Cómo Occidente planeó atacar a la URSS inmediatamente después de la derrota de Hitler

Gran Bretaña no admitía la creciente influencia de los rusos y estaba preparada para iniciar la Tercera Guerra Mundial en 1945. Sólo una sobria evaluación del tamaño y el poder del Ejército Rojo lo detuvo.

A principios de mayo de 1945, la URSS y los aliados occidentales aplastaron finalmente a la Alemania nazi con poderosos golpes desde el este y el oeste. La tan esperada paz en Europa, devastada y asolada por años de guerra, había llegado por fin. La sola idea de que pudiera estallar aquí un nuevo conflicto armado parecía absurda. Pero no para todos.

Incluso antes de que terminaran las celebraciones para conmemorar la derrota del nazismo alemán, el primer ministro Winston Churchill ya había dado instrucciones a sus militares para planificar el ataque a los soviéticos que tendría lugar en el verano de ese año.

Un enemigo implacable

Winston Churchill, Iósif Stalin

Winston Churchill, Iósif Stalin.

Opositor acérrimo al bolchevismo, Churchill se convirtió en un firme aliado de Stalin durante la lucha común contra Alemania. Sin embargo, a medida que el Ejército Rojo avanzaba hacia el interior de Europa y la URSS establecía el dominio soviético en los territorios liberados, su estado de ánimo fue cambiando cada vez más.

«Han ocurrido cosas terribles. La ola de dominación rusa se precipita hacia adelante…. Cuando termine, los territorios bajo control ruso incluirán las provincias bálticas, toda Alemania oriental, toda Checoslovaquia, la mayor parte de Austria, toda Yugoslavia, Hungría, Rumania y Bulgaria», escribió Churchill al Secretario de Asuntos Exteriores Anthony Eden el 4 de mayo. 

El Primer Ministro no podía pensar en otra cosa que en la terrible amenaza que suponía la Unión Soviética para el «mundo libre». Diez años después, en 1955, describió en sus memorias los pensamientos de aquellos días: «Japón aún no había sido derrotado. La bomba atómica aún no había nacido. El mundo estaba en plena ebullición. La base de la comunicación -el peligro común que había unido a los grandes aliados- desapareció en un instante. A mis ojos, la amenaza soviética ya había sustituido al enemigo nazi». 

El 22 de mayo de 1945, el líder británico recibió finalmente el tan esperado plan de la Operación Impensable del Estado Mayor Conjunto de Planificación del Gabinete de Guerra. Salvo que la forma en que los militares veían las perspectivas de la futura guerra no le hacía ninguna gracia.

«Barbarroja» a la manera británica

El ejército británico en el Reino Unido 1939-1945. Tanques Valentine siendo descargados de una lancha de desembarco

El ejército británico en el Reino Unido 1939-1945. Tanques Valentine siendo descargados de una lancha de desembarco.

El objetivo de la campaña militar contra la Unión Soviética era «imponer a Rusia la voluntad de EE UU y del Imperio británico». Bajo esta vaga formulación se entendía la expulsión del Ejército Rojo y de la administración soviética de los territorios de Alemania y Polonia.

En caso de que la campaña militar comenzara el 1 de julio de 1945, 47 divisiones angloamericanas (14 de ellas blindadas) debían asestar dos poderosos golpes a las fuerzas soviéticas en el norte y el sur de Alemania. Tras lograr el éxito operativo, debían entrar en Polonia.

Además de las fuerzas principales, 10 divisiones de antiguos efectivos de la Wehrmacht debían ser reformadas y rearmadas, y las formaciones armadas polacas anti soviéticas debían participar en operaciones de combate. Se destacó que los aliados occidentales tenían ventaja en la aviación estratégica y en las fuerzas navales.

Los líderes militares británicos apostaron principalmente por una rápida derrota de las fuerzas soviéticas, que habría obligado a los rusos (al menos temporalmente) a someterse a la voluntad de los aliados occidentales y a negociar. Si esto no ocurría, se permitía que el conflicto armado se convirtiera en una guerra total.

Lo impensable

La Gran Guerra Patria de 1941-1945. Los bombarderos de la 14ª aviación apoyan al frente Voljov en la ruptura del cerco de Leningrado.

La Gran Guerra Patria de 1941-1945. Los bombarderos de la 14ª aviación apoyan al frente Voljov en la ruptura del cerco de Leningrado.

Al proponer a Churchill un plan de campaña militar contra la URSS, los generales británicos no dejaron de señalar la complejidad de su aplicación. La guerra total prometía ser larga y costosa. Se suponía que la ocupación de vastos territorios soviéticos no conduciría (a juzgar por la experiencia alemana) ni al colapso del régimen político existente, ni al fin de la resistencia de un adversario con «enormes recursos humanos».   

A pesar de la supremacía naval aliada en los mares, no habría desempeñado casi ningún papel significativo en una guerra de este tipo. La segunda baza, la ventaja total en la aviación estratégica (2.750 bombarderos contra 960 en las Fuerzas Aéreas del Ejército Rojo), tampoco pudo jugarse con éxito: las grandes distancias de la industria soviética y su dispersión en un vasto territorio no habrían permitido el uso de los aviones con la misma eficacia que contra Alemania.

Sin embargo, el principal factor que hizo inviable la Operación Impensable fue el gran tamaño del Ejército Rojo. Según los cálculos británicos, frente a sus 47 divisiones, la URSS podría desplegar una fuerza equivalente a 170 divisiones de los aliados occidentales, de las cuales 30 serían divisiones acorazadas. 

«El actual equilibrio de fuerzas en Europa Central, donde los rusos tienen una ventaja de aproximadamente tres a uno, hace improbable una victoria completa y decisiva de los Aliados en este territorio en la situación actual», decía el informe: «Aunque los Aliados están mejor organizados y ligeramente mejor equipados, los rusos han demostrado ser unos oponentes formidables en la guerra con los alemanes. Tenían un mando competente, un equipo adecuado y una organización de las tropas que tal vez no cumplía con nuestros estándares, pero resistió la prueba de la guerra». 

Los expertos militares admitieron que la Unión Soviética podría ocupar Noruega, Grecia y Turquía en caso de conflicto, cortando así el acceso al Mar Negro a las armadas británica y estadounidense. Además, la perspectiva de que los rusos formaran una alianza con los japoneses era plausible.

Del ataque a la defensa

Alan Brooke

Alan Brooke

Cuando el documento se puso sobre la mesa del primer ministro, el jefe del estado mayor imperial, el mariscal de campo Alan Brooke, declaró abiertamente que eran escasas las posibilidades de que una operación de este tipo tuviera éxito, y que Rusia era el verdadero todopoderoso en la Europa del momento. 

Al final, con el corazón encogido, Winston Churchill abandonó la idea de golpear al Ejército Rojo y no inició ninguna negociación al respecto con los estadounidenses. En su lugar, encargó un plan para la defensa de las Islas Británicas, que aún lleva el mismo nombre, el Impensable. El político temía que si EE.UU. evacuaba la mayoría de sus tropas de Europa, Stalin no dejaría pasar el momento de someter a todo el continente.

En realidad, la Unión Soviética, agotada y exhausta por una guerra brutal, no tenía intención de lanzar ninguna guerra a gran escala en el continente europeo. Ya el 23 de junio de 1945 se promulgó la ley de desmovilización del ejército y la flota y en pocos años las Fuerzas Armadas soviéticas disminuyeron de 11 a 3 millones de personas.

Además, el equipo y el armamento soviéticos se redujeron considerablemente en el este y el sur de Europa. Volverían aquí algo más tarde, cuando finalmente quedó claro que el mundo había entrado en la era de la Guerra Fría.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87248 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

2 Comments on Cómo Occidente planeó atacar a la URSS inmediatamente después de la derrota de Hitler

  1. Carlos Teller Mora // junio 2, 2022 en 6:37 pm //

    Interesantes los articulos que he leído, pero tengo entendido que el Animal de Churchill, siguiendo su naturaleza asesina como la mayoría de los Europeos, le pidió a Roosevelt, que descargara las bombas atómicas, sobre Moscú y Leningrado en ves de Hiroshima y Nagasaki . tienen algún escrito que lo compruebe. saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: