Los centros de salud en España se quedan sin médicos: ¿Por qué no quieren trabajar en atención primaria?

El Sistema Nacional de Salud tiene un déficit de más de 4.700 médicos de familia y 1.300 pediatras.

Entre las razones: salarios poco competitivos, enormes cargas de trabajo y escasa incentivación para nuevos facultativos.

La atención primaria en España languidece y sus profesionales advierten de que el grado de deterioro que está sufriendo en la mayor parte de las comunidades autónomas se está acelerando. Aunque se trata de un problema complejo que obedece a múltiples causas, la punta del iceberg es la falta de profesionales, que están huyendo a otras especialidades, o al extranjero, donde encuentran mejores condiciones laborales. En la actualidad, el Sistema Nacional de Salud tiene un déficit de más de 4.700 médicos de familia y 1.300 pediatras, según el Foro de Atención Primaria, que advierte de que la situación tenderá a empeorar si no se pone remedio, amenazando incluso con la continuidad de la primera línea del sistema sanitario, donde se calcula que se solucionan entre el 80% y el 90% de los problemas de salud de la población.

En los últimos días, la situación de la Comunidad de Madrid ha saltado a la actualidad debido a su polémico protocolo para hacer frente a la escasez de facultativos de atención primaria de cara al verano, previendo incluso centros de salud sin médicos. Sin embargo, tal y como reconocen todas las fuentes del sector consultadas por RTVE.es, el problema es generalizado en España, y salvo «excepciones muy contadas» -en este punto, mencionan al País Vasco- la situación es comparable en la mayor parte de las comunidades autónomas.

¿A qué se debe esta desbandada general que está dejando sin médicos a la atención primaria, y sobrecargando hasta niveles difícilmente soportables a los profesionales que quedan al pie del cañón? Las mismas fuentes consultadas aluden a varias explicaciones, entre las que destacan salarios poco competitivos en relación a otras especialidades médicas, enormes cargas de trabajo, así como una escasa incentivación que dificulta la llegada de nuevos profesionales. Aunque, según indican, hay una causa principal que podría englobar a todas los anteriores: la falta de financiación.

«Si queremos tomarnos en serio a la atención primaria, eso requiere presupuestos suficientes tanto para recursos humanos como para medios materiales. Toda España tiene un denominador común, que es la falta de inversión y la falta de reposición de profesionales. Llevamos años en franca decadencia», asegura a RTVE.es Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

«No es cuestión de hacer una reforma, sino de llevar a cabo un replanteamiento absoluto con nuevos medios tecnológicos, en fin, acercar el diagnóstico al paciente. Si vamos por ese camino, perfecto, pero si realmente dejamos de la mano de dios a la atención primaria, no repoblamos de profesionales, dejamos que estos se nos sigan yendo y permitimos la precariedad presupuestaria que tenemos, pues evidentemente quien perderá será el ciudadano», advierte este médico de familia.

«Al final estamos asistiendo a una fuga de personas y pacientes a la sanidad privada, eso se está viendo claramente en el aumento de pólizas de asistencia colectiva que está habiendo. Pero claro, hay mucha gente que no puede permitírselo, y lo que no podemos hacer es una sanidad de dos pasos en la que al final el que pierde es el ciudadano, porque no hay que olvidar que el sistema público de salud es suyo, ya que lo paga con sus impuestos, no es del político», opina.

Feroz competencia a tres niveles

En el actual escenario de escasez de profesionales, las comunidades autónomas ven cómo la fuga de médicos de familia ha derivado en una feroz competencia a tres niveles: con el sector hospitalario -muchos médicos de familia optan por dedicarse a la urgencia en hospitales-, entre las propias regiones españolas -que luchan por atraer a médicos de familia de otras comunidades autónomas- y con otros países europeos -cuyos salarios duplican e incluso triplican a los españoles, además de que la carga de trabajo es mucho menor-.

En este sentido, Ana Giménez, secretaria técnica de Atención Primaria de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), expresa a RTVE.es  que «cada comunidad autónoma tiene que pensar que tiene tres retos ante sí, y debe ser competitiva a los tres niveles. A nivel de urgencias hospitalarias, ofreciendo mejores condiciones laborales, que es lo que están encontrando allí, porque no es que cobren más que los médicos de atención primaria. A nivel de las otras comunidades autónomas, ofreciendo como mínimo lo que ofrece la que más ofrece. Y, a nivel europeo, al menos siendo cariñoso, cuidando a los profesionales. No ofrecerles un contrato basura desde el principio, ofrecerles estabilidad, cuidarles y garantizarles que no van a tener una demanda infinita».

Según datos de la Organización Médica Colegial (OMC), en España existen unos 270.000 médicos colegiados, de los que 136.000 trabajan en el sistema público. De ellos, aproximadamente una tercera parte desarrolla su labor en atención primaria, unos 42.000, que se enfrentan a un futuro más que incierto debido al problema generacional que se cierne sobre ellos, ya que dos terceras partes de estos 42.000 médicos tienen más de 50 años, y solo el 14% tiene menos de 40 años.

«La atención primaria se puso en marcha a principios de los años 80 y eso quiere decir que un altísimo porcentaje de los facultativos están al borde de la jubilación, porque ya han superado su etapa laboral. Muchos de ellos, con la devastación de la pandemia pidieron incluso jubilaciones anticipadas. El caso es que hay médicos mayores jubilándose en cuanto pueden y médicos jóvenes resistiéndose para venir a trabajar a primaria, por lo que el déficit de médicos se ha agravado, mientras los políticos miran para otro lado», manifiesta Ana Giménez.

Así, uno de los mayores problemas que se cierne sobre la atención primaria en todas las comunidades autónomas es el relevo generacional, que amenaza muy seriamente la continuidad en la prestación de los servicios en un horizonte no muy lejano. «La sanidad española ha estado viviendo durante mucho tiempo del maltrato a los médicos. Pero todo ha cambiado, porque las posibilidades para estudiar medicina han aumentado muchísimo la dificultad, y en esa situación los nuevos profesionales exigen mucho más, no están dispuestos a trabajar cualquier cantidad de trabajo por cualquier mínima cantidad de dinero, y el chollo se ha acabado», valora la representante de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos.

Más de 200 plazas MIR, vacantes

Ante semejante escenario, este año se han quedado vacantes más de 200 plazas de MIR en atención primaria, especialmente en tres comunidades: Cataluña, Castilla y León y Extremadura. La situación ha obligado al Ministerio de Sanidad a cubrirlas con profesionales extracomunitarios.

Además de las duras condiciones de trabajo en el día a día, la elevada temporalidad tampoco ayuda a que la atención primaria resulte especialmente atractiva para los profesionales recién titulados. El 65% de médicos de familia y pediatras son fijos, mientras que un 35 % son temporales, una tendencia que se manifiesta sobre todo en las mujeres. La comunidad autónoma que más temporalidad tiene es Cantabria, con un 50 % de médicos que no son fijos, mientras que en el otro extremo se sitúa La Rioja, con un 23 %, según datos de la OMC.

De cara al verano, cuando las vacaciones hagan estragos en la disponibilidad de unas plantillas profesionales al límite, algunas comunidades como Madrid han previsto que sean las enfermeras quienes suplan esa ausencia de personal médico en los centros de salud. Este colectivo no elude responsabilidades, pero pide que la ampliación de sus cometidos esté acompañada de una mejora de sus condiciones, tanto laborales como jurídicas. «En el ámbito de la atención primaria, la enfermera está capacitada y puede desarrollar muchas competencias, pero de lo primero que partimos es de una escasez de profesionales tremenda en toda España, donde estamos llegando a atender en muchos sitios hasta 2.000 pacientes asignados por enfermera, cuando no deberíamos pasar jamás de los 1.200», afirma a RTVE.es María José García, portavoz del Sindicato de Enfermería (SATSE), quien asegura que «hace falta integrar a 15.500 enfermeras» en el Sistema Nacional de Salud.

Aunque puntualiza que, a diferencia de lo que ocurre con los médicos, «ninguna enfermera renuncia a ir a primaria», a pesar de «la precariedad laboral» imperante, por lo que en su caso el mayor problema reside en que las administraciones regionales «no contratan el número suficiente de enfermeras». Una situación que, sumada a la escasez de médicos, «está repercutiendo en una mayor sobrecarga de trabajo para nosotras», según sostiene María José García.

En lo que sí que coincide la situación de enfermeras y médicos es en la fuga de profesionales al extranjero, donde «buscan una mínima estabilidad laboral que España les está negando». «Tenemos ahora mismo más de 8.000 enfermeras fuera de nuestro país», señala la portavoz de SATSE.

Situación de las comunidades autónomas

RTVE.es ha intentado ponerse en contacto con todas y cada una de las consejerías de salud, para pedirles que valorasen la situación de la atención primaria en su comunidad autónoma, además de las medidas previstas para paliar el déficit de profesionales. Tan solo han respondido Madrid, Asturias y la Comunitat Valenciana.

Comunidad de Madrid: Fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña reconocen que «en el Sistema Nacional de Salud existe una situación generalizada de déficit de médicos de familia y pediatras que dificulta la cobertura de plazas en la atención primaria». Según sostienen, la Consejería ha adoptado «medidas para hacer más atractiva la atención primaria y captar profesionales para desempeñar su labor en los centros de salud, con el Plan de Mejora de Atención Primaria, que ofrece plazas para médicos de familia y pediatras». Este plan, detallan, «incluye complementos en función de la carga asistencial, y en concreto incentivos por la población que atiende el profesional en el centro de salud, con un pago que oscila entre los 3.700 euros y los 4.800 euros al año. Además, se retribuye la situación específica de la ‘ruralidad’ en 33 centros de salud, con un incentivo de 3.600 euros anuales».

Al mismo tiempo, recuerdan que la Consejería de Sanidad «reclamó en octubre al Ministerio de Sanidad un paquete de medidas estructurales para reorganizar la formación e incorporación de los facultativos en la atención primaria así como la creación de la especialidad de Urgencias, dado que muchos profesionales que terminan su residencia en los centros de salud optan por puestos en las urgencias hospitalarias».

Asturias: La directora gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), Concepción Saavedra, asegura que, de cara al verano, «no se va a cerrar ningún centro o consultorio ni ningún punto de atención continuada», ya que «la mayor parte de los residentes que terminaron este año se han quedado en Asturias, o a través de contratos de atención primaria o a través de contratos mixtos en los cuales un 60% de la actividad será para atención primaria y un 40% para urgencias», a lo que hay que añadir «otros profesionales que hemos atraído de otras comunidades autónomas».

Para afrontar la escasez de profesionales, Saavedra aboga por «trabajar en conjunto» con el objetivo de «hacer atractiva la atención primaria», una labor que «empieza desde la universidad», y que es algo en lo que «Asturias ya está trabajando». Además, «ofrecer unas condiciones adecuadas, con una planificación correcta de su calendario laboral, para que ellos se sientan a gusto en Asturias y puedan quedarse en Asturias».

Comunitat Valenciana: El conseller Miguel Mínguez se ha centrado en la falta de profesionales de cara a la temporada estival, asegurando que la Conselleria de Sanidad llevará a cabo un plan individualizado en cada uno de sus territorios para cubrir las vacantes de médicos en el periodo vacacional, «optimizando los recursos» y creando «sinergias estratégicas interdepartamentales». «Uno de los temas mas candentes es la necesidad de facultativos a nivel nacional. No hay facultativos para cubrir puestos de trabajo», ha asegurado, indicando que «todos los sanitarios tienen derecho a vacaciones y no tenemos en las bolsas de trabajo facultativos de reposición».

Para confeccionar este plan, admite que se ha tenido que realizar «un gran esfuerzo para gestionar desde la interterritorialidad» y se recurrido «a la solidaridad, porque si no, no podíamos cubrir la totalidad y aun así quedan vacantes algunas plazas».

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (87201 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: