¿Qué misterio rodeó un intento de asesinato en la Plaza Roja en 1942?

Todo indicaba que había una conspiración, pero la investigación se desvió en otra dirección.

El 6 de noviembre de 1942 una comitiva gubernamental entró en la Plaza Roja y un hombre con uniforme militar abrió fuego apuntando al pasajero de alto nivel que iba dentro. Durante años, el caso desconcertó a los investigadores: ¿fue un complot de espionaje nazi, una conspiración contrarrevolucionaria o un ataque de un lobo solitario?

Centinela misterioso

Página del archivo personal del acusado de la NKVD soviética Dmitriev Saveli Timofeyevich

Página del archivo personal del acusado de la NKVD soviética Dmitriev Saveli Timofeyevich.

Era el 6 de noviembre de 1942, y la policía soviética, el NKVD y el ejército estaban en alerta máxima, porque empezaban a llegar invitados de alto nivel a la Plaza Roja para celebrar el 25º aniversario de la Revolución bolchevique.

A mediodía, el cabo primero Saveli Dmitriev entró de guardia en el garaje del regimiento. Armado con un fusil, abandonó su puesto y se dirigió a la Plaza Roja. Al llegar a la plaza, subió los escalones hasta la llamada Plaza de la Ejecución, la construcción circular de piedra blanca colocada sobre un pedestal en la Plaza Roja, cerca de la Catedral de San Basilio.

Aseguró las puertas con un alambre y miró a su alrededor. El lugar era un sitio perfecto para una persona armada que conspiraba para matar.

El misterioso centinela que montaba guardia en un lugar poco habitual despertó las sospechas de la policía soviética que patrullaba la Plaza Roja. Sin embargo, Dmitriev encontró la manera de confundirlos dando respuestas firmes que aliviaron su vigilancia.

«Patrulla militar. Enviada para reforzar la seguridad de la Plaza Roja en vísperas del festivo desfile de noviembre», respondió el misterioso centinela y reanudó su puesto. Después de que unos cuantos coches de alto nivel pasaran ante el misterioso centinela, el resto del dispositivo de seguridad de la Plaza Roja perdió el interés por el hombre del fusil.

Incidente a las 14:55

 El esquema de asesinato oficial de Anastas Ivánovich Mikoián

El esquema de asesinato oficial de Anastas Ivánovich Mikoián.

Aproximadamente a las 14:55, una caravana de coches del gobierno apareció desde la dirección de Vasilievsky Spusk, cerca de la catedral de San Basilio. En los momentos siguientes se produjo un pequeño incidente. Sin embargo, en retrospectiva, llegaría a desconcertar a los investigadores durante años.

Un carro de heno apareció de la nada y se cruzó con un coche gubernamental en el que viajaba el comisario de comercio exterior soviético Anastas Mikoián. El conductor del carro pareció perder el control del caballo y el conductor de Mikoián tuvo que girar el volante hacia la derecha para evitar el contacto con el carro. Al hacerlo, se acercó al Lugar de Ejecución y redujo la velocidad del coche.

En ese momento, Dimitriev levantó su rifle y disparó tres veces contra el vehículo.

Coincidencias sospechosas

José Stalin y Anastas Mikoián (izquierda), 1935

José Stalin y Anastas Mikoián (izquierda), 1935.

Al darse cuenta de que habían sido atacados, el conductor del coche aceleró, los agentes del NKVD saltaron del coche de escolta y se produjo un tiroteo.

El tirador se enfrentó a los agentes, pero finalmente fue aturdido por la explosión de una granada y se rindió.

Teniendo en cuenta que Stalin podría haber sido una víctima del tirador, los investigadores hicieron una profunda labor.

Un complot nazi para exterminar al jefe del Estado soviético durante la guerra o, alternativamente, un complot contrarrevolucionario para matar a Stalin parecían teorías demasiado naturales. Por lo demás, era imposible reunir en una teoría coherente todas las coincidencias que condujeron al intento de asesinato. ¿Cómo llegó el carro de heno a la Plaza Roja? ¿Por qué el personal de seguridad no vio a un desconocido que permaneció durante horas en el lugar de ejecución elevado? Estas preguntas desconcertaron la investigación durante años.

Juicio clasificado

Josef Stalin (centro), Viacheslav Mólotov (2º izq.), Anastas Mikoián (izq.) y Mijaíl Kalinin (der.) saludando a los participantes en la manifestación del Primero de Mayo en el Mausoleo de Lenin, 1936

Josef Stalin (centro), Viacheslav Mólotov (2º izq.), Anastas Mikoián (izq.) y Mijaíl Kalinin (der.) saludando a los participantes en la manifestación del Primero de Mayo en el Mausoleo de Lenin, 1936.

Al principio, Dmitriev no se ofreció demasiado. Confesó que planeaba matar a Stalin, pero eso fue todo lo que los investigadores supieron del detenido.

Los investigadores interrogaron al hombre intensamente y durante mucho tiempo. Sin embargo, el caso clasificado conservaba algunos puntos clave en blanco.

Por ejemplo, no está claro si se investigó al conductor del carruaje.

Y lo que es aún más importante, no está claro si Dmitriev estaba mentalmente sano. Aunque una comisión especial llegó a la conclusión de que el atacante no padecía ninguna enfermedad mental, había pruebas que sugerían que Dmitriev experimentaba alucinaciones auditivas y tenía respuestas mentales inestables.

Finalmente, la investigación descartó los complots clandestinos y llegó a una conclusión sencilla: se trataba de un ataque de un lobo solitario. Sin embargo, la investigación tardó otros seis años en pasar el caso al tribunal. No está claro por qué se prolongó tanto este proceso. Quizás, la investigación continuó extraoficialmente, buscando una posible conspiración.

El tribunal no examinó el caso del intento de asesinato en la Plaza Roja hasta 1950. Dmitriev fue declarado culpable y condenado a muerte. El mismo día, la sentencia fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (88597 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: