10 obras maestras de la música rusa que debes conocer

Seguro que alguna vez has escuchado todas estas melodías clásicas, porque la verdad es que son muy conocidas. Pero lo que igual no sabías es que fueron compuestas por los músicos rusos.

1. Mijaíl Glinka: ‘La canción patriótica’ (1833)

Glinka es considerado el padre de la escuela rusa de música clásica, se le llama el “Pushkin musical”. Sus obras más conocidas son las óperas Ruslán y Liudmila y Una vida por el zarLa canción patriótica es la quintaesencia de la búsqueda creativa de Glinka para revelar el carácter ruso. La composición fue concebida como el primer himno nacional de Rusia, pero no fue aprobada durante la época zarista. En cambio, esta música, con una nueva letra, fue el himno de Rusia de 1990 a 2000.

2. Piotr Chaikovski: ‘Danza de los pequeños cisnes’ del ballet ‘El lago de los cisnes’ (1876)

Es difícil elegir una obra de Chaikovski: su música es tan conocida y reconocible que no necesita presentación. Y su ballet El lago de los cisnes se ha convertido en parte de la cultura mundial: se puede ver en todo el mundo. Una melodía de la saga de Odette y su pérfido alter ego Odile puede ser identificada inequívocamente incluso por un niño ruso: se trata, por supuesto, de Danza de los pequeños cisnes.

3. Piotr Chaikovski: ‘Danza rusa’ del ballet ‘El cascanueces’ (1892)

El cascanueces, otro de los ballets mundialmente conocidos de Chaikovski, se ha convertido en todo un símbolo de las fiestas de Año Nuevo y Navidad. Muchas de las melodías del ballet son bien conocidas. Especialmente la alegre Danza rusa del divertimento, cuando las muñecas españolas, árabes, chinas y rusas bailan delante de Marie y del Príncipe Cascanueces en agradecimiento por haberles salvado del Rey Ratón.

4. Piotr Chaikovski: Concierto para piano y orquesta nº 1 (1875)

Chaikovski pretendía que su obra fuera interpretada por el virtuoso pianista Nikolái Rubinstéin, pero éste rechazó la propuesta. En el estreno del concierto, la parte principal fue interpretada por Hans von Bülow con la Orquesta Sinfónica de Boston. Tras el tremendo éxito, el propio Rubinstéin cambió de opinión y tocó el concierto varias veces. Es una de las melodías sinfónicas más reconocidas. Además, sonó en lugar del himno nacional ruso cuando los atletas rusos subieron al podio en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y 2022 en Pekín.

5. Alexánder Borodín: ‘Vuela sobre las alas del viento’ de la ópera ‘El príncipe Ígor’ (1890)

La ópera El príncipe Ígor se basa en el antiguo cuento ruso El cuento de la campaña de Ígor. De las obras sinfónicas, es una de las más rusas en cuanto a espíritu y atmósfera. Aquí hay un poderoso sonido del coro folclórico, e instrumentos folclóricos, y conmovedoras arias y lamentos en un entorno ruso.

En la historia, el príncipe Ígor emprende una campaña militar contra los polovtsianos. Un gran fragmento del ballet son las Danzas polovtsianas en el campamento del kan que ha conquistado las tierras rusas. El coro de esclavas canta la penetrante canción Vuela sobre las alas del viento, una de las melodías rusas más memorables.

6. Nikolái Rimski-Kórsakov: ‘El vuelo del abejorro’ de la ópera ‘El cuento del zar Saltán’ (1899)

Rimski-Kórsakov compuso 15 óperas, en muchas de las cuales interpretó el folclore y la cultura rusa. Uno de ellos, El cuento del zar Saltán, se basa en la obra homónima de Alexánder Pushkin, en la que hay mucha magia, incluido el encuentro del príncipe Güidón con la bella princesa Cisne. Una de las melodías más famosas de la ópera es el virtuoso interludio orquestal El vuelo del abejorro. Este es el acompañamiento musical de la escena en la que Güidón se convierte en abejorro para volar en secreto hacia su padre.

7. Serguéi Prokófiev: ‘Danza de los caballeros’ del ballet ‘Romeo y Julieta’ (1935)

Este ballet no sólo fue la obra más popular de Prokófiev, sino uno de los ballets más populares del siglo XX. Se estrenó en 1940 en el Teatro Mariinski de Leningrado. La melodía más reconocible del ballet es la Danza de los caballeros. Seguro que lo has escuchado (por ejemplo, se utiliza en la canción Party Like a Russian de Robbie Williams).

8. Dmitri Shostakóvich: ‘Sinfonía Nº 7 en do mayor’ (Leningrado), 1941

Dmitri Shostakóvich es uno de los compositores con más talento del siglo XX. Fue nominado al Óscar por su adaptación de la música de Modest Músorgski para la adaptación cinematográfica de la ópera Jovánshchina. Shostakóvich se encontraba en Leningrado al comienzo de la Segunda Guerra Mundial: daba clases en el Conservatorio y quería presentarse como voluntario en el frente. Pero no le llevaron a la guerra y siguió enseñando música a sus alumnos. Comenzó a trabajar en la sinfonía durante el bloqueo, mientras era bombardeado por la aviación alemana, y la terminó cuando ya estaba evacuado. La sinfonía consta de cuatro movimientos y está dedicada a Lenin, la Revolución de Octubre y Leningrado. Se estrenó en Leningrado en 1942.

9. Aram Jachaturián: ‘Danza del sable’ del ballet ‘Gayane’ (1942)

El compositor soviético Jachaturián recibió el Premio Stalin por su ballet Gayane, en el que describía su Armenia natal y el colorido local, así como el régimen soviético y las granjas colectivas. Danza del sable, interpretada durante la escena de la boda de los protagonistas al final del ballet, se convirtió en un auténtico éxito mundial. Fue reproducida literalmente por todas las máquinas de discos de EE UU, interpretada por orquestas estadounidenses y encabezó las listas de éxitos musicales. Hay una divertida leyenda relacionada con la obra: se dice que Salvador Dalí invitó a Jachaturián, que estaba de gira por España, a visitarle. El compositor esperó al excéntrico artista en el vestíbulo de su casa durante horas, tras lo cual Dalí salió corriendo absolutamente desnudo al son de la Danza del sable, bailó delante del autor y se marchó.

10. Gueorgui Svirídov: Suite ‘¡Tiempo, adelante!’ (1965)

Esta composición se dedicó a la construcción de la primera etapa de la Siderúrgica de Magnitogorsk en la URSS, pero se convirtió en una verdadera banda sonora de la época soviética: una melodía alegre con percusión resonante refleja perfectamente el progreso, la industrialización y la energía del nuevo país. La suite se hizo conocida por absolutamente todos los rusos cuando se convirtió en el telón de fondo musical del principal programa informativo de televisión Vremia.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: