Rajmáninov, Prokófiev, Shostakóvich y especialmente Mahler. Svetlánov guiaba e hipnotizaba a su orquesta, ejerciendo un control preciso del conjunto sin ejercer una presión extra.

8. Mijaíl Pletniov (nacido en 1957)

Mijaíl Pletniov nació en una familia de músicos en Arcángel. Siguió los pasos de su madre y estudió piano en el Conservatorio de Moscú. A los 21 años, Mijaíl saltó a la escena internacional como pianista que ganó el primer premio en el prestigioso Concurso Chaikovski. Realizó numerosas giras por todo el mundo y colaboró con las principales orquestas como pianista (Pletniov está considerado uno de los mejores intérpretes del mundo de Piotr Chaikovski). En un esfuerzo por ampliar su atractivo, Pletniov debutó como director de orquesta en 1980. Desde entonces, ha actuado como director invitado con varias orquestas importantes, como la Sinfónica de Londres, la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham y la Filarmónica de Los Ángeles.

En 1990, Pletniov creó finalmente su propio conjunto, la Orquesta Nacional Rusa (RNO), que se convirtió en una de las mejores compañías sinfónicas del mundo. La grabación de Pletniov de la ópera de Serguéi Prokófiev Pedro y el lobo, narrada por Bill Clinton, Sophia Loren y Mijaíl Gorbachov, ganó un Grammy en 2004. Según la revista Gramophone, Pletnev es también “uno de los directores de orquesta más inteligentes y elegantes de Chaikovski”.

9. Alexánder Vedérnikov (1964-2020)

Vedérnikov fue director principal de la Ópera Real Danesa y director musical del Teatro Mijáilovski de San Petersburgo. Trágicamente, su vida se vio truncada a los 56 años. El director de orquesta falleció en octubre de 2020, debido a complicaciones con Covid-19. Vedérnikov era hijo del bajo del Teatro Bolshói y profesor de órgano en el Conservatorio de Moscú. Vedérnikov fue educado en el respeto a las tradiciones musicales. Comenzó como asistente del director principal y, más tarde, segundo director de la Orquesta Sinfónica Chaikovski.

En 1995 fundó la Orquesta Sinfónica Filarmónica de Rusia, de la que fue director artístico y principal hasta 2004. Vedérnikov estuvo al frente del Teatro Bolshói durante casi 10 años. Su presencia animó el escenario, con suaves golpes de batuta y su magnética personalidad cautivó al público de todo el mundo. De 2009 a 2018, fue director titular de la Orquesta Sinfónica de Odense de Dinamarca. En 2018, Vedérnikov se ganó los elogios por dirigir a la Orquesta Sinfónica de la BBC en Glinka, así como en el estreno mundial del Concierto para guitarra de Joby Talbot.

10. Guennadi Rozhdéstvenski (1931-2018)

Rozhdéstvenski debutó profesionalmente en el Teatro Bolshói cuando aún era estudiante. Recibió impresionantes elogios por dirigir el ballet clásico de Chaikovski La bella durmiente. Poco después, se convirtió en el director principal de la compañía. En 1959, Rozhdéstvenski dirigió la primera puesta en escena completa de la ópera épica Guerra y Paz de Prokófiev. También dirigió la Orquesta Sinfónica de la Radio de Moscú durante más de una década.

En plena Guerra Fría, Rozhdéstvenski fue uno de los pocos artistas soviéticos a los que se les permitió hacer giras en el extranjero. También se convirtió en el primer director soviético en ser nombrado director principal de prestigiosas orquestas extranjeras: la Orquesta Sinfónica de la BBC, la Sinfónica de Viena y la Real Orquesta Filarmónica de Estocolmo. Ver a Rozhdestvenski era cautivador. Su intensidad emocional, su infatigable energía y sus movimientos extremos enriquecían la música.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86213 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: