Estas son las 10 mejores adaptaciones cinematográficas de clásicos rusos

Algunos afirman que el libro siempre es mejor que la película. Otros sostienen que las adaptaciones a la pantalla ayudan a dar nueva vida a libros que ya no emocionan ni suponen un desafío. Sea cual sea el lado del debate, echa un vistazo a nuestra selección de adaptaciones imprescindibles.

1. ‘Guerra y Paz’ de Serguéi Bondarchuk

Serguéi Bondarchuk/Моsfilm, 1965

La obra magna de Bondarchuk, de seis horas de duración, se convirtió en la primera película soviética en ganar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1969. Guerra y Paz también se llevó el Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa. La película tardó siete años en realizarse, convirtiéndose en la producción más cara jamás realizada en la URSS.

El estilo narrativo característico de Tolstói, las escenas de batallas épicas y los personajes más grandes que la vida cobran vida en esta obra maestra del cine. Repleta de tensión y sabiduría, la película narra los acontecimientos de la Guerra Patria de 1812, vistos a través de los ojos de cinco familias aristocráticas rusas.

La espectacular película está dividida en cuatro partes, que giran en torno a dos dramas igualmente importantes: la guerra y el amor, con los encantadores aristócratas rusos el conde Pierre Bezujov (Serguéi Bondarchuk) y la condesa Natasha Rostova (Liudmila Saveleva) como protagonistas.

2. ‘Ana Karenina’ de Alexánder Zarji

Alexánder Zarji/Моsfilm, 1967

Mientras que Lev Tolstoi calificó su Guerra y Paz como un “libro sobre el pasado”, describió «Ana Karenina» como “una novela sobre la vida moderna”.

Sí, ya conocemos la historia. Una mujer casada se ve envuelta en un apasionado romance con un asesino de mujeres. Por el conde Alexéi Vronski, Ana lo sacrifica todo en su vida: su amado hijo, su legítimo y atento marido y su posición en la sociedad. Karenina (interpretada por Tatiana Samoilova) intenta liberarse de las convenciones de la alta sociedad rusa. Con todo lo que está en juego, a la larga, no tiene nada más que perder, pero Ana acaba perdiendo la cabeza. Su amor venenoso acaba rozando la obsesión, y la tragedia es casi inevitable.

Esta adaptación cinematográfica de 1967 de la novela de Lev Tolstói no te dejará impasible, aunque sólo sea porque pone el foco en la irresistiblemente bella actriz rusa, a la que a menudo se hace referencia como la “Audrey Hepburn rusa”. La heroína del personaje principal de Samoilova revela todos los elementos desgarradores de Karenina, con el alma temblando como una vela encendida.

3. ‘Corazón de perro’, de Vladímir Bortko

Vladímir Bortko/Lenfilm, 1988

La película de 1988, dirigida por Vladímir Bortko, está basada en la homónima novela kafkiana de Mijaíl Bulgákov. Escrita en 1925, no vio la luz hasta 1987. Los censores soviéticos prohibieron la obra maestra por razones ideológicas.

A mediados de los años 20, el profesor Preobrazhenski se embarcó en un experimento sin precedentes y un tanto truculento. Trasplantó una glándula pituitaria humana a un perro callejero que encontró su nuevo hogar en su apartamento de siete habitaciones de Moscú. La pobre criatura se transformó en un auténtico bastardo que podía caminar, hablar, beber y decir palabrotas. Y aunque el experimento del profesor fue técnicamente un éxito, en realidad las cosas no estaban tan claras. Una cosa es segura, ¡algunos experimentos es mejor dejarlos en paz!

4. ‘Crimen y castigo’ de Lev Kulidzhanov

Lev Kulidzhanov/Gorky Film Studio, 1969

La versión cinematográfica de 1969 de la novela clásica de Dostoievski está considerada, con razón, una de las mejores adaptaciones de la literatura rusa clásica.

El protagonista, Rodión Raskolnikov, es un hombre con una psique problemática y un alma rota. Gueorgui Taratorkin lo representa como villano y como víctima.

¿Por qué Raskolnikov comete un crimen tan cruel y cobarde? Cada “justicia” decide por sí misma. “¿Soy una criatura temblorosa o tengo derecho?”, explicaría más tarde Raskolnikov su lógica. En cualquier caso, no es la investigación lo que mantiene al espectador en vilo, sino el largo y doloroso camino del arrepentimiento (y, en una vía paralela, el tremendo duelo psicológico entre el investigador y el asesino) que construye un gran suspense en la película en blanco y negro.

El director Lev Kulidzhanov transmitió el espíritu de la novela dostoievskiana con una precisión milimétrica.

5. ‘El idiota’, de Iván Piriev

Iván Piriev/Mosfilm, 1958

No es ningún secreto que las novelas de Fiódor Dostoievski están pobladas de personajes llenos de preocupación, miedo y miseria. En El idiota, su perspicacia abrió una nueva ventana al funcionamiento interno de la mente del príncipe Mishkin (interpretado por Yuri Yakovlev).

En 1958, el cineasta soviético Iván Piriev trasladó a la gran pantalla sólo la primera parte de la emblemática novela de Dostoievski. El mayor reto era transmitir la pasión y la tensión nerviosa de los personajes principales a través del diálogo y el drama.

“Dostoievski nos planteó temas candentes, entre ellos quizá el más importante: el poder del dinero. La gente suele mostrar su verdadera cara a través de su actitud hacia el dinero”, opinaba Piriev. En una de las escenas más dramáticas de la película, la mujer fatal rusa Nastasia Filippovna arroja al fuego una gran cantidad de dinero: 100.000 rublos.

Aunque la película fue criticada por algunos cinéfilos por considerarla un drama demasiado teatral, sigue siendo una obra imprescindible para todos los fans de Dostoievski.

6. ‘Nido de hidalgos’, de Andréi Konchalovski

Аndréi Konchalovski/Mosfilm, 1969

Un terrateniente de mediana edad regresa a Rusia desde París, donde su vida familiar es un auténtico caos. Fiódor Lavretski no ha estado en casa desde hace una década y espera curar sus heridas espirituales en su finca familiar.

Las cosas empiezan a mejorar cuando el noble se encuentra con Elizaveta (interpretada por Irina Kupchenko). Lavretski (que sigue casado) se siente atraído por la joven, pero ¿podrán estar juntos algún día?

La película de 1969, basada en una novela de Iván Turguénev de 1859, es una historia triste y lírica sobre la fragilidad emocional y la nostalgia, los sueños y los sacrificios, los impulsos románticos y el altruismo desinteresado. ¿Quién iba a decir que el camino hacia la felicidad iba a ser tan empinado? Es una de esas preguntas eternas. Nido de hidalgos es una reflexión profunda sobre la condición humana, sin respuestas inmediatas.

7. ‘Unos días en la vida de Oblomov’, de Nikita Mijalkov

Nikita Mijalkov/Моsfilm, 1979

Su pereza es legendaria. Iliá Iliich Oblomov pasa la mayor parte de su tiempo tumbado en el sofá. Su cama es su oficina, las 24 horas del día.

En el momento en que el noble está a punto de ponerse en activo, llama a su criado Zajar y sigue perdiendo el tiempo en la cama. Sabe que hay que ocuparse de su patrimonio familiar, pero saber y hacer no es lo mismo. Oblomov catapulta la pereza innata al nivel más alto de la procrastinación. Y se lo puede permitir. Su filosofía es sencilla: Por qué mejorar las cosas cuando es más fácil aguantarlas tal y como están.

Nikita Mijalkov pone bajo el microscopio la cultura rusa de la laxitud y la inacción en su reveladora película de 1979. Su versión en pantalla de la novela de Iván Goncharov de 1859 se basa en un par de brillantes interpretaciones de Oleg Tabakov y Yuri Bogatirev.

8. ‘La huida’, de Alexánder Alov y Vladímir Naumov

Alexánder Alov, Vladímir Naumov/Mosfilm, 1970

Si leer la obra de Mijaíl Bulgákov La guardia blanca no se siente el bullicio de los años 20, al ver su adaptación película La huida se percibe inconscientemente el peso aplastante del dolor y la frustración. Elena Bulgakova, la tercera esposa y alma gemela del escritor, fue asesora de la película, ayudando al dúo de directores a encontrar la nota adecuada y a captar la psicología interna de los personajes principales, incluido el general Jludov, brillantemente interpretado por Vladislav Dvorzhetski.

Cuando La huida se estrenó en 1971, fue una de las pocas películas soviéticas que levantó el telón de la Guerra Civil rusa y el colapso del Movimiento Blanco antibolchevique. Las derrotadas tropas blancas son mostradas en la película no como un “grupo de bandidos burgueses” (como solía ocurrir antes), sino como todo tipo de personas cuyas vidas están arruinadas por el fracaso, cuyo futuro está en peligro y que apenas pueden sobrellevar su vida actual en el exilio en el extranjero. Civiles y antiguos generales, artistas e ingenieros, funcionarios y empresarios de éxito: tras la revolución rusa de 1917, millones de ciudadanos huyeron de Rusia. Lo han perdido todo, incluido su mayor y más codiciado tesoro, su patria. La huida capta el alcance de su sufrimiento mejor que mil palabras.

9. ‘El Don apacible’ de Serguéi Guerasimov

Serguéi Guerasimov/Gorky Film Studio, 1957

El Don apacible es un clásico del cine. Esta película soviética de 1957, dirigida por Serguéi Guerasimov en tres partes, ha superado la prueba del tiempo y aún resiste muchas críticas.

Está basada en la novela homónima de Mijaíl Shólojov. En 1965, el destacado escritor soviético recibió el Premio Nobel de Literatura por su novela épica, aclamada como una de las obras más importantes de la literatura rusa del siglo XX. 

En resumen, El Don apacible es un drama histórico sobre la vida de los cosacos del Don durante la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil rusa. La saga ha sido comparada en escala y grandeza con Guerra y Paz de Tolstói. El realismo de Shólojov es realmente elevado. Sus descripciones de la guerra ponen los pelos de punta. La novela está llena de dolor, sangre, miedo, amor y odio. Y es ese raro caso en el que la película tiene todo lo que el libro tiene en cuanto a drama, pasión y dolor.

10. ‘Vassa’ de Gleb Panfilov

Gleb Panfilov/Моsfilm, 1982

Inna Churikova realizó una actuación excepcional en ‘Vassa’, dirigida por su marido Gleb Panfilov y basada en la famosa obra de Maxim Gorki. La actriz, conocida por su fuerte presencia en la pantalla, interpreta al personaje principal, Vassa Zheleznova. Su reputación la precede: Vassa es la dama de hierro, la personificación de la fuerza, el poder y la resistencia.

Sobre el papel, la mujer comerciante tiene todo lo que se puede soñar: riqueza, familia, estatus, conexiones sociales y respeto. En realidad, el marido de Vassa es un libertino, su hermano es un pecador que dilapida la fortuna de su hermana, mientras que sus hijos no están interesados en hacerse cargo del negocio familiar. Ninguna cantidad de dinero puede comprar la armonía y la esperanza de la millonaria.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87182 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: