Varios estudios vinculan la hepatitis infantil aguda con el COVID: ¿qué se sabe?

Esta hipótesis se contradeciría con la que mantiene que la causa principal es un tipo de adenovirus.

En todo el mundo, se han detectado 429 casos de hepatitis en niños de origen desconocido, 26 de ellos en España.

Aunque el origen del brote de hepatitis aguda que está afectando a cientos de niños en todo el mundo sigue siendo un misterio, diferentes investigadores sugieren que estos casos podrían estar relacionados con el coronavirus SARS-CoV-2, una hipótesis que se contradeciría con la que se ha barajado hasta ahora como la más probable, y que mantiene que la causa principal es un adenovirus.

Al menos dos estudios que han visto la luz recientemente respaldarían la tesis del coronavirus, ninguno de ellos revisado aún por pares. Según el primero, un trabajo publicado el pasado sábado en medRxiv, los niños con COVID-19 tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar una disfunción hepática.

En el segundo estudio, los investigadores especulan con la posibilidad de que los menores afectados, muchos de los cuales son demasiado jóvenes para ser vacunados contra la COVID-19, pueden haber tenido síntomas leves o infecciones asintomáticas de esta enfermedad que pasaron desapercibidos. Es la principal hipótesis con la que trabaja el equipo que ha publicado su trabajo en The Lancet Gastroenterology & Hepatology.

La mayoría de los menores que han sufrido un cuadro de hepatitis aguda -extremadamente raro en este grupo de edad – no cuentan con un informe que certifique una infección por SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19. En cambio, sí que se ha encontrado que la mayoría estaban infectados con el adenovirus 41F, un patógeno generalmente leve del que no se ha descrito hasta ahora que dañe con severidad el hígado de niños sanos.

Los autores creen que las partículas persistentes de coronavirus en el tracto gastrointestinal de estos niños podrían preparar al sistema inmunitario para que reaccione de forma exagerada ante la presencia del adenovirus 41F, con altas cantidades de proteínas inflamatorias capaces de atacar al hígado. «Sugerimos que se investigue la persistencia del SARS-CoV-2 en las heces de los niños con hepatitis aguda», recomiendan, e indican que el daño hepático se podría estar produciendo porque la proteína spike del coronavirus actúa como un «superantígeno» que sensibiliza excesivamente al sistema inmunológico.

«Una secuela del COVID»

«Yo no creo que se trate de adenovirus, sino que estas hepatitis infantiles son una secuela del COVID», coincide la inmunóloga del CSIC Matilde Cañelles, quien recalca a RTVE.es que «es algo que no podemos saber porque no se están haciendo serologías a esos niños, o por lo menos no hemos visto los datos de serología, si tienen o no anticuerpos COVID, que se está pidiendo».

Esta científica opina que las hepatitis detectadas «podrían ser un marcador de la incidencia de COVID-19 que está habiendo entre los niños, ya que se trata de un fenómeno relativamente raro», y apunta a que no sería casualidad que el país donde se han registrado más casos de hepatitis aguda infantil sea Reino Unido: «Si allí no se está usando mascarilla ya en ningún sitio, los menores están sin mascarilla en los colegios, no están vacunados, no están protegidos, entonces la incidencia COVID entre los niños debe de ser enorme».

Sobre la presencia mayoritaria de adenovirus en las muestras, Cañelles considera que no se trata de un indicador fiable, ya que habitualmente «muchos niños, sin tener ninguna enfermedad, dan positivo por adenovirus». «Hay un montón de adenovirus, se los están pegando unos a otros y habitualmente no producen ningún tipo de patología. Además, luego en las biopsias de hígado estos menores no están dando positivo por adenovirus», manifiesta al respecto.

«También se ha dicho que si han sido los confinamientos, que si su sistema inmune no estaba preparado por estar con mascarillas… Pero muchos de estos niños ya habían pasado los cinco años cuando llegaron los confinamientos, y habían tenido tiempo de sobra para estar en contacto con los adenovirus», agrega.

26 casos en España

En todo el mundo, se han detectado 429 casos de hepatitis aguda infantil, 176 de ellos en Reino Unido, según la última actualización. En España, tal y como detalla el Ministerio de Sanidad en su último informe, publicado el pasado 13 de mayo, se han contabilizado 26 casos entre el 1 de enero de 2022 y el 12 de mayo de 2022, sin ningún tipo de relación entre ellos. Las edades comprendidas van desde los cero a los 16 años, aunque 22 tienen una edad igual o menor de 10 años.

A pesar de la alarma generada por el brote de hepatitis infantil aguda de origen desconocido, distintas organizaciones pediátricas han llamado a la «cautela y serenidad» porque no existe «una hipótesis fiable que haga pensar en un crecimiento importante» de nuevos casos.

La hepatitis es una inflamación del hígado que cursa con una elevación en sangre de unas proteínas llamadas transaminasas, que dependiendo de la edad del paciente pueden ser más o menos prevalentes. Durante la edad pediátrica, las causas infecciosas víricas son las más comunes, aunque también están las tóxicas, como el uso de fármacos o hierbas medicinales, o las inmunológicas. También puede haber hepatitis originadas por enfermedades metabólicas o genéticas.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (87189 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: