Rivalidad entre Canadá y la URSS en hockey sobre hielo hizo que periodistas se comieran sus textos

Las famosas Series del Siglo de 1972 fueron una de las mayores rivalidades de la historia del hockey sobre hielo y dieron pie a una serie de divertidos incidentes con los periodistas que cubrieron los partidos.

En esta famosa fotografía tomada en septiembre de 1972, el reportero canadiense Dick Beddoes come borsch con trozos triturados de su artículo, escrito antes del primer partido entre Canadá y la URSS.

Sorprendentemente, Beddoes no fue el único reportero que hizo una predicción incorrecta y tuvo que cumplir su promesa comiéndose su propio escrito.

Dick Beddoes

El mundo libre contra el comunismo

Aunque el evento se organizó con la intención de crear una competición de los mejores contra los mejores en el deporte del hockey sobre hielo, lo que estaba en juego era mucho más importante que en una competición deportiva normal.

Para los millones de personas que lo veían en todo el mundo, el deporte representaba una rivalidad de mucha mayor magnitud. Para muchos, era una cuestión de rivalidad ideológica, el “mundo libre” luchando contra el comunismo. Los periodistas no estaban exentos de tomar partido. En septiembre de 1972, la objetividad se convirtió en una traición.

Equipo de Canadá

Equipo de Canadá

En una ocasión, en Moscú, a los cinco partidos de la serie, Trent Frayne, del Toronto Star, fue reprendido por el organizador del torneo, Alan Eagleson. Los dos hombres hablaron brevemente a la salida de un ascensor del Hotel Intourist de Moscú después del quinto partido de la serie.

«¿Qué te ha parecido?» preguntó Eagleson.

Frayne respondió que le había impresionado el control del disco y los pases de los jugadores soviéticos.

«Debes ser un puto comunista», exclamó Eagleson.

«Fue la primera vez que vi a los medios de comunicación unidos en una causa común», dijo Ralph Mellanby, director de ‘Hockey Night in Canada’. «Todos están en contra de los rusos. Fue increíble. Los medios de comunicación eran primero canadienses y después periodistas».

Predicciones de los medios de comunicación

Antes de la Serie Cumbre de 1972 en Toronto, el consenso en los medios deportivos canadienses y estadounidenses era que el equipo de Canadá se impondría claramente a los soviéticos.

«El equipo de la NHL los masacrará en ocho seguidos», escribió Gerald Eskenazi de The New York Times.

El equipo de la Unión Soviética

El equipo de la Unión Soviética

«Ocho a cero Canadá – y ese es el resultado del primer partido», escribió Fran Rosa del Boston Globe.

El columnista del Globe and Mail, Dick Beddoes, también hizo su apuesta: «Que Canadá gane ocho partidos a cero. Si los rusos ganan un partido, me comeré esta columna desmenuzada a mediodía en un cuenco de borsch en la escalinata de la embajada rusa».

Una apuesta contra los pronósticos

El otro periodista canadiense que hizo una predicción y la apoyó con la promesa de comerse sus palabras fue John Robertson.

John Robertson

Escribiendo para The Montreal Star, Robertson adoptó una posición escandalosamente contraria al consenso general de los medios de comunicación canadienses. Predijo que el equipo soviético ganaría a los jugadores canadienses. Para respaldar su predicción, que parecía muy poco realista para todo el mundo en Canadá, Robertson prometió comerse su columna si se demostraba que estaba equivocado.

Entre sus colegas y lectores, John Robertson se había ganado la reputación de provocador.

«Robertson, que rara vez era sutil, solía decir que se preocupaba cuando su correo negativo descendía por debajo del 80% del total», recordaba William Houston escribiendo para The Globe and Main en 2002.

En este caso concreto, Robertson enfureció literalmente a todo el mundo, a los organizadores del torneo, a los jugadores canadienses y a los lectores de The Globe and Main.

El propio Robertson afirmó que su predicción fue calculada y se basó en sus observaciones personales del equipo soviético en el trabajo y también en la inadecuada representación de los soviéticos en los medios de comunicación canadienses.

«Antes de que empezara la serie, recuerdo estar sentado en las gradas con un grupo de jugadores canadienses. Me encantaban esos chicos, pero estaban sentados ridiculizando el equipo de los rusos y riéndose de ellos. Nadie quería darles una oportunidad. La columna era medio seria y medio frívola. Pero yo había estado en Rusia y había hecho reportajes sobre su programa de hockey. Y me pareció que era un equipo mejor de lo que se pensaba», escribió Robertson más tarde.

Serie de hockey URSS-Canadá

El primer partido de la serie supuso una gran sorpresa en la historia del hockey canadiense. El 2 de septiembre de 1974, los soviéticos sorprendieron a 18.000 espectadores canadienses, reunidos en el Forum de Montreal, al vencer a sus rivales por 7-3 contra todo pronóstico.

Inmediatamente después de la victoria soviética, se tomó la famosa foto de Dick Beddoes comiendo borsch con trozos de su columna en la escalinata de la embajada soviética en Canadá. El periodista aceptó el hecho de que su predicción era incorrecta y no se privó de cumplir su promesa.

En el segundo partido de la serie, los canadienses ganaron 4-1. En total, el equipo canadiense ganó cuatro de los siete partidos y se impuso a los soviéticos, que ganaron los tres restantes. La rivalidad canadiense-soviética sobre el hielo pasó a la historia como, quizás, la más intensa y competitiva de la historia. Los jugadores de cada equipo se ganaron el respeto de sus rivales y del público de ambos lados del globo.

Los jugadores soviéticos dieron una batalla que nadie en la prensa canadiense había previsto. Pero también los canadienses estaban preparados para la presión y, una vez más, demostraron su condición de líderes en el mundo del hockey sobre hielo.

Resultó que la predicción de John Robertson -la victoria del equipo soviético- estaba mucho más cerca del resultado que el pronóstico abrumadoramente optimista de la prensa canadiense. Por muy cerca que estuviera Robertson del resultado correcto, no lo nombró, ya que los canadienses no perdieron ante los soviéticos como él había predicho.

Se cuenta que a su regreso a Montreal desde Moscú, los colegas de Robertson le sirvieron un plato condimentado con trozos de su columna. Una apuesta es una apuesta; el hombre no pestañeó y se comió todo lo que había en el plato.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: