5 obras maestras de Fiódor Dostoievski

«Si quieres conquistar el mundo entero, conquístate a ti mismo», afirmaba Fiódor Dostoievski en su novela “Los demonios”, un poco como un entrenador que motiva a sus jugadores antes de un partido. Un buen consejo, pero difícil de seguir, a menos que se encuentren todas las pistas necesarias en las novelas magistrales de Dostoievski.

Las novelas de Dostoievski redimen la realidad y redefinen la vida. Llévese cualquiera de ellas a una isla desierta y no se preocupe, tendrá suficiente material para reflexionar durante años. Con una intensidad y una clarividencia dignas de William Shakespeare y Sigmund Freud, Dostoievski se adentró en los rincones más oscuros de la decadencia moral, la pobreza y la descomposición humana. Dostoievski no tiene parangón en lo que se refiere al retrato del infierno ruso. Fue un implacable expositor de la corrupción moral, la inmadurez y la hipocresía.

5. Crimen y castigo

Vladímir Koshevoi interpreta a Rodion Raskolnikov.

Vladímir Koshevoi interpreta a Rodion Raskolnikov. Dmitri Svetozarov/Estudio cinematográfico ASDS, 2007

El personaje principal de Crimen y castigo es un nuevo tipo de persona, poseída por ideas nihilistas. Rodión Raskólnikov es un joven moralmente ambiguo, que se permite derramar «sangre según la conciencia». «¿Soy una criatura temblorosa o tengo derecho?», se pregunta sin miramientos, tratando de averiguar si es «un piojo, como todos, o un ser humano». Es un hecho cuando el joven de 23 años asesina con un hacha a una anciana prestamista, en aras de un experimento moral. En retrospectiva, su crimen resulta ser peor que la más espeluznante pesadilla.

Dostoievski nunca trató de tener éxito entre el público. Fue un autor original que superó los límites del género, y también de las expectativas y ambiciones humanas. Crimen y castigo es la novela negra más perfecta de Dostoievski, con un giro psicológico. Desde el principio sabemos quién mató a quién, dónde, cuándo, por qué e incluso cómo. Y sin embargo, la pregunta del millón es cuáles son las consecuencias existenciales del crimen y cómo vivir con él. Dostoievski está convencido de que sin abrirse camino a través de la tentación y las terribles dificultades, sin correr contra los absolutos morales, es imposible arrepentirse. Un hombre, según Dostoievski, no es alguien dotado de razón y lógica, sino alguien que deliberadamente se lanza al vacío. El escritor alberga la esperanza de que Raskólnikov pueda expiar su pecado. «Sé el sol y todos te verán. El sol tiene que ser antes que nada el sol», dice alentador Porfirio Petróvich. Según Dostoievski, el perdón es posible a través del sufrimiento.

4. Los hermanos Karamázov

Pavel Derevianko, Serguéi Gorobchenko, Alexánder Golubev, Anatoly Bely y Serguéi Koltakov en

Pavel Derevianko, Serguéi Gorobchenko, Alexánder Golubev, Anatoly Bely y Serguéi Koltakov en «Los hermanos Karamazov». Yuri Moroz/ Producción del Estudio Colibri, Asociación Central, 2009

Nadie ha dominado mejor que Dostoievski el arte de plantear preguntas sobre el bien y el mal. Pero esas «malditas preguntas» son las que rompen el hielo, realmente. «¿Qué es el infierno? Yo sostengo que es el sufrimiento de no poder amar», afirma Dostoievski en Los hermanos Karamázov, su última e inquietante novela. Trata de la fe, la libertad y la familia.

Dostoievski escudriña el alma de cada personaje, ya sea el terrible Fiódor Karamazov o el emocionalmente inestable Dmitri Karamázov, pintando un retrato bastante sombrío del carácter nacional ruso. ¿Por qué los personajes de Dostoievski experimentan transformaciones metafísicas revolucionarias sólo cuando se encuentran en condiciones extremas, entre la vida y la muerte, en una caída libre moral? Tal vez, porque sólo en ese momento decisivo se miran por fin a sí mismos con honestidad por primera vez para producir un grito de desesperación. 

El escritor pionero poseía una mente verdaderamente forense y utilizaba los «instintos básicos» y las debilidades de sus personajes para explicar la naturaleza metafísica del mundo. En Los hermanos Karamázov, una novela bellamente escrita con una espléndida trama detectivesca, Dostoievski explora las facetas éticas de una familia rusa disfuncional. Franz Kafka, admirador de la novela, llamó a Dostoievski su «pariente de sangre» y no sin razón. A pesar de ser cien por cien rusos, los personajes de Dostoievski son universales en el sentido de que están llenos de angustia, malignidad y miseria y están decididos a atravesar un infierno emocional en su imparable búsqueda de la libertad moral y la fe. Es una pena que Dostoievski muriera habiendo escrito sólo la primera (y más pequeña) parte de la duología de Los hermanos Karamázov.

3. El idiota

Evgueni Mironov interpreta al príncipe Lev Mishkin.

Evgueni Mironov interpreta al príncipe Lev Mishkin.Vladímir Bortko/Теlefilm, 2003

Las novelas de Dostoievski tienen tanto drama como el cielo que prepara una tormenta inevitable. Así que no esperes finales felices de Hollywood. Las personas más vulnerables de la sociedad son las que más fascinan a Dostoievski. Él da voz a los pobres, los enfermos y los marginados. En El idiota, el escritor explora el amor y la piedad, el orgullo y la vileza, la generosidad y la bondad. «La compasión es la más importante y, tal vez, la única ley de la existencia para toda la humanidad», afirma Dostoievski en la novela.

El príncipe Lev Nikoláievich Mishkin, el protagonista principal, es un hombre sin futuro, un epiléptico bienhechor demasiado amable, ingenuo y ridículamente infantil para sobrevivir en la Rusia imperial. Al igual que la joven gacela es alimento para un depredador, el príncipe Mishkin es «un idiota» condenado en un mundo que pertenece a temerarios jugadores de poder como Parfión Rogozhin.

Como señaló el propio Dostoievski, nada menos que Jesucristo y el Quijote «inspiraron» al escritor para crear su Príncipe Mishkin. Definitivamente, Dostoievski supo elegir sus modelos de conducta. Algunos rasgos autobiográficos se asocian también a la imagen del Príncipe Mishkin, uno de los personajes más queridos del autor, que incluso «heredó» la epilepsia de Dostoievski. Aparte de eso, cuando Lev Nikoláievich inicia una conversación sobre la pena de muerte en Europa y Rusia, describe minuciosamente los sentimientos de una persona que se enfrenta a la ejecución. Curiosamente, eso es lo que el propio Dostoievski había experimentado. En 1849, el escritor fue arrestado por su participación en el Círculo Petrashevski, un grupo de intelectuales radicales de San Petersburgo que criticaban el sistema sociopolítico del Imperio ruso y discutían formas de cambiarlo. En 1850, Dostoievski, de 28 años (que para entonces ya había publicado dos novelas, Humillados y ofendidos y El doble), fue condenado a muerte junto con otros 20 miembros del movimiento juvenil. En un extraño giro del destino, la sentencia fue conmutada en el último momento. La mitigación del castigo supuso una gran conmoción y se convirtió en un recuerdo para toda la vida que Dostoievski nunca olvidaría.

2. Los demonios

Antón Shagin interpreta a Piotr Verjovenski en 'Los Demonios'.

Antón Shagin interpreta a Piotr Verjovenski en ‘Los Demonios’. Vladímir Jotinenko/Producción sin paradas, 2014

En Los demonios -una poderosa novela sobre la tentación diabólica de renovar el mundo, sobre la posesión demoníaca por parte de las fuerzas del mal y la destrucción- Dostoievski predijo la propagación del nihilismo, el caos y el odio. El escritor, que pasó cuatro años de trabajos forzados en una prisión siberiana, se mostró también como un creyente y un profeta. «Cada miembro de la sociedad comprueba e informa sobre los demás… Todos pertenecen a todos y todo a todos. Todos son esclavos y son iguales en su esclavitud. En casos extremos, la calumnia y el asesinato y, sobre todo, la igualdad», predijo Dostoievski en Los demonios. «Sólo lo necesario es necesario -en adelante ese es el lema de todo el mundo-… Los esclavos deben tener gobernantes. Obediencia completa, impersonalidad completa», escribió. Dostoievski era un hombre profundamente religioso, un cristiano ortodoxo, que invocaba el nombre de Dios en sus obras tan a menudo como otros mencionan el tiempo. «Ya necesito a Dios, porque éste es el único ser que puede ser amado para siempre», afirmó Dostoievski en Los demonios. La imagen de un «demonio encantador» fue creada por Dostoievski con un arte incomprensible. Nikolái Stavrogin tiene una mente excepcional y un alma magullada. Es un antihéroe, un hombre con mil caras, un psicópata, un manipulador y un mujeriego en serie. El filósofo ruso Nikolai Berdiáiev consideraba a Stavrogin el personaje de ficción «más misterioso» de la literatura mundial.

1. Apuntes del subsuelo

Henry Czerny en 'Apuntes del subsuelo'.

Henry Czerny en ‘Apuntes del subsuelo’. Gary Walkow/Renegade Films, Walkow-Gruber Pictures, 1995

En 1863, Dostoievski escribió la que parecía ser la primera novela existencialista, Apuntes del subsuelo, cuyo narrador establece su tono sorprendentemente nervioso en el párrafo inicial. «Soy una persona enferma… Soy una persona malvada. Soy una persona poco atractiva». El principal filólogo ruso del siglo XX, Mijaíl Bajtín, llamó a esta forma de discurso dostoievskiana «una palabra con laguna». Es una muñeca matrioshka literaria, con capas y capas de connotaciones y significados contenidos en su interior.

Es una confesión de un antiguo funcionario de San Petersburgo y una historia filosófica sobre la esencia de la vida humana; un relato trágico sobre la naturaleza de nuestros deseos y un drama sobre la relación enfermiza entre la razón y la inacción. El «hombre clandestino», sin nombre ni apellido, discute con sus adversarios imaginarios y reales y reflexiona sobre las razones de las acciones humanas, el progreso y la civilización. Paranoico, patológico, patético, pobre, es un solitario que teme ser descubierto. Después de leer Apuntes del subsuelo, el autor de «Dios ha muerto», Friedrich Nietzsche, reconoció que Dostoievski era el «único psicólogo del que tengo algo que aprender».

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87329 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: