Los ‘Archivos de Twitter’: la plataforma censuró información válida de expertos sobre el COVID-19

Una nueva filtración de los ‘Archivos de Twitter’ revelan que durante la pandemia de COVID-19 la compañía cedió ante la presión de la Administración de EEUU para manipular información inconveniente. En particular, censuró a médicos que no estaban de acuerdo con las opiniones de las autoridades y confiaron en bots para moderar temas científicos.

El periodista independiente David Zweig publicó un informe de 40 mensajes titulado Cómo Twitter manipuló el debate sobre el COVID. El documento se basa en datos internos de la red social que el reportero revisó para Free Press.

Zweig informó que las Administraciones Biden y Trump presionaron a Twitter y otras plataformas de redes sociales para elevar el contenido que se ajustaba a sus narrativas y suprimir los datos que no. Al comienzo de la pandemia, el entonces presidente de EEUU Donald Trump instó a las empresas tecnológicas a combatir los mensajes erróneos sobre las redadas en las tiendas de comestibles.

«Pero, hubo redadas en las tiendas de comestibles. No fue información errónea, sino un fenómeno real que la Administración Trump no quería que se destacara», señaló el periodista.

En palabras de Zweig, cuando Joe Biden asumió la presidencia su Administración estaba preocupada por las cuentas antivacunas, y en particular por la cuenta del reportero de The New York Times Alex Berenson.

La cuenta de Twitter de Berenson fue suspendida horas después de que Biden alegara que las empresas de redes sociales «estaban matando a personas» por permitir la difusión de información errónea sobre las vacunas. El periodista luego demandó y finalmente llegó a un acuerdo con Twitter. Zweig subrayó que el equipo de Biden estaba muy enojado porque la red social no había sido más agresiva con las cuentas que no aprobaba.

«Una revisión exhaustiva de las comunicaciones internas en la empresa reveló que los empleados a menudo debaten casos de moderación en gran medida y con más cuidado del que mostró el Gobierno hacia la libertad de expresión», afirmó el periodista.

No obstante, Zweig aseguró que Twitter suprimió las opiniones, incluidas los informes de médicos y expertos científicos, cuyos pensamientos estaban en conflicto con la posición oficial de la Casa Blanca.

El epidemiólogo de la Escuela de Medicina de Harvard Martin Kulldorff tuiteó puntos de vista contradictorios con las autoridades de Salud pública de EEUU y la izquierda estadounidense, «la afiliación política de casi todo el personal de Twitter». El reporte de Zweig mostró que uno de los mensajes sobre las vacunas fue marcado por un moderador como información falsa, a pesar de que se trataba esencialmente de una opinión experta y en línea con las políticas de vacunas en varios países.

«Sin embargo, los moderadores de Twitter la consideraron ‘información falsa’ simplemente porque difería de las pautas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades [CDC]», destacó Zweig.

Andrew Bostom, un médico de Rhode Island, fue suspendido permanentemente de Twitter por difundir supuesta información errónea, incluido un tuit que se refería a los resultados de un estudio revisado por pares sobre vacunas de ARNm. Una auditoría interna realizada después de que el abogado de Bostom contactara a Twitter encontró que solo una de sus cinco supuestas violaciones era válida y consideró una violación solo porque «citaba datos que eran legítimos, pero inconvenientes para la narrativa del establecimiento de salud pública sobre los riesgos de la gripe frente al COVID en los niños».

Zweig informó que gran parte de la moderación del contenido de Twitter fue realizada por bots capacitados en aprendizaje automático e inteligencia artificial, así como por contratistas extranjeros en lugares como Filipinas. Los jefes de la red social eligieron las entradas y las líneas en los que los bots y los contratistas extranjeros basaron la toma de decisiones. El periodista agregó que encargar a personas no expertas para adjudicar tweets sobre temas complejos como la miocarditis y los datos de eficacia de las mascarillas estaba destinado a una tasa de error significativa.

El sesgo humano «se volvió loco», aseguró Zweig, señalando la reacción a un tuit de octubre de 2020 del entonces presidente Donald Trump después de que contrajo coronavirus y fue dado de alta del Centro Médico Walter Reed.

«No le tengas miedo al COVID. No dejes que domine tu vida», había tuiteado Trump.

Jim Baker, exconsejero general adjunto de Twitter, que desde entonces fue despedido, cuestionó por qué esa declaración no se marcó como una violación de las políticas de Twitter. Yoel Roth, exjefe de confianza y seguridad de Twitter, tuvo que explicar que el optimismo no cuenta como información errónea.

La edición anterior de los Archivos de Twitter reveló que la compañía estadounidense Twitter no solo orientó sus criterios de seguridad bajo instrucción de agencias gubernamentales del país norteamericano, sino también ejerció censura contra narrativas críticas del Gobierno de Ucrania o a favor de rivales políticos de Washington.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88346 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: