Cómo un científico soviético descifró la escritura maya

Yuri Knórozov encontró la clave para leer los textos de esta antigua civilización. Sin embargo, no viajó a México por primera vez hasta 40 años después de su histórico descubrimiento.

El introvertido y silencioso científico era visto como un excéntrico. Hablaba poco sobre sí mismo, por lo que se le conocía como un genio excéntrico y una persona misteriosa, y  todo tipo de rumores e historias circulaban sobre él. También le gustaban los gatos: en todos sus artículos científicos intentaba publicar un retrato con su querida Áspid (e incluso la incluía como coautora, pero los editores tachaban su nombre). Además, se interesó por el misticismo: escribió sobre chamanismo y estudió la conexión entre el pueblo ainu de las Kuriles y los indios, trabajando en el desciframiento de la escritura de la isla de Pascua y la lengua protoindia.

Yuri Knórozov

Yuri Knórozov.

Cuando, a principios de los años 90, el anciano Yuri Knórozov llegó por primera vez a México, fue recibido como una estrella: casi todos los niños de allí lo conocían, aunque en Rusia pocos habían oído hablar de él. El hecho es que Knórozov fue capaz de resolver el principal enigma de América, que durante varios siglos intentaron conseguir sin éxito todos los científicos del mundo de habla hispana – descifró la escritura de la civilización maya. ¿Cómo lo consiguió y por qué decidió dedicarse a esto?

Knórozov nació en 1922 en el seno de una familia de la intelectualidad rusa en Járkov. Sobrevivió a una grave hambruna en la Ucrania soviética en la década de 1930 y posteriormente fue considerado no apto para el servicio militar.

Estaba en su segundo año en la Universidad de Historia de Járkov cuando la ciudad fue ocupada por los nazis. No se sabe mucho sobre la vida de Knórozov durante la ocupación: en la época soviética no se solía hablar de ella, y era mejor ocultar este hecho. Tras la ocupación, toda la familia se trasladó a Moscú, y Knórozov fue trasladado no sin dificultad a la Universidad de Moscú, donde se interesó seriamente por la etnografía.

El historiador, etnógrafo, lingüista y epigrafista soviético Yuri Knórozov trabajando, el 17 de julio de 1952, URSS. Leningrado.

El historiador, etnógrafo, lingüista y epigrafista soviético Yuri Knórozov trabajando, el 17 de julio de 1952, URSS. Leningrado.

De Moscú se trasladó a Leningrado, donde, a instancias de sus profesores, fue contratado para trabajar en el Museo de Etnografía de los Pueblos de la URSS. Llevó una vida ascética e incluso empobrecida. Se le asignó una pequeña habitación en un edificio frente al museo y llevaba la misma ropa humilde. Compartía una sala de trabajo con otros científicos y, rodeado de pilas de libros polvorientos en su pequeño escritorio, resolvía los principales misterios de la humanidad, en su tiempo libre.

Un científico soviético que intenta encontrar la clave del enigma maya

De vuelta a Moscú, Knórozov se encontró con un artículo del científico alemán Paul Schelhas, que sostenía que el desciframiento de la escritura maya es una tarea insoluble. El joven científico se lo tomó como un reto.

“Lo que inventa una mente humana puede ser resuelto por otra mente humana”, dijo posteriormente Knórozov en una entrevista. Nadie en la URSS había abordado el tema antes que él, así que decidió intentarlo.

En su época de estudiante en la Universidad de Moscú, Knórozov ayudó a ordenar el archivo de trofeos militares de Alemania y entre el material de la biblioteca de Berlín encontró una edición de los tres Códices Mayas manuscritos que se conservan, publicados en 1930. Además, dio con otro documento crucial: una La Relación de las cosas de Yucatán del siglo XVI. Fue escrito por el obispo católico Diego de Landa tras la conquista española de México y los mayas. En él dio información sobre la cultura y la escritura de esa civilización, esbozó unos 30 jeroglíficos e incluso propuso su propia versión del alfabeto con escritura latina.

Imagen del manuscrito de Diego Landa 'La relación de la cosas de Yucatán'

Imagen del manuscrito de Diego Landa ‘La relación de la cosas de Yucatán’.

“Mi primer paso fue utilizar lo que se conoce como estadísticas posicionales. Su esencia es contar los caracteres que ocupan una determinada posición. El objetivo de la técnica es averiguar qué caracteres y con qué frecuencia aparecen en determinados lugares, por ejemplo al final o al principio de una palabra, más que su número en general…”, – Knórozov explicó en una entrevista al periódico Vecherni Leningrad el método matemático que aplicó. Tras estudiar los documentos, se dio cuenta de que cada signo maya se lee como una sílaba, y propuso un sistema para leer toda la lengua.

En 1952, el científico publicó en una revista etnográfica un artículo titulado La escritura antigua en Centroamérica, en el que exponía su método. El trabajo despertó el interés de los círculos científicos, y un profesor Knórozov de Moscú le invitó a escribir su tesis doctoral sobre el tema. Es más, el profesor solicitó un doctorado para su subordinado, obviando el título del candidato al doctor, que era una rareza en la ciencia soviética (en la URSS y en la Rusia actual hay dos grados de posgrado: candidato al doctor y doctor).

El desciframiento de la escritura maya ofreció nuevos conocimientos sobre la antigua y más enigmática civilización de América del Norte y Centroamérica, y una comprensión más profunda de su cultura y modo de vida, que fueron de inmenso interés para el mundo, y especialmente para los hispanos.

La dificultad radicaba en que las conclusiones de Knórozov sobre el desarrollo de la civilización maya contradecían el marxismo soviético… “Traduje al ruso un libro del misionero español Diego de Landa <…> y descubrí con horror que los mayas tenían una lengua escrita, un ejército y un aparato administrativo; ¡significa que tenían un Estado! Engels dijo que los mayas sólo llegaron a un estado de barbarie”, recordó Knórozov. Sin embargo, logró encontrar una salida a la delicada situación subrayando que sus conclusiones sólo complementan a Engels, no lo refutan.

Una estrella latinoamericana que sólo visitó el país en los años 90

Monumento a Yuri Knórozov en Mérida, Yucatán, México. Regalo del pueblo ruso al pueblo maya de Yucatán en México

Monumento a Yuri Knórozov en Mérida, Yucatán, México. Regalo del pueblo ruso al pueblo maya de Yucatán en México.

Tras la publicación del artículo de Knórozov El misterio de los mayas en la revista Unión Soviética en 1956, la comunidad mundial se dio cuenta de su logro. El científico también publicó una monografía sobre la escritura maya y (¡oh, milagro!) le dejaron salir al extranjero para participar en el Congreso de Americanistas de Copenhague, donde hizo un informe sobre su descubrimiento.

Estudiantes, científicos e incluso políticos mexicanos comenzaron a ir a visitar a Knórozov en Leningrado. Incluso le visitó el depuesto presidente de Guatemala, Jacobo Arbenz Guzmán, y dejó en el libro de visitas del museo una nota del “amable científico soviético Knórozov, al que tanto debe nuestro pueblo maya”.

Pirámide de Kukulkán, Chichen-Itza, Yucatán, México

Pirámide de Kukulkán, Chichen-Itza, Yucatán, México.

Y en la década de 1970 el primer mayista soviético también publicó una traducción de los textos mayas disponibles. Recibió el Premio Estatal de la URSS por sus méritos científicos, le compararon con Jean Champollion, que descifró los jeroglíficos egipcios en el siglo XIX. Esta analogía, por supuesto, era increíblemente halagadora para Knórozov.

Glifos mayas de estuco expuestos en el museo de Palenque, México

Glifos mayas de estuco expuestos en el museo de Palenque, México.

El sueño de Knórozov de ver “vivos” los escritos mayas no se hizo realidad hasta la década de 1990: habían pasado 40 años desde su descubrimiento, y ya era un hombre mayor. El científico fue a Guatemala por invitación personal del presidente, y luego visitó México en tres ocasiones. Finalmente, visitó por primera vez los principales monumentos arquitectónicos mayas: Palenque, Mérida, Ushmal, Tsibilchaltun y muchos otros. También recibió una condecoración honorífica del embajador de México en Rusia, la Orden del Águila Azteca, de la que se sentía muy orgulloso.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86961 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: