Así fue el juicio a Paulus, el mariscal nazi de Stalingrado, en Nuremberg

Se cree que el general Friedrich Paulus, mariscal de campo de la Wehrmacht, murió en enero de 1943 cerca de Stalingrado. Alemania incluso celebró su funeral. Sin embargo, en febrero de 1946, para total sorpresa de los presentes, apareció en la sala del tribunal de Nuremberg.

A mediados de enero de 1943, la situación del 6º Ejército alemán en Stalingrado se había vuelto crítica. El que fuera el ejército terrestre más fuerte de la Wehrmacht estaba perdiendo fuerza. El 28 de enero, los restos del ejército estaban divididos en tres partes. Los soviéticos acabaron con éxito la resistencia alemana.

Friedrich Paulus capturado por el Ejército Rojo durante la batalla de Stalingrado, Unión Soviética, 1943.

Friedrich Paulus capturado por el Ejército Rojo durante la batalla de Stalingrado, Unión Soviética, 1943.

Friedrich Paulus envió repetidamente mensajes de radio al Führer, pidiendo permiso para rendirse con el fin de salvar las vidas de los soldados. Sin embargo, todas las solicitudes fueron rechazadas categóricamente. El 30 de enero, Hitler envió un informe por radio al cuartel general de Paulus en el que le otorgaba el rango de mariscal general de campo y le informaba, entre otras cosas, de que «ningún mariscal de campo alemán había sido hecho prisionero». Así, una vez más, quedaba claro que si perdía la batalla de Stalingrado el comandante debía suicidarse. Esta fue la gota que colmó el vaso. Cuenta la leyenda que Paulus, tras leer este radiograma, dijo a sus subordinados: «Quiere que me pegue un tiro, pero no le daré esa alegría».

Al día siguiente, 31 de enero, ordenó a su subordinado que se pusiera en contacto con los soviéticos para negociar la rendición. Ese mismo día, los soldados del 64º Ejército capturaron al comandante del 6º Ejército y a todo su personal.

Paulus se reúne con el Coronel General Heitz y otros oficiales alemanes, capturados en Stalingrado.

Paulus se reúne con el Coronel General Heitz y otros oficiales alemanes, capturados en Stalingrado.

La derrota del 6º Ejército de la Wehrmacht, y especialmente su rendición, tuvo un efecto abrumador sobre el Führer. Las autoridades trataron de ocultar a los ciudadanos el hecho de que los soviéticos habían hecho prisioneros a los soldados alemanes en masa. Se declararon tres días de luto en Alemania. Hitler organizó un funeral simbólico para Paulus y colocó en la tapa de un ataúd vacío el bastón de mando del mariscal de campo, que su general nunca recibió.

Operación Satrap

En el ejército alemán de la época no había nadie con más autoridad que Friedrich Paulus. Era respetado tanto por sus compañeros y subordinados como por el propio Canciller del Reich. Paulus fue uno de los que participó en la elaboración del plan estratégico Barbarroja para la derrota de la URSS. Por ello, para los dirigentes soviéticos era muy importante que abandonara sus convicciones y comenzara a cooperar con las autoridades soviéticas. Un conjunto de medidas para persuadir al mariscal de campo nazi se llamó Operación ‘Satrap’.

El cambio radical en las opiniones de Paulus se produjo en el verano de 1944, cuando recibió dos noticias. La primera fue la muerte de su hijo, uno de sus gemelos, el capitán Friedrich Paulus Jr. en febrero de 1944 en Italia. La segunda fue la ejecución de los conspiradores contra Hitler el 20 de julio de ese año (el ejecutor directo del atentado contra el Führer fue el tristemente célebre coronel Klaus von Stauffenberg). Varios oficiales de la Wehrmacht que habían participado en el complot, que eran cercanos a Paulus y compartían sus opiniones, fueron ejecutados. El antiguo mariscal de campo se dio cuenta de que si estos hombres iban contra Hitler, el juego valía la pena.

Las autoridades soviéticas emprendieron una contrapropaganda contra la falsa información difundida por los nazis sobre la supuesta muerte del mariscal de campo en Stalingrado. Desde agosto de 1944, la radio moscovita emitió en alemán el llamamiento de Paulus al pueblo alemán. En él, el exmariscal de campo instó a sus compatriotas a «eliminar a Adolf Hitler y establecer una nueva dirección estatal que ponga fin a la guerra» y restablezca «relaciones pacíficas y amistosas con el enemigo actual». Se lanzaron octavillas con el texto del discurso del comandante alemán sobre el territorio bajo control de la Wehrmacht. Así, Paulus se convirtió en uno de los propagandistas activos en la lucha contra el nazismo. Se unió al comité «Alemania Libre» en la Unión Soviética, iniciado por el Partido Comunista Alemán para trabajar con los oficiales alemanes capturados

La llegada de Paulus a Nuremberg

En 1942, la URSS ya había propuesto la celebración de un «tribunal internacional especial» para juzgar y «castigar con todo el peso de la ley penal a todos los dirigentes de la Alemania nazi que, durante la guerra, estuvieran en manos de las autoridades de los Estados que luchaban contra la Alemania de Hitler».

Perfil de Paulus en el NKVD.

Perfil de Paulus en el NKVD.

En el momento en que Paulus fue hecho prisionero, las negociaciones sobre la organización de un tribunal internacional estaban en marcha, pero sin grandes avances debido a las diferentes posiciones de los aliados (entre Gran Bretaña y EE UU, por un lado, y la URSS, por otro). Así, el 23 de abril de 1945, al final de la guerra, Gran Bretaña propuso ejecutar a los criminales sin juicio. Se creía que, en teoría, los defensores podían exonerar a los nazis. Las negociaciones reales entre la URSS, EE UU, Gran Bretaña y Francia sobre la creación de un tribunal habían comenzado el 26 de junio y duraron hasta el 8 de agosto de 1945. Al final de las negociaciones, se decidió finalmente crear un tribunal, que se inauguró en Nuremberg el 20 de noviembre de 1945.

Sin embargo, un año después, en el otoño de 1946, el juicio estaba paralizado. La defensa y los propios acusados comenzaron a proclamar que el ataque alemán a la URSS había sido una medida preventiva. El propio Hitler justificó el estallido de la guerra ya el 22 de junio de 1941, el día del ataque a la Unión Soviética, en su discurso radiofónico al pueblo alemán: «El pueblo alemán nunca ha tenido sentimientos hostiles hacia el pueblo de Rusia. Desde hace más de dos décadas, el poder judío-bolchevique de Moscú intenta incendiar no sólo a Alemania, sino a toda Europa.»

Para disipar el rumor de una medida preventiva de la Alemania nazi contra la URSS, la delegación soviética en Nuremberg proporcionó transcripciones del interrogatorio de Paulus en Moscú. Sin embargo, la defensa de los acusados calificó todos los documentos de falsos, y la propia transcripción de una invención.

Enver Mamedov; Friedrich Paulus.

Enver Mamedov; Friedrich Paulus.

Las autoridades soviéticas decidieron llevar al ex mariscal de campo a Nuremberg para que declarara en total secreto.

Ni siquiera los estadounidenses fueron informados de la llegada de Paulus, aunque la ciudad estaba en la zona de ocupación americana. Enver Mamedov, un intérprete de la delegación soviética, algo parecido a Paulus, fue contratado para escoltar al antiguo mariscal de campo a Nuremberg. Así que dos coches atravesaron los puestos del ejército estadounidense en la frontera con la zona de ocupación soviética, con hombres con trajes idénticos y sombreros a juego en el asiento trasero. En el primer coche iba Mamedov, que iba a ser el cebo para un posible intento de asesinato, mientras que en el segundo coche iba Paulus con documentos falsos para que no pudiera ser identificado en caso de muerte.

La comparecencia de Paulus ante el tribunal

El 11 de febrero de 1946, la parte de los autores nazis volvió a afirmar que el testimonio de Paulus había sido «fabricado o realizado bajo presión y tortura en las celdas del NKVD». A esto, el presidente del Tribunal Supremo, Geoffrey Lawrence, preguntó al fiscal soviético Román Rudenko:

– ¿Cuántos días habrían tardado los soviéticos en entregar a Paulus a Nuremberg?

Era el momento de sacar la carta de triunfo. Rudenko respondió a Lawrence con indiferencia:

– Treinta minutos. Paulus está en la residencia de la delegación soviética aquí en Nuremberg.

Interrogatorio de Paulus.

Interrogatorio de Paulus.

Un hombre con un traje nuevo, hecho especialmente para él en la URSS, y botas pulidas entró en el vestíbulo. Fue un efecto bomba. Aunque todos los presentes habían supuesto que Paulus estaba vivo, nadie esperaba que apareciera en la sala tan rápidamente.

La presencia del exmariscal de campo en el juicio fue la sensación más fuerte desde que comenzó el tribunal. Los periodistas que cubrían el juicio comenzaron inmediatamente a transmitir esta información a sus publicaciones.

Friedrich Paulus testifica en los juicios de Nuremberg en 1946.

Friedrich Paulus testifica en los juicios de Nuremberg en 1946.

Comenzó el interrogatorio y Paulus declaró que a principios de septiembre de 1940, cuando «empezó a trabajar en el Estado Mayor de la Comandancia General de las fuerzas terrestres como jefe de intendencia», encontró «entre otros archivos, un plan de operaciones inacabado relativo a un ataque a la Unión Soviética».

Inicialmente el Führer había planeado atacar a la Unión Soviética a mediados de mayo de 1941, pero este plan, según Paulus, «fue cambiado porque Hitler había decidido a finales de marzo, debido al cambio de la situación en Yugoslavia, atacar a Yugoslavia». Además, el comandante dijo que «todos los preparativos para un ataque a la Unión Soviética, que tuvo lugar el 22 de junio, se llevaron a cabo en el otoño de 1940.

Friedrich Paulus, en los juicios de Nuremberg.

Friedrich Paulus, en los juicios de Nuremberg.

Paulus describió todo con gran detalle. Al día siguiente, la defensa interrogó al antiguo mariscal de campo, pero no pudo encontrar ninguna contradicción en sus palabras.

Gracias a la presencia de Friedrich Paulus en el juicio y a su testimonio, la delegación soviética pudo demostrar que el ataque a la Unión Soviética había sido planeado de antemano por los dirigentes nazis. Así, los criminales nazis ya no tenían ninguna posibilidad de exonerarse.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (88367 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: