El marimbero Papá Roncón, eterno guardián de la música afroecuatoriana

Un día especial y un festival pretenden honrar en perpetuidad en Ecuador al marimbero Papá Roncón (1930-2022), fallecido el mes pasado, y considerado ícono de la cultura afroecuatoriana.

«Papá Roncón era un embajador natural de su pueblo, de su provincia, de su país, y diría que hizo más por su tierra que cualquier otro político», dijo a la Agencia Sputnik el también marimbero, investigador y maestro de música Lindberg Valencia.

Guillermo Ayoví Erazo había nacido en Borbón, en la costa ecuatoriana, donde se ganó el sobrenombre de «Roncador» por un tipo de pez que su padre pescaba y le daba para que vendiera. Con el tiempo, empezaron a llamarle «roncón» y ya de adulto se convirtió en «Papá Roncón», un apelativo con el que se subió a los escenarios del país y el mundo.

Fue músico, maestro, cantante, y poeta; ganó numerosos premios y recibió muchos aplausos tanto en Ecuador como en Estados Unidos, Venezuela, Colombia y Japón, pero él mismo se reconocía como un gran constructor de marimbas.

«Haciendo la marimba soy un maestro, tocándola también, porque descubrí los secretos de la marimba, por qué suena y cómo suena, y qué hay que hacer para que suene, yo sé eso», dijo alguna vez en una entrevista.

El maestro Lindberg Valencia, quien compartió escenarios con él durante unos 30 años, señaló que Papá Roncón estaba preocupado porque se preservara su música tradicional de raíces y de ancestros frente a la penetración de sonoridades con la avalancha de las tecnologías modernas y por ello se dedicó a enseñar a los más jóvenes a construir marimbas y a tocarla.

Tras su muerte el 30 de septiembre, el Centro Cultural Benjamín Carrión de Bellavista, Quito, organizó el Primer Festival Papá Roncón, que se realizará cada año para mantener viva su memoria, según anunció su directora Ivett Celi.

Pilar Angulo, cantora de la agrupación «Cimarronas de Yemayá», dijo a la Agencia Sputnik que este Festival es un «justo homenaje» a quien fuera el maestro de todos los que hacen arte afro y un esfuerzo para que no se pierda esta cultura.

«Falta mucho para que se dé a conocer su obra y lo que hacemos nosotros en el arte y el pueblo afro, porque somos invisibilizados en muchas cosas como en la historia, como en la educación y en la música», señaló.

DE GUILLERMO A PAPÁ RONCÓN

Todavía era el pequeño Guillermo cuando inició el aprendizaje del instrumento, pero no fue hasta los años 70 que se dio a conocer, luego de haber hecho múltiples trabajos.

En su biografía «Papá Roncón: historia de vida», de Juan García, contó que conoció la marimba en casas de los negros, pero se adentró en su música y aprendió a tocarla con los indios chachis del río Cayapas, en su región natal.

Su situación económica, ya casado y con hijos, lo hizo apartarse del instrumento para poder llevar la comida a la mesa de su familia.

«Por muchos años yo no pronuncié la palabra marimba, ni toqué un bordón de la marimba. Pero el saber estaba en la cabeza», según relató para su biografía publicada en 2011.

Una vez que pudo retomar su pasión creó la escuela de la cultura tradicional «La Catanga», donde enseñó a niños y jóvenes de Esmeraldas a tocar marimba y bailar a su ritmo.

Su dedicación a la cultura afroecuatoriana y sus aportes le valieron reconocimientos prestigiosos en Ecuador, como el Premio Nacional Eugenio Espejo 2011 y la orden Vicente Rocafuerte al mérito cultural, que le permitieron difundir su música y abrir espacios a la música de sus herederos en el arte.

Entre otros escenarios, Papá Roncón se presentó con su marimba en el Festival de Tradiciones Afro, en Los Ángeles EEUU, en el Festival de Lille (Francia), y ofreció un concierto en la sede de la Unesco (París-Francia).

También fue invitado a la Feria Mundial de Hanover, Alemania, se presentó en Japón; en el Segundo Encuentro del Patrimonio Cultural Afro de los Países Andinos, en Venezuela, y a la Feria de la Ecuatorianidad, en Nueva York.

EL LEGADO

Karina Clavijo, música, investigadora e intérprete marimba, dijo a la Agencia Sputnik que la declaratoria del día 30 de septiembre, fecha de la muerte de Papá Roncón, como el Día Nacional de la Marimba y de la Promoción Cultural Afroecuatoriana, es un reconocimiento a su labor en el rescate de esa parte de la identidad ecuatoriana.

«Papá Roncón es una figura fundamental en un diálogo de interculturalidad porque es el ícono de la marimba esmeraldeña, junto a otros como Petita Palma, como el grupo Jolgorio, Rosita Wila, Erodita Wila, Don José Mora, y Lindberg Nazareno», afirmó.

La Asamblea Nacional (parlamento) de Ecuador también entregó un Acuerdo Legislativo y la Condecoración General Rumiñahui en homenaje póstumo a Guillermo Ayoví.

Además, desde el órgano parlamentario se presentó una iniciativa para se incluya en el plan de pensiones vitalicias a otros gestores culturales que viven en precariedad, y que en el marco del decenio de los pueblos afrodescendientes, se diseñen programas para garantizar el desarrollo cultural y una vida digna para los pueblos afrodescendientes del Ecuador.

Ivet Celi dijo a esta agencia que Papá Roncón es uno de los referentes de la identidad afroecuatoriana y el más representativo patrimonio de esa cultura, que está en riesgo de perderse.

«No entendemos todavía que la cultura es fundamental para el desarrollo y para la sostenibilidad social, y en el momento en que lo entendemos empezamos a trabajar y nos damos cuenta que disminuyen todos los problemas que tiene la sociedad», señaló.

Su hijo Manuel Ayoví, abogado y músico, dijo a la Agencia Sputnik que ahora viene la difícil tarea de mantener su legado, pero se enfocarán en los niños que quieren aprender.

«En las comunidades lastimosamente a veces desde los gobiernos no hay posibilidades de difundir la cultura, pero nosotros vamos a hacer lo que nos encargaron nuestros mayores y no vamos a dejar morir la marimba. Vamos a seguir enseñando, ya sea la marimba tradicional o la fusionada», señaló.

En tanto, Purita Ayoví, hija de Papá Roncón y quien lo acompañó como cantora, dijo a esta agencia que no hay que llorar su partida, sino escuchar su música y enseñar a tocar la marimba, el cununo, el guasá y los tambores.

«Ahorita que murió los niños vienen a la casa a preguntar cuándo empiezan las clases, ahora todos quieren aprender la marimba», señaló.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (87017 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: