Miles de seguidores de Bolsonaro piden en Río que militares «tomen el poder» en Brasil

Miles de seguidores del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se concentraron frente a la sede del Ejército en el centro de Río de Janeiro (sureste) pidiendo un golpe militar para que el jefe de Estado electo, Luiz Inácio Lula da Silva, no asuma el poder.

Con gritos como «Intervención federal ya» y pancartas como Fuerzas Armadas salven nuestro Brasil, los manifestantes cuestionaban el resultado de las elecciones, que consideran un fraude a pesar de que no hay ninguna prueba en ese sentido.

«Intervención federal quiere decir que el Ejército, los militares, las Fuerzas Armadas, tomen el poder y elijan al presidente, podrán dejar en el poder a nuestro presidente actual», decía Leonardo Souza Lima, empleado en un centro comercial, a la Agencia Sputnik.

Como él, la mayoría de los presentes pedía ayuda a los militares en un momento que consideran muy peligroso para el futuro del país: «Tengo miedo a que instauren el comunismo en Brasil», decía Reginaldo Rodrigues, un sargento reservista de la Marina.

La protesta transcurrió en un clima de normalidad, a pesar del griterío, los petardos y las pancartas con lemas antidemocráticos, algunas de las cuales pedían el cierre del Supremo Tribunal Federal y del Tribunal Superior Electoral.

Los manifestantes no traspasaron el cordón de seguridad montado frente al Palacio Duque de Caxias, sede del comando militar del Ejército en Río, y se limitaron a protestar cantando el himno nacional o incluso rezando el Padre Nuestro.

Más de 150 puntos de las carreteras de Brasil siguen bloqueados por partidarios del presidente Jair Bolsonaro, divulgaro fuentes autoridades locales. Según el más reciente boletín de la Policía de Carreteras, hay «156 puntos con las vías federales obstruidas», una leve disminución respecto a horas previas (167 bloqueos).

La autoridad vial agregó que ya deshizo 574 cierres desde el inicio de las movilizaciones, y que multó a más de 2.000 conductores por bloquear las carreteras, con un valor total de 18 millones de reales (unos 3,5 millones de dólares).

Dos días después de su derrota en las urnas, Bolsonaro, en su discurso, prometió respetar la Constitución, pero no reconoció abiertamente la victoria de Lula y dijo que las manifestaciones populares de los últimos días son fruto de la «indignación» y un «sentimiento de injusticia».

Para muchos de sus votantes, eso fue una señal de que hay que movilizarse: «Fue estratégico, él no lo podía decir de otra forma, porque si no, no estaría dentro de las cuatro líneas de la Constitución», afirmó Marcinho Franca, un funcionario público. A lo largo del día se esperan protestas similares frente a los cuarteles de las principales ciudades del país.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: