Por qué los juicios de Núremberg fueron una pesadilla para los traductores soviéticos

En los juicios de Núremberg las emociones se dispararon: a la tradicionalmente dura labor de los intérpretes simultáneos se unió la necesidad de transmitir los horrendos detalles de los crímenes nazis.

Durante los juicios de Núremberg, concretamente en el interrogatorio de Fritz Sauckel, comisario de trabajo de la oficina del Plan Cuatrienal, los intérpretes soviéticos tuvieron un incidente. El acusado Sauckel se desbocó y empezó a gritar, y Thomas Dodd, adjunto del fiscal jefe de Estados Unidos, aportó más pruebas de la culpabilidad de Sauckel. Ambos lo hicieron con tanta emoción, que sus vibraciones llegaron a los intérpretes soviéticos.

Sala del Tribunal Militar Internacional

Sala del Tribunal Militar Internacional

Así lo describió en un libro Tatiana Stupnikova, que fue la traductora de Sauckel en aquel momento:

“…Saltamos de nuestras sillas y nos situamos en la ‘pecera de los intérpretes, mi colega y yo mantuvimos un intercambio fuerte y duro, parecido al diálogo entre el fiscal y el acusado. <…> Mi colega intérprete me agarró del brazo, justo por encima del codo, y, dirigiéndose a mí en voz tan alta como el ansioso fiscal, repitió, pero en ruso: ‘¡Hay que colgarte!’. Y yo, entre lágrimas por el dolor de mi brazo, grité en respuesta, a coro con Sauckel: ‘¡No debo ser ahorcado! Soy un trabajador, soy un marinero’”.

El intercambio fue interrumpido por el juez británico Geoffrey Lawrence, que continuó diciendo: “Algo raro ha ocurrido con los intérpretes rusos. Cierro la sesión”.

Palacio de Justicia de Núremberg

Palacio de Justicia de Núremberg

La interpretación simultánea en los tribunales nunca se ofreció antes del tribunal internacional de crímenes nazis de Núremberg; antes sólo había traducción escrita e interpretación oral consecutiva. Así, estos históricos juicios, que se extendieron durante casi un año (desde el 20 de noviembre de 1945 hasta el 1 de octubre de 1946) se convirtieron en un verdadero reto para los intérpretes, ya que la interpretación en cabina se realiza simultáneamente con la percepción de lo que dice el orador.

En el verano de 1945, en la Conferencia de Potsdam, se decidió dividir Alemania en cuatro zonas de ocupación. Núremberg quedó bajo el control de Estados Unidos y el tribunal debía ser facilitado por personal estadounidense. Esta es la razón por la que, como recuerdan los participantes en el juicio, la delegación soviética llegó sin intérpretes. Se esperaba que los estadounidenses se encargaran de la traducción a cuatro idiomas: ruso, alemán, inglés y francés. Sin embargo, la suposición resultó ser errónea. El NKVD se encargó de la búsqueda urgente de especialistas. El Comisariado del Pueblo consiguió encontrarlos en poco tiempo y los intérpretes fueron enviados a Núremberg justo antes de que el tribunal comenzara su trabajo.

En la foto, de izquierda a derecha: El primer ministro británico Winston Churchill, el presidente Harry S. Truman y el líder soviético Josef Stalin durante la Conferencia de Potsdam en Alemania

En la foto, de izquierda a derecha: El primer ministro británico Winston Churchill, el presidente Harry S. Truman y el líder soviético Josef Stalin durante la Conferencia de Potsdam en Alemania

Los especialistas soviéticos que trabajaban en los juicios tenían diferentes cualificaciones. Además de intérpretes titulados, también había profesores, economistas y descendientes de emigrantes, a los que se les habían enseñado varias lenguas extranjeras desde la infancia.

Condiciones de trabajo y estrés psicológico

La principal condición para el trabajo de un traductor simultáneo es una cabina insonorizada, ya que los ruidos extraños distraen mucho. Durante los juicios de Núremberg, no se proporcionó nada de eso. El lugar de trabajo de los intérpretes estaba abierto por arriba, tenía paneles de cristal en tres lados y estaba demasiado cerca del banco de los acusados. Esto jugaba un papel especial, ya que es importante que los intérpretes observen el comportamiento de aquellos a los que están traduciendo.

Por fuera, todo parecía un acuario de cristal (así fue apodado). La “pecera” constaba de cuatro cabinas de tres plazas. Cada intérprete tenía sus propios auriculares; sin embargo, sólo había un micrófono en cada cabina, que los intérpretes se pasaban unos a otros.

El trabajo de un intérprete simultáneo es estresante de por sí, ya que tiene que traducir la información entrante al mismo tiempo que lo que dice el orador, sin perder ni un solo detalle. Sin embargo, el juicio a los criminales nazis supuso una presión psicológica adicional, ya que se expresaron los aterradores detalles de los crímenes nazis.

Los pormenores del trabajo de un intérprete simultáneo

La intérprete soviética Tatiana Ruzskaia

La intérprete soviética Tatiana Ruzskaia

Los traductores soviéticos estaban abrumados de trabajo. Los intérpretes de Alemania tenían la mayor carga de trabajo, ya que tenían que interpretar a los alemanes acusados, a sus abogados y a los testigos, que en su mayoría eran también alemanes.

La carga de trabajo de los intérpretes de inglés también fue amplia: tradujeron a los fiscales y jueces ingleses y estadounidenses, incluido el presidente del tribunal. Geoffrey Lawrence.

El francés se hablaba poco en la sala y los intérpretes se sentaban en su “acuario” en silencio, a la espera de cualquier comentario en ese idioma.

En algún momento, Moscú envió como intérprete a una profesora de alemán de la facultad de derecho de la Universidad Estatal de Moscú. En la sala, experimentó un auténtico shock pedagógico tras un comentario del Dr. Otto Stahmer, abogado de Hermann Göring. Respondiendo a la pregunta del juez sobre el tiempo que necesitaba para presentar los documentos y hacer un discurso final sobre el caso de su defendido, el Dr. Stahmer dijo

“ Dr. Stahmer [stamer] – sieben Stunden”.

Esto contradice la fonética del idioma alemán, donde la combinación de letras “st” se pronuncia como “sch”. El ansioso abogado, por tanto, pareció cambiar a su dialecto nativo del norte. Mientras escuchaba su discurso, el intérprete repetía una y otra vez “¡Doy a mis alumnos notas insatisfactorias por este error!”.

Dr. Otto Stahmer, abogado de Hermann Göring

Dr. Otto Stahmer, abogado de Hermann Göring

Hubo casos en los que los acusados corrigieron a los intérpretes. Por ejemplo, Alfred Rosenberg, jefe de la oficina de política exterior del Partido Nazi, que tenía un excelente conocimiento del ruso, amonestó a una alemana que traducía del ruso.

“No se refiere a los cuadros con la imagen de Dios (Gottesbilder), sino a iconos (Ikonen), ¡bonita!”, exclamó en buen ruso. La intérprete se asustó y al poco tiempo fue sustituida por una especialista soviética.

Espíritu de equipo

El monólogo de un orador podía durar una hora o incluso más, por lo que un intérprete de su idioma se concentraba en él todo lo posible, mientras que los otros dos podían escuchar con medio oído, para no perderse un comentario en sus propias lenguas de trabajo.

Los intérpretes también tenían mucho trabajo de papeleo

Los intérpretes también tenían mucho trabajo de papeleo

Arkadi Poltorak, que dirigía la secretaría de la delegación soviética en el tribunal militar, recordaba en sus memorias:

“Los intérpretes (los estadounidenses, los ingleses y los franceses) solían leer algún libro apasionante o simplemente relajarse en esta situación. Pero nuestro equipo siempre escuchaba juntos al orador y ayudaba al que interpretaba todo lo que podía”.

Incluso un intérprete simultáneo perfectamente experimentado va un poco por detrás del orador, así que, cuando éste enumeraba algo, mencionando toda una serie de nombres o números, los intérpretes soviéticos lo apuntaban todo en una hoja de papel, para que sus colegas pudieran leer las notas en caso de que fuera necesario.

Más tarde, este espíritu de equipo se extendió también a otras delegaciones. Poltorak señaló que era “un triunfo para nuestra moral, aunque sea pequeño”.

Además, al terminar su jornada laboral, los intérpretes simultáneos soviéticos echaban una mano a sus colegas dedicados a la traducción escrita, ya que la carga de trabajo escrito era enorme y faltaban especialistas. Apenas unos 40 traductores trabajaron para la delegación soviética, mientras que no menos de 640 lo hicieron para la estadounidense.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87017 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: