Lula vence el debate electoral decisivo frente a un Bolsonaro disperso y alterado

El debate arrancó con Lula preguntándole a Bolsonaro porqué no había presionado el salario mínimo en los últimos años y recordando que él, en sus años de gobierno, lo subió más de un 70 por ciento.

Bolsonaro no respondió y llamó a Lula «mentiroso» en varias ocasiones, inaugurando una postura reactiva que predominaría durante todo el debate; el líder de la izquierda lanzaba los ataques, y el actual presidente intentaba defenderse.

«Todo el sistema está contra mí», decía Bolsonaro al criticar a los medios de comunicación y al Tribunal Superior Electoral; Lula en algunos momentos llegó a pedir que la cadena de televisión emisora ​​del debate, Globo, le diera un poco de tiempo para que se preparara mejor la respuesta a sus preguntas.

Al hablar de política internacional, Lula dijo que con Bolsonaro Brasil se convirtió en una paria: «Nadie quiere hablar contigo, te autoexiliaste (…) Brasil hoy está más aislado que Cuba», dijo el líder del Partido de los Trabajadores (PT); el presidente respondió criticando las obras que Lula ayudó a financiar en la isla caribeña.

Bolsonaro intentó liderar el debate al hablar de economía, aunque lo hizo de forma superficial, diciendo que Brasil «está yendo muy bien» y que todas las semanas mejoraron los datos. «Estamos batiendo registros de empleos en Brasil», agregó, aunque restó importancia a los datos sobre el aumento del hambre que aportó Lula.

Lula acusó a Bolsonaro de no respetar la Constitución y de verter ataca a los jueces del Tribunal Supremo Federal «todo el santo día», mientras que el presidente defendió la libertad de expresión, la propiedad privada, y volvió a insistir en la idea de que está siendo perseguido.

Bolsonaro también estuvo a la defensiva cuando apareció en el debate el caso del exdiputado Roberto Jefferson, un aliado del presidente que días atrás se resistió a ser detenido y disparó contra la policía, y también se quedó sin palabras cuando Lula le preguntó por qué había recortado fondos para luchar contra la violencia que sufren las mujeres.

Al hablar de medio ambiente, Lula prometió reducir la deforestación en la Amazonía e impedir la minería ilegal dentro de los territorios indígenas, mientras que Bolsonaro minimizó los datos sobre destrucción de la selva diciendo que dos tercios de la superficie del país se encuentran en el mismo estado que encontró a Pedro Álvares Cabral, el navegante portugués que «descubrió» Brasil en el año 1500.

En los mensajes finales, Lula prometió «restablecer la armonía» en el país y subrayó que durante sus años en el gobierno en Brasil se vivía mejor; además, lanzó un mensaje para los indecisos y abstencionistas: «Podemos reconstruir este país, depende de que vayas a votar el domingo», dijo.

Bolsonaro, por su parte, solicitó que los brasileños sean conscientes de que el domingo votarán si Brasil vivirá «en libertad o no», si se respetará la familia brasileña, si el aborto continuará prohibido o no, si se legalizarán las drogas o si se respetará la propiedad privada, lanzando de esta forma mensajes a su electorado más fiel, no tanto a los indecisos.

Las últimas encuestas apuntan a un desenlace muy ajustado en las elecciones del domingo; Según el sondeo del instituto de opinión Datafolha del 27 de octubre, Lula tiene el 49 por ciento de los votos totales, frente al 44 por ciento de Bolsonaro. 

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: