Relaciones París-Berlín: ¿por qué siguen enemistadas?

Alemania y Francia, dos rivales del pasado, aún mantienen relaciones bastante tensas pese a que son miembros de la Unión Europea (UE). ¿Podrían estas relaciones complicadas agravarse en un futuro próximo debido a las cuestiones económicas y de defensa?

La ministra francesa de Asuntos Exteriores, Catherine Colonna, argumentó que tanto el presidente de Francia, Emmanuel Macron, como el canciller alemán, Olaf Scholz, comparten la opinión de que la relación entre París y Berlín sigue siendo una «fuerza motriz» para Europa en sus recientes comentarios. Sin embargo, parece que existe cierto desacuerdo entre los dos líderes europeos.

Economía

La crisis energética que se apodera del bloque europeo a raíz de las sanciones antirrusas afecta al diálogo entre Francia y Alemania. En la actualidad, Berlín considera el proyecto del gasoducto Midi-Catalonia (MidCat) como solución para reducir la dependencia de la UE de los suministros de Rusia. Sin embargo, París se opone a la reanudación de la construcción de esta turbina.

Además, Francia estima que este proyecto retrasado de 3.000 millones de euros (3.100 millones de dólares) para transportar gas desde las terminales españolas de gas natural licuado (GNL) a Europa central no es viable desde el punto de vista financiero, por lo tanto aboga por el desarrollo de energía verde.

Así, Madrid y París ya pasaron de las palabras a los hechos. Al margen de una cumbre de la UE celebrada en octubre, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, cerraron un acuerdo para sustituir el gasoducto MidCat por un nuevo proyecto de «corredor de energía verde».

Cabe destacar que los dos países viven la crisis energética de manera diferente. En particular, Alemania aboga por cumplir con la llamada Energiewende, es decir, la política alemana de transición al uso de las energías renovables. Sin embargo, por el momento se ve obligada utilizar el gas natural y carbón al tiempo que abandona por completo la energía nuclear este año. Por su parte, París mantiene su compromiso con la energía nuclear. Estas distintas estrategias elegidas también contribuyen a una discrepancia de opiniones sobre las políticas energéticas.

Seguridad europea y problemas de defensa

La operación militar especial de Rusia que fue lanzada en febrero desveló nuevos lados de la disputa entre los dos países que encabezan la UE. Así, expertos estadounidenses sostienen que el conflicto armado en Ucrania exacerbó una «brecha fundamental» entre Berlín y París, «causando fricciones por ambas partes».

En particular, la pregunta principal es ¿quién se encarga de la seguridad europea? Anteriormente, parecía que Francia —que se pronunciaba a favor de la creación de un ejército único de la UE— es el país que daba garantías de seguridad. No obstante, a pesar de que las ideas de Macron sobre la «autonomía estratégica» de Europa son llamativas, desde Berlín sugirieron que el presidente francés aclarara en qué consiste su plan.

Mientras tanto, como la OTAN se ocupa de la seguridad europea actualmente, la nueva prioridad del canciller Scholz es mejorar la relación de Berlín con Washington, según los expertos.

Asimismo, la cooperación franco-alemana en el ámbito de defensa no está pasando por su mejor momento. Mientras se nota una congelación de una serie de proyectos militares conjuntos entre Francia y Alemania, Berlín gasta gran parte de su fondo especial de 100.000 millones de euros (105.000 millones de dólares) —que está destinado para modernizar sus Fuerzas Armadas— en la compra de los aviones de guerra estadounidenses de quinta generación F-35. En consecuencia, el conflicto se profundiza.

Alemania también echó más leña al fuego al lanzar una iniciativa centroeuropea de defensa antimisiles con 14 países, excluidos los del sur de Europa, lo que significa que Francia no participa en ella. El proyecto llamado Escudo del Cielo Europeo reúne al Reino Unido, Bélgica, Países Bajos, Noruega y Finlandia, junto con muchos países del flanco oriental de Europa, como Bulgaria, Rumanía, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría.

De ahí que la negativa de Scholz a apoyar la idea de Macron de mantener la soberanía europea y la defensa común también pueda aumentar las tensiones franco-alemanas, sobre todo, cuando Alemania muestra que no quiere realizar proyectos militares con la participación de Francia.

Cumbre retrasada

Por si fuera poco, la cumbre franco-alemana del 26 de octubre para relanzar los programas bilaterales de cooperación militar había sido aplazada hasta enero, al parecer por problemas de agenda, en una iniciativa de Macron y Scholz.

Asimismo, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Heberstreit, admitió que hay una serie de temas, incluidos los de defensa y energía, en los que ambas partes aún no han llegado a un acuerdo político.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88467 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: