Santa Inquisición o “¡Anatema sea!»

Lo dicen los libros: “Salvado, por el Señor, de terribles peligros, yo, Yosef Lumbroso» Es una oración  que al mismo tiempo proclama una fe y reniega de la propia fe. Está guardada en la memoria como uno de los episodios más terribles de la historia de la humanidad. Fueron diez palabras últimas, dolorosas, trágicas y lamentables.

Por Joel Hernández Santiago*

*joelhsantiago@gmail.com

Corresponden a la dramática vida y muerte de una familia. La familia Carvajal, que llegó a México en el siglo XVI, originarios de Portugal y judíos conversos. O por lo menos así lo decían y esto fue la clave de su perdición.

Entre los vestigios de lo ocurrido entonces, está un manuscrito de 46 páginas -9 x 10.5 cms.– y escrito en letra extremadamente pequeña. Su autor fue Luis de Carvajal, conocido como «El mozo«, y quien utilizó el seudónimo de Yosef Lumbroso, un portugués quien, junto con su madre y hermanas, fueron encontrados culpables por la Inquisición de la colonia española de México en el siglo XVI de ser falsos cristianos, «relapsos, impenitentes pertinaces».

Ahí Luis de Carvajal relata su historia desde que salió de Europa con destino al Nuevo Mundo y su llegada a Veracruz. Llegó a la Nueva España con su próspera familia al principio de la colonización del continente americano.

Su tío, Luis de Carvajal «El viejo«, gobernaba parte del norte de México. Luego,el virrey de la Nueva España descubrió que “El mozo” practicaba la religión judía en secreto, lo que significaba un crimen en contra de la religión católica. Hubo enemigos de él quienes así lo declararon. Fue enjuiciado y castigado con pena de muerte en la hoguera, en tiempos de la Inquisición española.

Luis de Carvajal fue detenido una primera vez. Lo dejaron ir bajo arrepentimiento y  advertencia. Se dice que fue para rastrearlo. Pero no renunció a su religión; se convirtió en un líder en la comunidad judía clandestina de México. Se deslizó durante su juicio –sin probarlo-, que además él y su familia intentaron introducir el protestantismo de Martin Lutero (1517) a la Nueva España.

Todo esto hacía que tanto él como su familia fueran objeto de persecución y luego, en distintas fechas y años, quemados en la hoguera por mandato de la Santa Inquisición o Tribunal del Santo Oficio, como fue conocido en México. Las escenas dantescas y dolorosas se llevaron a cabo en hogueras puestas a la vista pública, ‘para ejemplo.’

Antes de ser ejecutado, Luis de Carvajal fue torturado tan brutalmente que reveló los nombres de 120 de sus correligionarios secretos, según relata la historiadora Alicia Gojman. Sus captores lo obligaron a escuchar cómo los «herejes», que incluían a su propia madre, eran torturados en la celda junto a él. “Trató de suicidarse porque no podía con la carga de haber delatado a su familia y amigos, pero no logró», dice Gojman.

Que el cuerpo de Luis de Carvajal o Yosef Lumbroso ardió después de haber sido sometido al garrote vil, junto con el cuerpo de su madre y sus hermanas Isabel, Catalina y Leonor, y otros cuatro «herejes»:

Cinco años más tarde, Mariana, otra hermana, fue quemada públicamente en la estaca. Edicto: “Que sea llevada por las calles publicas desta ciudad caballera en una bestia de albazda y una voz de pregonero que manifieste su delito sea llevada ante un juez… [y sea traído al] lugar que esta seria lado se le da garrote hasta que muera nutra muerte y luego sea quemada en vivas llamas de fuego hasta que se convierte en çenica y a ella no haia ni quede memoria y por esta mi sentencia definitiva juzgando.”.

Decía don Luis González y González, el historiador michoacano, que este tribunal religioso (Que se instaló en México el 2 de noviembre de 1571 hasta principios del siglo XIX), a lo largo de su historia aquí, sólo quemó a la familia Carvajal en la que descargó el odio del Virrey Lorenzo Suárez de Mendoza, quien buscaba despojar a Luis de Carvajal de sus tierras, y dejaba claro que el Santo Oficio no se andaría con tientos para castigar todo intento de afectar al orden católico.

A otros acusados de herejía, apostasía, blasfemia, contra la moral y las buenas costumbres: bigamia, supersticiones; contra la dignidad del sacerdocio y de los votos sagrados: decir misa sin estar ordenado; hacerse pasar como religioso o sacerdote sin serlo; solicitar favores sexuales a las devotas durante la confesión, se les castigaba con azotes y aislados durante largos periodos, para dejarlos ir luego bajo protesta de arrepentimiento y no repetir el delito castigado.

El historiador J. Guiraud define a la Inquisición como: “sistema de medidas represivas, unas de orden espiritual y otras de orden temporal, promulgadas simultáneamente por el poder civil y el poder eclesiástico en defensa de la ortodoxia religiosa y del orden social, igualmente amenazados por las doctrinas teológico sociales de la herejía”

Su fundación tuvo lugar durante la Edad Media, en el Sínodo de Toulouse de 1229 siendo Papa Lucio III. Ahí se expresaba: “En cada parroquia de la ciudad y fuera  de ella los obispos designaron a un sacerdote y a dos o tres laicos, o más si  es necesario, de reputación Intacta, que se comprometan por Juramento a buscar asidua y fielmente a los herejes que vivan en la parroquia.

“Visitarán minuciosamente las casas sospechosas, las habitaciones y cuevas y lugares más disimulados, que deberán ser destruidos si descubren herejes o personas que prestan apoyo o favor, asilo o protección a los herejes, tomarán medidas para impedir que huyan y los denunciarán lo antes posible al obispo y al señor del lugar o a su lugarteniente.”

La Santa Inquisición o Tribunal del Santo Oficio se ocupó enfáticamente en perseguir de forma implacable a musulmanes, judíos y,  luego a protestantes una vez ocurrida el cisma protestante.  También a personas que ‘practicaran la brujería o estuviesen poseídas por el demonio.’

‘Con diferentes penas que van desde la muerte en la hoguera, pasando por la cárcel o la censura de sus libros. Fueron víctimas de este Tribunal personajes como Giordano Bruno (1548-1600), Galileo Galilei (1564-1642), Nicolás Copérnico (1473-1543) entre muchos otros.’

La Inquisición española fue instaurada con autorización del Papa Sixto IV, por los Reyes Católicos en 1478. Dos años después inició sus juicios en Sevilla. Luego se expandió al resto de España y sus colonias.

«Nos don Fernando e Isabel por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, León, Aragón y otros dominios de la corona] (…) mandamos echar y echamos de todos nuestro reinos y señoríos occiduos y orientales a todos los judios y judias grandes y pequeños que en los dichos reinos y señorios nuestros están y se hallan (…) al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras (…) si algún judío (…) es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.

Y lo dicho: 2 de noviembre de 1571 se estableció el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en la Ciudad de México, ‘para la protección de la fe.’. Fue siempre un Tribunal implacable.

Perseguía aquí cualquier atisbo o sospecha de herejía, brujería o intromisión en la ortodoxia católica y a quienes se encontrara culpables se les sometía a castigos aberrantes y luego quemados sólo en imagen, en hogueras expuestas al público. Se instituyó a través del Tribunal de la Fe por orden de Felipe II, nombrando a Pedro Moya de Contreras como inquisidor mayor en estos reinos.

En adelante se convertiría en un Tribunal muy temido. Atemorizaban, sobre todo, las acusaciones sin fundamento y que sin probanza alguna dejaban inermes a los señalados.

Los castigos más utilizados fueron: el garrote vil, la silla inquisidora, la doncella de hierro, el banco de estiramiento, la máquina desgarra senos,  el rompe cráneos, el aplasta pulgares y  la máquina quebranta rodillas.

Esto así, hasta que las cortes generales y extraordinarias decretaron en España la abolición de la Inquisición en sesión del 8 de diciembre de 1812 en Cádiz. El decreto se pronunció en México en 1813, aunque quedó definitivamente abolida hasta 1820.

«Tengo la boca llena de tierra… Tengo la boca llena de ti, de tu boca. Tus labios apretados, duros como si mordieran oprimidos mis labios… Trago saliva espumosa; mastico terrones plagados de gusanos que se me anudan en la garganta y raspan la pared del paladar… Mi boca se hunde, retorciéndose en muecas, perforada por los dientes que la taladran y devoran…» Juan Rulfo.

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: