EEUU, dispuesto a convertir a Europa en un desierto industrial para mantener su hegemonía comercial

Estados Unidos apuesta por medidas que le permitan fortalecer el dólar y mantener su hegemonía global, a costa de las repercusiones que esto podría generar contra sus socios europeos, afirmó a Sputnik un experto en macroeconomía.

«EEUU está fortaleciendo el dólar y Europa se ha doblegado a las posiciones de EEUU frente a Rusia. Para EEUU, el enemigo a vencer es Rusia y ha subordinado a Europa en torno a este conflicto», declaró a Sputnik el investigador Arturo Huerta, doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El especialista considera que parte del problema es que «los bancos centrales están encarando mal el problema» de la inflación y apuestan por el incremento de las tasas de interés, lo que beneficia «a la banca, el sistema financiero, y está descapitalizando a los deudores», sin ofrecer soluciones a la falta de energéticos o alimentos que es precisamente lo que ha provocado la inflación, no el aumento de demanda.

La situación podría agravarse en cuanto entre en medida la ley para la Reducción de la Inflación de EEUU. El marco normativo propone incentivos por más de 360.000 millones de dólares para empresas que usen energías limpias e incluso para aquellas que busquen pasar a este modelo, principalmente en la industria automotriz.

Para The Economist, este plan podría agravar el proceso de desindustrialización que atraviesan varios países de Europa (principalmente Alemania) provocado por el aumento de los precios de las tarifas eléctricas y de gas, lo que ha llevado a varias industrias a reducir su producción e incluso a cerrar.

La situación ya prendió las alertas en la Unión Europea. El comisionado de Mercado Interno de la Unión Europea, Thierry Breton, consideró el plan de Joe Biden como una «amenaza existencial» para la economía europea, pues se espera que al entrar en vigor, diversas firmas opten por trasladar sus operaciones al continente americano.

Por su parte, el ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, ha impulsado junto a su homólogo francés, Bruno Le Maire, responder a este plan con un paquete industrial que contrarreste las medidas de EEUU y permita a Europa competir en un terreno parejo.

No obstante, el doctor Arturo Huerta advierte que, sin importar qué medidas aplique Europa, estas no tendrán los resultados esperados mientras se sigan subiendo las tasas de interés, lo que encarece los créditos, necesarios para aumentar la inversión y la producción.

«Para aumentar la oferta, para encarar la escasez de recursos tienes que aumentar la producción y para incrementarla la producción necesitas de incrementar la inversión, y la inversión requiere de créditos baratos, requiere del incremento al gasto público, requiere de subsidios», sostuvo.

Parte de las soluciones ofrecidas son precisamente subsidios que incentiven la inversión dentro de territorio europeo, así como algunas exenciones fiscales, según funcionarios europeos consultados por Político.

Países como Francia, incluso, han comenzado a tener reuniones con los CEO de varias industrias con el fin de evitar que lleven sus inversiones a territorio estadounidense, como ocurrió el pasado 21 de noviembre cuando Emmanuel Macron tuvo una junta con los dirigentes de empresas como Volvo, BMW, Ericsson y hasta AstraZeneca.

Aun cuando la ley no ha entrado en vigor, varias empresas europeas ya voltean a EEUU como una mejor opción y han presentado sus intenciones de aumentar sus inversiones en dicho país. Algunas de ellas son la española Iberdrola, la empresa sueca creadora de baterías Northvolt, y la alemana BASF, la cual ya anunció sus planes para reducir «permanentemente» sus operaciones en Europa.

Los factores son diversos. Uno de los principales es el encarecimiento de los insumos energéticos, pues si bien EEUU ha mantenido sus envíos de gas y petróleo, las tarifas aún se mantienen altas, pese al llamado que hizo el propio presidente Biden a las empresas energéticas para reducir sus ganancias.

Incluso, frente a las alertas sobre la posibilidad de que EEUU cambie su ley para la Reducción de la Inflación para no afectar a Europa, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, adelantó desde octubre pasado que no ven posibilidades de hacer alguna modificación.

Lo anterior, para el doctor Arturo Huerta, se tratan de acciones que buscan mantener la fortaleza del dólar para no perder su hegemonía en una economía que cada vez es más multipolar y diversifica hasta su mercado de divisas.

«EEUU ha ido perdiendo su presencia en el comercio internacional, y luego también hay una tendencia: si bien el dólar sigue dominando a nivel mundial, ya no tiene la misma presencia que tenía hace 20 años, muchos países están recurriendo a otras monedas», recuerda el académico.

En este sentido, el economista recuerda que los apoyos que ha enviado EEUU a Europa en el contexto de la afectación a la cadena de suministros «están condicionados a que se instrumenten políticas en contra de Rusia», su principal rival junto con China.

Para Huerta González, estos factores forman parte de un replanteamiento «del modelo de globalización» donde las potencias pueden apostar a dos opciones, la primera, mantener controles de la oferta y la demanda con las tasas de interés, y la segunda es la apuesta por la autosuficiencia o por acciones como el nearshoring, consistente en trasladar ciertas industrias a países extranjeros para, entre otras cosas, facilitar los procesos de manufactura, exportación e importación.

Precisamente China es una de las naciones que los últimos años ha crecido más en esta actividad. Tan solo como ejemplo, en México, entre y septiembre de 2022 se reportó que empresas chinas alquilaron 4.224.000 pies cuadrados de naves industriales, lo que representa más del 80% del total áreas rentadas durante el año por empresas extranjeras.

A esto se suman iniciativas como la de la Franja y la Ruta, con la cual China ya tiene presencia comercial y económica en 149 países donde, además de establecer industrias de diversa índole, también invierte en proyectos de infraestructura.

«El enemigo principal es China, y [EEUU] está llevando a Europa a tomar distancia respecto a China, pero no lo va a lograr, porque [China] se ha convertido en un socio importante en prácticamente todo el mundo», afirma Huerta González.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88613 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: