La inflación agrava la emergencia social en España: los Bancos de Alimentos prevén que la demanda de ayuda suba un 20%

Las entidades que reparten comida han tenido que reducir en más de un 10% la cantidad de alimentos que distribuyen.

Mediante la campaña «Ningún hogar sin alimentos» tratarán de recaudar donaciones que consideran «urgentes».

La inflación ha colocado a España en un nuevo escenario de emergencia social. La escalada del IPC y el encarecimiento de la cesta de la compra se han solapado con la pandemia y esa «tormenta perfecta» no hace más que agravar la situación de pobreza alimentaria que ya padecían multitud de personas en España. Esto provocará un repunte del 20% en el número de familias que acudirán a los Bancos de Alimentos en 2022, según previsiones de la federación que los aglutina.

«Vivimos un nuevo momento de incertidumbre. Tras dos años de intensa crisis social por culpa de la pandemia, la escalada de precios en la industria alimentaria, entre otros factores, merma aún más el poder adquisitivo de los hogares españoles. Este hecho también repercute en una disminución de las donaciones que reciben los bancos de alimentos», ha lamentado el presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Pedro Miguel Llorca, este miércoles durante la presentación de la campaña «Ningún Hogar Sin Alimentos», impulsada por esa red social y la Fundación ”la Caixa”.

La cifra actual de demandantes de alimentos se mantiene cerca de los 1,5 millones de usuarios (los registrados en 2021), pero amenaza con volver a dispararse por la inflación. De hecho, FESBAL estima que puede haber una subida del 20% en las peticiones de ayuda.

La nueva crisis, aseguran, no solo está afectando a miles de ciudadanos en situación de vulnerabilidad, sino también a los 54 Bancos de Alimentos repartidos por todo el país y a las entidades sociales encargadas de distribuir la comida en los barrios. Como consecuencia de la subida de precios, cada vez reciben menos donativos y excedentes para abastecer sus almacenes de provisiones y han tenido que reducir en más de un 10% la cantidad de alimentos que distribuyen.

Asimismo, les ha afectado el retraso en la llegada de los fondos europeos para entidades previstos para 2022.

«Tenemos que salir a pedirle a la sociedad que nos respalde, que nos ayude porque nosotros al final del camino recogemos el testigo y se lo entregamos a la persona que lo necesita», ha señalado Llorca, tras mencionar que la situación que vive el país es «muy dura». La suma de acontecimientos negativos como la pandemia, la erupción del volcán de La Palma, la guerra en Ucrania o la huelga de transportes, dicen, son una «tormenta perfecta» que desencadena más pobreza.

Se ha referido también a la subida interanual del 8,4% en el Índice de Precios de Consumo (IPC) en el mes de abril o al encarecimiento de los productos alimentarios. Según un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicado a principios de abril, 5 de cada 6 productos del supermercado salen más caros que hace un año, y el coste de la cesta de la compra ha subido un 10% respecto a 2021. De seguir así, apuntó la OCU, en 2022 cada hogar deberá gastar 500 euros más solo en alimentos básicos.

Han tenido que disminuir la cantidad de alimentos que entregan

El coordinador de reparto de alimentos de la Parroquia San Félix de Madrid, Félix López, también presente en el encuentro, ha explicado que siguen atendiendo con los recursos que tienen a las familias que se encuentran en estado de «urgente necesidad».

«El incremento de beneficiarios se ve agravado por la situación de desabastecimiento en los almacenes por el que están atravesando los diferentes Bancos de Alimentos. Esta situación ha ocasionado una disminución en la cantidad de alimentos que nos pueden suministrar, tanto de alimentos no perecederos como de frutas y verduras. En este sentido hemos pasado de entregar 25.967 kg en el primer cuatrimestre del 2021 a 19.224 kg en el mismo período del 2022», ha añadido López, quien ha contado que desarrolla esa labor en la zona más deprimida de Villaverde Alto, un barrio humilde de la capital.

Respecto a la incidencia de la inflación, Llorca ha apuntado que hay alimentos que se han visto especialmente afectados, como la leche o el aceite. «Hemos tenido rotura de ‘stock’ de leche y aceite, y hemos tenido que bajar el ratio del kilo por persona al mes», ha dicho.

El presidente del Banco de Alimentos de Madrid, Francisco García, por su parte, ha recordado que aproximadamente un 5% de la población de cada provincia del país se encuentra en situación de pobreza severa. Concretamente, en la Comunidad de Madrid son unas 350.000 personas las que necesitan ayuda para comer, incluyendo a más de 7.000 lactantes. 

«Más no podemos hacer. El año pasado se repartieron 27 millones de kilos. Tenemos cuatro almacenes. La pobreza y las necesidades siguen estando», dice García.

Nuevos perfiles: «Hay demandantes que antes eran donantes»

En cuanto al perfil de la persona que demanda este tipo de ayuda, el presidente de FESBA ha explicado que hay una pobreza que está «cronificada» y que se mantiene en el tiempo pero señala que, además, hay «fluctuaciones». 

Ante este contexto muchos de los nuevos usuarios que necesitarán ayuda alimentaria en los próximos meses serán personas con trabajo y familias de rentas bajas y medias que ya no llegan a fin de mes por culpa de la subida de los precios. También esperan atender a muchos de los refugiados ucranianos que han llegado a España por culpa del conflicto bélico en su país.

«Dramáticamente estamos viviendo cómo crece el numero de demandantes y que muchos anteriormente habían sido donantes. La realidad es la que es. No es dramatizar, es la realidad», ha subrayado Llorca. 

Durante la presentación, que ha tenido lugar en las instalaciones del Banco de Alimentos de Madrid, la Fundación «la Caixa» ha compartido un vídeo que recoge el testimonio de un cocinero que, pese a tener trabajo, ha tenido que recurrir a esta red de ayuda.

«Hace tres años que estoy trabajando, pero lamentablemente no es suficiente. Tengo una niña de 10 meses, un niño de 8 años y una mujer que actualmente está estudiando. Esperamos que pueda conseguir trabajo. Hace dos años acudimos a la entidad y se han convertido en un apoyo vital para nosotros. Con esta ayuda recibimos mucho más que alimentos; es un apoyo moral y emocional para mi familia», cuenta el joven.

López, que, como coordinador del reparto en la Parroquia San Félix, tiene contacto diario con familias que necesitan de ese apoyo, ha pedido un favor a la sociedad y los medios de comunicación: «Nos hace daño que se hable de las colas del hambre. Me parece que quitan la dignidad a las personas. No hablemos de colas del hambre, digamos familias que van a solicitar ayuda porque a nosotros nos hace mucho daño creo que a ellos se lo hacen más todavía».

Tras esa petición, ha hecho otra aún más importante: «Donemos y donemos, que hace muchísima falta a muchísimas familias, personas mayores de mediana edad, desempleados, jubilados, demandantes de empleo o personas que no tienen a nadie y que han venido de otros países, que abandonan su familias y vienen aqui a buscar una vida mejor».

Tercera campaña «Ningún Hogar Sin Alimentos»

Hacer frente a esta situación de emergencia es el objetivo de la tercera edición de la campaña solidaria «Ningún Hogar Sin Alimentos», que arranca con la donación de un millón de euros por parte Fundación ”la Caixa”. Esta iniciativaya  recaudó más de 5,5 millones de euros entre los años 2020 y 2021, marcados por un aumento en la demanda de ayuda alimentaria del 50% debido a la pandemia.

Aquellos donativos se tradujeron en 5.986 toneladas de alimentos básicos que fueron distribuidos entre los Bancos de Alimentos, para que llegaran a las personas que más lo necesitaban, a través de casi 9.000 entidades sociales colaboradoras.

La directora del Área de Relaciones con Entidades Sociales de la Fundación ”la Caixa”, Joana Prats, ha hecho un llamamiento a la solidaridad de las empresas y los ciudadanos: «La difícil situación actual hace que esta campaña siga siendo muy necesaria para miles de personas y familias que se ven obligadas a pedir ayuda para cubrir sus necesidades más básicas (…) Animamos a las empresas y a la ciudadanía a sumarse a este reclamo de ayuda».

Para realizar donaciones, además de recurrir a las plataformas de CaixaBank, se puede enviar un Bizum al número 38014. La cuantía total de las donaciones se distribuirá entre los 54 bancos de alimentos asociados a la FESBAL.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (86306 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: