Cómo midió la URSS la Fosa de las Marianas, la fosa oceánica más profunda de la Tierra

La historia de la exitosa exploración de la fosa más profunda de los océanos del mundo es la historia de una carrera similar a la de la exploración del espacio, aunque es menos conocida. ¿Qué papel desempeñó en ella la Unión Soviética y qué se encontró en el fondo de la Fosa de las Marianas?

La Fosa de las Marianas es una fosa oceánica situada al oeste del Océano Pacífico, cerca de las Islas Marianas. La fosa tiene forma de media luna y una longitud de 2.500 kilómetros. En ella se encuentra el punto más profundo conocido del océano mundial, que recibió el nombre de “Profundidad Challenger” (en honor al barco de reconocimiento que la descubrió).

Si la profundidad media del océano Pacífico es de cuatro kilómetros, en la Fosa de las Marianas alcanza aproximadamente los 11 kilómetros. La presión del agua en su fondo alcanza las 1.100 atmósferas, es decir, 1.100 veces más que la presión atmosférica normal en la superficie del agua. Este lugar está menos explorado que la cara oculta de la Luna y ha visto menos gente que el espacio. Sin embargo, debido a su inaccesibilidad, la Fosa de las Marianas se ha convertido en el próximo “reto” para la humanidad. ¿A qué profundidad se encuentra realmente? ¿Puede existir vida a tal profundidad? Éstas son algunas de las preguntas clave.

La carrera por llegar al punto más profundo

La Fosa de las Marianas fue descubierta por primera vez en 1875 por una expedición británica. El buque de exploración HMS Challenger “midió una profundidad de 8.513 metros mediante sondeos. La muestra obtenida de suelo consistía en arena volcánica oscura y la temperatura del agua no superaba 1 grado centígrado. Todas las herramientas bajadas a las profundidades con el dispositivo de sondeo se extrajeron rotas o dañadas, debido a la tremenda presión del agua. Esta profundidad, en aquel momento, no era la más profunda. El mundo entero buscaba entonces el legendario “fondo definitivo” del planeta, sondeando todas las fosas oceánicas conocidas. Un año antes, el buque estadounidense Tuscarora encontró un punto al noreste de Tokio a una profundidad de 8.513 metros.

Challenger 2

Challenger 2

El siguiente que intentó encontrar este punto en la Fosa de las Marianas fue el buque estadounidense Nero en 1899, un barco cablero que midió una profundidad de 9.636 metros en la fosa, cerca de Guam, la mayor de las Islas Marianas. Pero el sondeo de profundidad está plagado de multitud de errores, como correcciones por inclinación, flexión, estiramiento del cable, etc.

Más de 30 años después, los buques japoneses Mansui, Kosui e Iodo con ecosondas “tocaron” nuevo fondo (uno casi 200 metros más profundo que el anterior) a 9.814 metros de profundidad. Sin embargo, resultó que ése no era el límite.

Vitiaz

En 1951, el nuevo buque hidrográfico inglés Challenger (que heredó su nombre del barco antes mencionado) tomó el relevo; con cables, alcanzó una profundidad de 10.830 metros. Fue un récord absoluto. Esta profundidad desafiaba la imaginación. Era mayor que la altura del pico más alto del planeta: el monte Everest (8.849 metros). Los científicos estaban convencidos: en esta negra profundidad a la que no llega la luz del sol no había seres vivos. Así lo creyeron hasta la expedición soviética.

El buque que midió la Fosa de las Marianas

A finales de los años 50 y principios de los 60, la Unión Soviética, como muchos otros, buscaba los límites de profundidad del océano. En esta tarea se encontraba el Vitiaz, buque insignia de la flota de investigación soviética: este carguero alemán de 5.700 toneladas de desplazamiento fue entregado a los soviéticos como parte de las reparaciones tras la guerra. Adaptado a las necesidades de los investigadores, a partir de 1949 surcó los océanos Pacífico, Índico y Atlántico durante 18 años.

Entre 1957-1958, el Vitiaz exploró 10 fosas oceánicas en la región de la Fosa de las Marianas y encontró un punto de máxima profundidad: 11.022 metros. Un récord que nadie puede batir hasta hoy. Esta profundidad se considera la máxima de los océanos del mundo.

“No había espacio ni para girarse en el laboratorio donde estaban las ecosondas: todo el mundo quería estar presente durante el descubrimiento”, recordaba uno de los participantes en el 25º viaje del Vitiaz en 1957. “La ecosonda dibujó la pronunciada pendiente de la zanja. La línea de profundidad desaparece y vuelve a aparecer. Todo el mundo está pegado a la cinta: ¿en qué acabará la pendiente? Finalmente, hay una plataforma uniforme: la parte más profunda de la trinchera. Suena la orden: ¡parada del motor! y el Vitiaz se balancea ahora sobre las olas; hay un abismo de muchos kilómetros de profundidad bajo su quilla. Comienza el trabajo de los hidrólogos: las correcciones de los datos de la ecosonda dependerán de las lecturas de los termómetros de profundidad y de los contenidos de sal a distintas profundidades. Las horas de espera pasan muy lentamente. Los instrumentos son transportados a bordo. Sólo hay que esperar un poco para saber si ésta es la mayor de las profundidades… Por fin, todo está listo, todos los cálculos están hechos. Hay una nueva profundidad máxima del océano mundial descubierta por el Vitiaz: ¡11.022 metros!”.

Sin embargo, esta carrera entre investigadores por conseguir un par de cientos de metros más no es lo más importante por lo que la gente se embarcó en estas expediciones que duraron años. Los oceanógrafos soviéticos durante esa expedición hicieron un descubrimiento mucho más importante.

El descubrimiento soviético

Antes de la expedición soviética a la Fosa de las Marianas, las sugerencias sobre la existencia de vida a más de 6.000 metros de profundidad pertenecían a la ciencia ficción: nadie creía que un ser vivo pudiera adaptarse a tales condiciones.

Sin embargo, el Vitiaz también lo refutó. Con la ayuda de redes de arrastre especialmente diseñadas, los científicos peinaron las profundas fosas del océano Pacífico y encontraron microorganismos en sus profundidades. Eso, como mínimo, refutó las insinuaciones de que nada vivo podría sobrevivir bajo tal presión de agua.

Más tarde, en 1960, la expedición del suizo Jacques Piccard y el estadounidense Don Walsh no sólo confirmó la afirmación soviética de que existía vida a tales profundidades. El 23 de enero se convirtieron en las primeras personas de la historia que llegaron al fondo de la Fosa de las Marianas, a una profundidad de algo menos de 11 kilómetros. El batiscafo Trieste descendió al fondo del abismo durante casi cinco horas. A esa increíble profundidad estuvieron 12 minutos y, mientras comían chocolatinas para reponer fuerzas, vieron cómo una gamba y un pez parecido a un pez plano pasaban flotando por delante de su ojo de buey.

¿Qué ocurrió después?

Parece que la historia de encontrar esa profundidad de profundidades en el océano debería haber terminado tarde o temprano, pero no fue así. Prácticamente, la carrera por medirla sigue en marcha.

Después de la expedición soviética de 1984, los hidrógrafos japoneses intentaron llegar al fondo de la Fosa de las Marianas y llegaron a la conclusión de que su profundidad era de 10.924 metros, es decir, 98 metros menos que los cálculos soviéticos.

La tripulación del Fotiy Krilov de la Flota del Pacífico rescata al

La tripulación del Fotiy Krilov de la Flota del Pacífico rescata al «Vitiaz-D»

En 2020, el subdirector general de la Fundación Rusa de Proyectos de Investigación Avanzada en la Industria de Defensa, Ígor Denisov, declaró que los cálculos del buque soviético Vitiaz podrían haber sido imprecisos. Se volvió a enviar allí una expedición: un moderno dron submarino Vitiaz fue enviado a la fosa que marcó la profundidad de 10.028 metros.»Eso significa que hay motivos para pensar: o el anterior Vitiaz midió mal la profundidad o el propio lecho marino cambió. Todo esto está sujeto a comprensión y análisis», dijo Denisov.

Sin embargo, la comunidad científica se muestra por ahora escéptica ante el “nuevo” punto más profundo del océano.

“Desde el punto de vista oceanográfico, esto simplemente no es serio”, opina el subdirector del Instituto de Oceanología RAN, Andréi Sokov. «En 1957, la maquinaria soviética realizaba filmaciones a gran escala, un trabajo duro y rutinario. No es de extrañar que digan que el fondo del océano está menos explorado que la otra cara de la Luna. Hay un significado profundo en eso. Es un trabajo duro y serio (todas esas inmersiones, la exploración del fondo marino, los caminos), todo eso debe hacerse sistemáticamente, durante un largo período de tiempo. Realmente dudo que se asignara una tarea así durante el lanzamiento de la máquina (el dron Vitiaz drone). Hablé con la Fundación Rusa de Proyectos de Investigación Avanzada en la Industria de Defensa y no he oído que intentaran siquiera encontrar algún punto profundo. La tarea consistía en probar el dron. Por supuesto, la profundidad no ha cambiado, sólo se sumergieron y comprobaron las coordenadas. Para encontrar el punto más profundo en 1957, se hizo un trabajo de preparación muy serio”.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (88391 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: