Cómo las fábricas-cocina liberaron a las mujeres soviéticas

A finales de la década de 1920 y en la de 1930, la URSS experimentó un boom en la construcción de fábricas-cocina. Se hizo todo lo posible para facilitar la vida de las trabajadoras y disuadir a los hombres de abusar del alcohol.

En la década de 1920, el gobierno soviético emprendió una política de industrialización. Las nuevas fábricas requerían un gran número de trabajadores, incluidas las mujeres. Para establecer una restauración centralizada y liberar a las trabajadoras de cocinar en casa, surgió un proyecto de “fábrica de cocinas”. Además, la dirección luchaba contra la embriaguez y creía que los trabajadores debían pasar menos tiempo en casa y más tiempo de trabajo e incluso de ocio junto a otros trabajadores, y era preferible hacerlo en las cocinas de la fábrica. Las fábricas-cocinas se convirtieron en lugares para comer fuera, comprar comida para llevar y pasar el tiempo de ocio cultural: los edificios albergaban grandes almacenes, oficinas de correos, farmacias, gimnasios y bibliotecas.

Al principio, estas fábricas se alojaron en edificios preexistentes, pero pronto se ideó un programa arquitectónico para construir estructuras independientes. Eran enormes complejos que, por analogía con los «palacios de la cultura», se llamaban «palacios de la alimentación».

Los cánones de la construcción de «palacios de la alimentación»

La fábrica de comedores de Moscú nº 1

La fábrica de comedores de Moscú nº 1.

Una típica fábrica de estas tenía tres o cuatro pisos, con un sótano debajo con congeladores y un almacén de alimentos. También había un semisótano con una panadería y una sala para el personal. En la planta baja había talleres de producción, un laboratorio, un guardarropa para los visitantes, así como un bar y una tienda. En la primera planta había comedores y en la tercera, salas de banquetes.

Carteles de promoción de fábricas-cocina

Carteles de promoción de fábricas-cocina.

Las cocinas de la fábrica se construyeron con ventanas altas del suelo al techo o con acristalamiento en forma de cinta. En ambos casos, los salones debían ser luminosos para que los visitantes pudieran cenar con luz natural. Esto tenía un valor estético y ahorraba en electricidad. Los tejados de las fábricas se construían planos para poder colocar mesas y sillas en verano y comer en ellos.

Las primeras fábricas-cocina

Sputnik

La primera fábrica-cocina se inauguró en 1925 en el edificio de un antiguo dormitorio de una fábrica de percales estampados en la ciudad de Ivánovo-Voznesensk (actual Ivánovo). Esta ciudad sigue siendo famosa por su industria textil. Aunque el edificio no ha cambiado desde el exterior, se ha transformado radicalmente en el interior. El equipo de cocina se compró en Alemania y se instalaron en el edificio frigoríficos, elevadores, lavadoras eléctricas, secadoras y cortadoras de pan.

En la fábrica de Ivánovo, a finales de los años 20, se alimentaban hasta 600 personas cada día y se producían alimentos preparados para los ocho comedores de la fábrica. El Comisario del Pueblo para la Salud de la época, Nikolái Semashko, describió el lugar como «una bomba lanzada a la antigua forma de vida». Consideró el proyecto un éxito, y pronto aparecieron establecimientos similares por toda la URSS.

Famosa fue la fábrica de comedores de Moscú nº 1, inaugurada en 1928, en la Leningrádskoie Shosse. El edificio está situado simbólicamente frente al restaurante Yar, pasatiempo favorito de la aristocracia prerrevolucionaria y de la intelectualidad creativa. El edificio fue diseñado desde cero en el espíritu del modernismo soviético por el arquitecto Alexéi Meshkov. En el edificio se construyó un comedor para 1.200 personas. Además de la cocina de la fábrica, había un bar para 250 personas que servía el desayuno, el almuerzo y la cena. También había una tienda, una caja de ahorros, una oficina de correos y una oficina de telégrafos. En 1936, había 25 cantinas en Moscú, o al menos ese número figuraba en la libreta de direcciones Todo Moscú (1936).

Leningrado tampoco se quedó al margen: en 1930 se abrieron aquí cuatro fábricas-cocina a la vez. La más grande -con una superficie de más de 20.000 m²- era el complejo del distrito de Kirovski, que servía a los trabajadores de la fábrica Krasny Putilovets.

Fábrica con forma de hoz y martillo

Kak vse (CC BY-SA 4.0)

En 1929, la administración de la ciudad de Samara decidió construir una fábrica de cantinas para la planta de defensa de Maslennikov. El proyecto fue dirigido por la primera mujer arquitecta soviética, Ekaterina Maksimova, que por aquel entonces ya había trabajado en edificios similares en Moscú y otras ciudades como parte de un grupo de especialistas de la Asociación Narpita (Alimentos del Pueblo).

Maximova creía que «en el futuro la fábrica-cocina debería… liberar a las mujeres de las aburridas tareas domésticas y permitirles una vida plena y una expresión propia en igualdad de condiciones con los hombres».

Maximova diseñó un edificio de dos plantas de estilo constructivista con forma de hoz y martillo, el símbolo soviético de la unidad de los campesinos y los trabajadores. Inventado en 1918 por el artista Evguéni Kamzolkin, pasó a formar parte del escudo de la Unión Soviética. En Maximova, la forma inusual ayudó a dividir el edificio en términos de función.

El martillo de la planta baja albergaba la cocina y las instalaciones técnicas, mientras que la hoz albergaba el guardarropa y tres comedores: para niños, obreros y trabajadores de la fábrica. Una cinta transportadora llevaba los alimentos desde la cocina del Martillo hasta los comedores de la Hoz. El rendimiento diario era de 9.000 comidas, con 3.000 comidas producidas como productos semiacabados.

La primera planta estaba ocupada por las instalaciones técnicas y las oficinas del personal. Seis escaleras comunicaban las plantas, cuyos tramos estaban decorados con vidrieras de colores. Se construyó una terraza en el tejado, donde se podía cenar durante el buen tiempo en verano. Además de los comedores, el edificio albergaba una cocina, una biblioteca, una oficina de correos y una escuela de deportes.

¿Tuvieron éxito las fábricas-cocina?

Como establecimientos de restauración tenían una serie de ventajas con respecto a cocinar en casa o comer en una pequeña cafetería: la compra de productos a granel y la alta productividad con métodos de cocción mecanizados permitían producir almuerzos caseros a precios de casa con un ahorro sustancial de tiempo. Y mientras que en el pasado los trabajadores simplemente se alejaban de la máquina y comían un trozo de pan y otros alimentos sencillos traídos de casa para su almuerzo, ahora todos los trabajadores comían en comedores brillantes de platos de porcelana limpios con cubiertos brillantes, preparados con un estándar uniforme.

A pesar de todas las ventajas, la construcción de estos lugares terminó a mediados de la década de 1930. La construcción de enormes edificios con relleno de alta tecnología era cara. La rentabilidad era escasa, algo mejor eran las fábricas de comedores que vendían la comida de los comedores a otras fábricas a granel. Es cierto que en esta época, muchas fábricas comenzaron a abrir comedores propios y a proporcionar comida a sus empleados. Además, la industria alimentaria también se desarrollaba activamente en esa época y la URSS comenzó a producir productos enlatados que también facilitaban la cocina en casa. El rechazo total a la comida casera no se produjo.

Las fábricas-cocina funcionaron hasta el colapso de la URSS. En la década de los 90, volvió el negocio privado, y la rentabilidad de las fábricas-cocina no convenía al sector privado. En las fábricas-cocina comenzaron a abrirse tiendas y otros negocios que generaban más ingresos.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87329 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: