Descárga aquí el libro de Jorge Luis Oviedo ‘La contribución refleja’, una Propuesta para Debatir y Decidir a través de una consulta al Soberano

Jorge Luis Oviedo propone eliminar los impuestos y,  en su lugar,  adoptar La Contribución Refleja

El autor cuestiona los mitos del capitalismo clásico, al repensar y replantear la existencia de impuestos , acumulación de riqueza, deuda social e individual, por un sistema en pro del bienestar colectivo ligando la economía, el derecho, la filosofía, las relaciones internacionales y el arraigo de las comunidades a sus raíces

Tegucigalpa, Honduras.

Jorge Luis Oviedo, autor de “La Contribución Refleja”, dice que el libro comenzó a circular este mes de septiembre.

Los gobiernos que se encauzan en procesos como el de una Refundación Nacional deben transformar la visión de sus políticas públicas, y más cuando los indicadores de pobreza alcanzan un 74% de la población. Para ello, sostiene, son necesarios e imprescindibles los cambios en las relaciones económicas, financieras y fiscales para que se dignifique el trabajo de todos y se le dé el valor objetivo que le corresponde; porque es la actividad obligada en la producción, en el estudio, la invención, el arte, etc. a través del constante intercambio de bienes y servicios.

Jorge Luis Oviedo, poeta, cuentista, novelista, ensayista, fotógrafo… sobresale en el ámbito literario por novelas como “La Turca”, “El Candidato”, “La Gloria del Muerto” y “Como mi general no hay dos”; por libros de cuento como  “La Muerte Más Aplaudida, Teleño, el niño que conocía el Mar, Cincuentos, La Letra con Sangre,  entre otros de sus ya más de 30 títulos.

En La Contribución Refleja no solo cuestiona los mitos del capitalismo clásico al repensar y  ligar el origen de los impuestos a la esclavitud y la servidumbre. Son, dice Oviedo, los impuestos más antiguos; y el origen de la acumulación de riqueza, la deuda social e individual.

Para acabar con los IMPUESTOS FISCALES (herencia de la esclavitud; y hoy esclavitud por deudas públicas y privadas),  PROPONE un sistema que privilegie la prosperidad común o el bienestar colectivo. 

“La Contribución Refleja”, señala su autor, está dirigida a la juventud, al pueblo en general; pero, de manera particular, a los partidos de izquierda, sus militancias, así como a la clase trabajadora para que, desde el poder político afronten las transformaciones que se requieren para revolucionar el actual orden; un orden concebido por los principales accionistas de las corporaciones que, con sus artilugios (como las prácticas del neoliberalismo y del neocolonialismo) nos han mantenido sometidos a sus intereses, pese a ser “independientes” por más 200 años de historia nacional.

¿Tributos?

Asimismo, Oviedo propone asumir LA DEUDA SOCIAL, la deuda del Estado Hondureño con el 74% de pobres, es decir, con 7 millones 400 mil personas, a través del Bono Soberano Ciudadano.

Un bono que no es asistencialista, sino un bono que automáticamente se convierte en préstamo de los pobres al Estado; para que financie, con los millones de bonos, las inversiones públicas y particulares; y se genere empleo masivo.

Propone, en ese sentido, que los beneficiarios de los bonos, los puedan cobrar 15, 20 o 30 años después, como una jubilación vitalicia.

Se trata de sacar provecho de la miseria y la pobreza, de asumir la deuda social y de no endeudarse con los ricos, sino que con los pobres y de ese modo sacar en dos generaciones, nuestros países del subdesarrollo impuesto por la prácticas hegemónicas capitalistas.

“La Contribución Refleja”, plantea la forja (con debate y consultas populares) de democracia fiscal y económica, para eliminar las deudas públicas, reducir los impuestos fiscales al 1%; excepto los de importación y exportación que pueden ser cobrados en especie.

Con La Contribución Refleja el Estado y las Comunidades recuperan el control monetario y, por tanto, se puede eliminar la pobreza (porque no es natural, sostiene el autor), el desempleo; y se resuelven los problemas productivos, se genera inversión pública, se brindan servicios públicos de calidad, equidad y con cobertura: salud, educación, vivienda, electricidad, movilidad, entre otros servicios básicos que demanda la sociedad en general. 

“Yo estoy haciendo una propuesta en el sentido de que es demostrable que los impuestos son una imposición de una élite política al resto de la población; las deudas con el sistema financiero privado y el pago de impuestos al Estado son una nueva forma de servidumbre y esclavitud que no son universales ni naturales, ya que el canje, la permuta o el trueque fueron y son las formas naturales de intercambio real de bienes y favores”, sostiene el autor.

Políticas tributarias 

Tal cual se conocen las políticas tributarias y financieras muestran cómo desde el Estado, las sociedades anónimas, los bancos y la mayoría de las empresas manipulan a los gobiernos y a la población para que los adquieran ESTADOS más y más deuda que favorece a los Fondos Buitre (Fondos Privados de Inversión). 

El autor plantea. Si son los Estados quienes autorizan las monedas de curso legal ¿quién debe emitir y controlar el dinero?

No es correcto y no es lógico ni justo que sea la banca privada internacional o local, la que controle y reproduzca el dinero a través de las deudas públicas y privadas, afirma.

Por eso, Jorge Luis Oviedo, propone convertir en moneda el equivalente de la aportación laboral de cada individuo, y que esa contribución anual automática, sea el tributo fiscal y que el Estado a través de su institucionalidad central y comunitaria, administre (bancos municipales) en función de las necesidades inversión, productiva y de servicios públicos necesarios y convenientes; porque, agrega, también el arte y los deportes deben ser apoyados.

“Por eso propongo un debate abierto, que se someta a consulta en los pueblos una propuesta distinta para acabar con las deudas públicas y facilitar la respuesta a los problemas locales y el empleo permanente”, subraya el escritor Jorge Luis Oviedo, en esta profunda apuesta intelectual por la refundación de las relaciones económicas, fiscales-financieras del Estado, el individuo, la sociedad y el capital.

Por: Carlos Zelaya 

Punto de partida 

La deuda pública debe ser el punto de partida para crear el Bono Soberano Ciudadano, como inversión social del Estado destinado a ese 74% en pobreza o pobreza extrema.

Eso es deuda social que puede ser convertida en deuda pública, porque es lo que la sociedad se debe a sí misma; cuantificar y convertirla en lo que hacen las administradoras de fondos de pensiones, y en este caso sería un bono equivalente a 20 años de salario con el que el Estado se respalda y después mecanismo para garantizar la jubilación.

¿Qué es?

“La contribución refleja resulta de duplicar, (vía reflejo), la totalidad de la actividad productiva, intercambio, distribución o comercio de una sociedad, que resulta del trabajo de todos. Se cuantifica al duplicar la suma de todos los salarios e ingresos personales anuales; y las utilidades o excedentes de las demás actividades comerciales de un año”.

Clickea abajo para descargarte el libro en pdf:

About ELCOMUNISTA.NET (87044 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: