La crisis ucraniana expone «lo vulnerable que se volvió el Pentágono a la escasez de suministros»

El presidente de EEUU, Joe Biden, asegura que el país seguirá suministrando a Ucrania las armas necesarias para luchar contra Rusia durante «el tiempo que haga falta». Pero cumplir esa promesa, obliga al país y a la OTAN a enfrentar ciertas dificultades y muestra lo vulnerable que se hizo EEUU ante la escasez de suministros, escribe ‘Bloomberg’.

Eso también plantea cuestiones sobre la forma en que EEUU se abastece a sí mismo y a sus aliados, destaca el periódico. Dado que Ucrania «sigue presionando para conseguir más armas, y más avanzadas, EEUU debe afrontar el riesgo de que sus propios arsenales de algunas armas terrestres se agoten si de repente se ve obligado a defenderse».

«Se trata de un reto muy serio, tanto para los aliados de la OTAN, que están ofreciendo un compromiso serio, una ayuda militar significativa, una ayuda letal a las fuerzas militares ucranianas, como para las propias fuerzas militares ucranianas, que se enfrentan a carencias», declaró la embajadora de EEUU ante la OTAN, Julianne Smith, citada por el medio.

Según Bloomberg, el conflicto en torno a Ucrania y las necesidades de su Ejército expusieron «lo vulnerable que se volvió el Pentágono a la escasez de suministros». Hasta el subsecretario de Defensa para Adquisiciones y Mantenimiento, William LaPlante, anotó que EEUU no estaría listo ahora para una nueva «explosión» en la región Indopacífica. «Todos aceptamos el hecho de que la economía ‘justo a tiempo’ es el camino a seguir», lamentó.

No obstante, «justo a tiempo» significa algo distinto para el Departamento de Defensa del país norteamericano que para las empresas que cumplen pedidos en días o semanas, observó el periódico, poniendo como ejemplo la situación con suministros a Kiev los misiles Nasams. En noviembre, el Pentágono tomó medidas para acercarse al envío de los dos primeros de estos sistemas a Ucrania. El segundo pedido de seis Nasams por valor de 1.200 millones de dólares también se puso en marcha, aunque no estarán terminados hasta dentro de varios años, indica el artículo.

Asimismo, EEUU ya suministró unos 38 sistemas de cohetes Himars a Kiev, mientras tiene un arsenal total de 460 cohetes. En la opinión de varios expertos, el Estado mantuvo unas reservas «demasiado modestas» de municiones más importantes, sin tener en cuenta Ucrania y Taiwán, escribió Bloomberg. Añadió que aunque el número exacto de muchos tipos de munición es generalmente clasificado, la comunidad de expertos llega gradualmente a la opinión de que es necesario aumentar seriamente las existencias.

«Si antes de Ucrania los niveles de inventario eran 1x, creo que Ucrania demostró que esos inventarios probablemente deban ser 1,5x o 2x», constató Roman Schweitzer, del grupo de investigación de Washington en Cowen.

Las «necesidades insaciables» de Ucrania ya están planteando problemas, consideran los autores del artículo. El crecimiento de la producción de armas debido a los conflictos de Irak y Afganistán ya consiguió disminuir, y ahora EEUU intenta volver a forzar su capacidad de producción, convenciendo a varios fabricantes para que restablezcan su capacidad.

El analista de Defensa de Jefferies Sheila Kahyaoglu subrayó que la concentración de unos contratos plurianuales «aliviará parte de lo que vemos que está ocurriendo en la cadena de suministro», pero el Pentágono aún no emitió ningún contrato así para el reabastecimiento de Ucrania.

«El problema es una tensión en el sistema. Los planificadores militares quieren reponer los inventarios agotados lo antes posible para mitigar el riesgo. Por otro lado, los oficiales de contratación deben cumplir las salvaguardias diseñadas para evitar errores y abusos», comentó el exexaminador del presupuesto de Defensa de la Casa Blanca, Mark Cancian.

Mientras tanto, el Pentágono intenta tranquilizar a la población asegurando que, de hecho, Estados Unidos no se está quedando sin municiones, concluyó Bloomberg.

Rusia lanzó la operación militar especial en Ucrania en respuesta a la solicitud de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, para que se les preste ayuda frente al genocidio por parte de Kiev.

Según Moscú, EEUU y otros países de la OTAN se implicaron en el conflicto con el envío de grandes cantidades de armas a las tropas ucranianas, que desde mediados de febrero intensificaron sus ataques contra los civiles de las repúblicas de Donbás.

Rusia envió una notificación a todos los países, incluido EEUU, advirtiendo que cualquier cargamento con armas destinadas a Ucrania se convertiría en un blanco legítimo para las Fuerzas Armadas rusas.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88391 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: