Estas son las 10 islas más fascinantes de Rusia

Gigantescas rocas redondas en el océano Ártico, un volcán insular y montañas sumergidas. Y algunas de estas islas son obra del hombre, no de la naturaleza.

1. Isla de los volcanes

La isla de Onekotán, en las islas Kuriles, es volcánica en sus dos terceras partes. Dos de ellos, volcán de Krenytsin y Nemo, están activos, aunque las últimas erupciones se produjeron a mediados del siglo XX. El tercero, Tao-Rusir, se considera extinto. Al pie de los volcanes boscosos hay lagos. El lago anular que rodea el pico de Krenitsyn es uno de los más profundos de Rusia, su profundidad máxima es de 369 metros, aunque sólo tiene 15 kilómetros de circunferencia. Este difícil terreno hace que la caminata hacia los volcanes de la isla de Onekotán sea muy difícil. La isla en sí está deshabitada desde hace mucho tiempo, pero hay restos de antiguos asentamientos del pueblo ainu, que vivió aquí hasta finales del siglo XIX.

2. Isla de la roca blanca

Otra sorprendente isla de la cordillera de las Kuriles es Iturup, la mayor del archipiélago. En el norte hay una construcción natural simplemente increíble: las Rocas Blancas. En realidad, no son rocas, sino que están formadas por piedra pómez y vidrio volcánico, por lo que se deshacen literalmente en las manos. En la antigüedad esta parte de Iturup estaba inundada, pero tras la erupción del volcán y el terremoto las rocas -de 40 a 120 m de altura- aparecieron sobre el agua.

3. Isla de las bolas

Se trata de uno de los lugares más alejados de la civilización del planeta, al que la gente rara vez llega. La isla de Champ forma parte del archipiélago de Tierra de Francisco José, en el océano Ártico. Aquí prácticamente no hay plantas ni animales, pero hay piedras redondas de distintos tamaños, desde unos milímetros hasta varios metros, repartidas por toda la isla. Todavía es un misterio quién los hizo y cuándo.

4. Isla con laberintos de piedra

La isla del Gran Zaiatski es uno de los principales lugares de interés del archipiélago de Solovetski en el mar Blanco. Hay 14 laberintos de piedra, trazados por los antiguos habitantes de estos lugares. La descripción científica más detallada de los laberintos fue realizada por el etnógrafo Nikolái Vinográdov en 1927, quien no llegó a conclusiones sobre su función. Probablemente, tenían sentido ritual, y probablemente, tenían sentido práctico: podían servir para pescar.

5. Isla Jardín de Verano

¿Sabías que San Petersburgo está construida sobre 33 islas conectadas por puentes y carreteras? Y uno de los parques más pintorescos de la ciudad, el Jardín de Verano (Letni Sad), es también una isla del mismo nombre. También es el primer parque regular de San Petersburgo, creado en 1704 por orden de Pedro el Grande. Invitó a los mejores arquitectos de su tiempo a crear el parque. Tiene elegantes fuentes y esculturas clásicas. Además, esta isla-jardín también forma parte oficialmente del Museo Estatal de Rusia.

6. Isla fortaleza

Y aquí hay otra isla sorprendente en San Petersburgo, Kotlin, donde se encuentra la ciudad-fortaleza de Kronstadt. En esta ciudad se puede encontrar la increíble ingeniería hidráulica de siglos pasados: un medidor del nivel del mar que se registra a sí mismo, gigantescos muelles y un sistema de fuertes y faros defensivos. La vía fluvial de Kronshtadt está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

7. Isla de osos polares

La gente abandonó la isla de Koliuchin, en el mar de Chukchi, hace 30 años. Ahora sólo hay una estación meteorológica soviética abandonada en esta fría isla, que es querida por los osos polares. Observan los edificios de madera con gran interés, se asoman a las ventanas y juegan donde antes había gente.

8. Isla con plantas gigantes

La isla más grande de Rusia, Sajalín, es sorprendente por su naturaleza. Aunque hay más de mil especies diferentes de plantas aquí, la mayor sorpresa probablemente sea la bardana común y otras hierbas. La razón es que sólo en Sajalín alcanzan 2-3 m de altura. “Si te pilla la lluvia en la montaña, agarra una bardana”, bromean (o no) los lugareños.

9. Isla de la montaña hundida

Las islas de Asaf son un popular lugar de vacaciones en el río Volga, en la región de Ivánovo. Hoy en día sólo hay dunas de arena y bosques de pinos, pero no siempre fue así. Antes de la creación del embalse de Gorki en la década de 1950, las islas eran un monasterio, un antiguo aserradero y algunos edificios residenciales. Todo eso acabó en el fondo del embalse, y lo que queda como islas son las cimas de las montañas de Asaf.

10. Isla de la fábrica

En el mar Caspio, cerca de la ciudad de Kaspiisk, hay una isla-fábrica de la planta de ingeniería Dagdiesel, construida en los años 30 para realizar pruebas. Dentro de esta estructura hay un ascensor, un dormitorio y otras infraestructuras necesarias. Sin embargo, a mediados de la década de 1960 los empleados ya habían abandonado esta isla artificial. No se han comunicado oficialmente los motivos del cierre.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: