Así era la paracaidista soviética más temeraria

«Dicen que soy valiente. No tengo miedo cuando camino a altas horas de la noche. Nunca he temido al agua. Puedo saltar y nadar en cualquier lugar desconocido”, escribía sobre sí misma Liubov Berlín, una de las mejores paracaidistas soviéticas y probablemente la más temeraria entre ellas. 

Desde su primer salto en paracaídas a los 17 años, el cielo fue su segundo hogar. Trabajaba de tipografista en el periódico Pravda, y todo su tiempo libre lo pasaba en el aeródromo.

Liubov Berlín

Ni una sola vez, durante sus saltos, Berlín estuvo al borde de la muerte debido a un error de cálculo o a un cambio repentino de las condiciones meteorológicas: aterrizó en árboles o en tejados, e incluso una vez quedó atrapada en la azotea de un edificio de gran altura. La rescataron los bomberos, que la sacaron por una ventana abierta. Sin embargo, volvía a lanzarse una y otra vez sin miedo.

En 1935, Liubov se convirtió en la primera mujer del paracaidismo mundial en saltar desde un planeador. «La dificultad de un planeador es que hay que tener mucho cuidado al saltar», recuerda Berlín: «Si estás nerviosa, seguro que haces algo mal. Cada movimiento tiene que estar perfectamente sincronizado. 

Sus saltos favoritos fueron los saltos en diferido que hizo desde alturas de 3.000 y 5.000 metros. El paracaídas no se abriría inmediatamente después de salir del avión, sino después de un cierto tiempo. Era una empresa muy peligrosa, ya que si aceleraba corría el riesgo de entrar en barrena y, al perder el control del espacio, podía estrellarse contra el suelo.

Una promesa a Stalin

Iósif Stalin hablando con pilotos y paracaidistas en el aeródromo de Tushino

Iósif Stalin hablando con pilotos y paracaidistas en el aeródromo de TushinoIvano.

Liubov Berlín fue una historia de éxito en el deporte del paracaidismo soviético. Se convirtió en una verdadera maestra de su oficio, desarrollando nuevas técnicas de realización de saltos y enseñándolas a sus alumnos.

El nombre de la famosa atleta no desapareció de las páginas de los periódicos y, por supuesto, el Kremlin también se enteró de su existencia. En otoño de 1935, Liubov pudo conocer a miembros del gobierno soviético y al propio Stalin, durante su visita al Club Aéreo Central de Moscú.

«Siempre recuerdo este día como el más feliz de mi vida», afirmó la paracaidista: «cuando el camarada Stalin me dio la mano, me sentí muy avergonzada. Pero la suave mirada del líder, su tierna y paternal sonrisa, eliminó inmediatamente toda la ansiedad».

Fue entonces cuando la encantada Liubov hizo prometer al jefe que batiría un nuevo récord. El intento de le costaría la vida.

Día fatídico

El 26 de marzo de 1936, Liubov Berlín llegó al aeródromo de Lubertsi con su compañera Tamara Ivanova, a la que llamaba su «hermana paracaidista». Las chicas estaban de muy buen humor, riendo y bromeando mucho.

Su tarea consistía en saltar desde 5.000 metros, caer durante 80 segundos y abrir el paracaídas a 1.000 metros. Sin embargo, por lo que parece, esperaban más.

El corresponsal del periódico Krasni sport, Lazar Brontman, que estaba presente en el aeródromo, escribió en su diario: «Más tarde los fotógrafos contaron que después de subir al avión Ivanova se reía alegremente y gritaba: «¡No más allá de 100 metros!» (si es cierto, obviamente la base fue que Kamneva se abrió a 250 m del suelo, Yevséiev a 200 m y Yevdokimov a 150 m)». 

Berlín, por su parte, declaró: «Este será mi 50º salto: a la vez un récord y un aniversario». Un conocido común le transmitió su petición a Brontman para que la ayudara a escribir una carta a Stalin después del vuelo, en la que se indicara que la promesa se había cumplido.

El avión despegó hacia el cielo, pero los espectadores no pudieron esperar los paracaídas en el cielo. Los cadáveres de Berlín e Ivanova, que seguían estando a 400 metros de distancia, fueron encontrados pronto en un campo cubierto de nieve, con los paracaídas a medio abrir. Un examen médico mostró que Liubov tenía casi todos los huesos rotos, mientras que las costillas de Tamara estaban destrozadas. 

El cronómetro de Ivanova marcaba 91,7 segundos. Por razones que aún se desconocen, llegó a la pista casi 12 segundos más tarde de lo que debería haber hecho, a una altura de sólo 200 metros sobre el suelo.

Funeral de las paracaidistas Liubov Berlín y Tamara Ivanova, Moscú. 28 de marzo de 1936

Funeral de las paracaidistas Liubov Berlín y Tamara Ivanova, Moscú. 28 de marzo de 1936.

El 29 de marzo se celebró una ceremonia de despedida de los paracaidistas en la Casa de la Prensa de Moscú, a la que asistieron varios miles de personas.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87198 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: