«Un regalo a EEUU»: oposición de Taiwán acusa al Gobierno de entregar la mayor empresa de microchips

El principal partido opositor de Taiwán acusó a la presidenta Tsai Ing-wen de «regalar» la empresa de microchips más grande del mundo a EEUU, informó el periódico digital ‘Taiwan News’. Los opositores creen que construir una fábrica en Arizona «arruinará» a la compañía y provocará la fuga de sus talentos.

Los representantes del partido Kuomintang —la principal fuerza opositora de Taiwán que aboga por un mayor acercamiento con la China continental— recordaron que fue durante el gobierno de su partido cuando se creó la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC), que se ha convertido en una especie de «paraguas de silicio» protegiendo a la isla de invasiones.

«Con una fábrica de TSMC en EEUU, [el gigante tecnológico norteamericano] Intel podrá obtener la tecnología necesaria para equiparar la producción de sus chips al nivel de la empresa taiwanesa», advierte el diputado Tseng Ming-chung.

En cuanto a la fuga de talentos, el legislador cree que el nivel salarial de Intel, que es entre 3 y 5 veces superior al de TSMC, hará que los ingenieros de la empresa taiwanesa se trasladen a Estados Unidos. Tseng exhortó a la Administración de la presidenta Tsai que propusiera un plan para retener a TSMC y proteger el paraguas del silicio de Taiwán.

TSMC anunció que invertirá 40.000 millones de dólares en la construcción de una fábrica en Arizona y ya trasladó a 1.000 ingenieros a EEUU, mientras que otros 2.000 se dirigirán allí el año que viene, recordó otro diputado del Kuomintang Alex Fai. En sus palabras, Washington obligó a la Administración de Tsai Ing-wen a entregar la empresa con el pretexto de evitar que la tecnología avanzada cayera en manos del Partido Comunista de China.

«TSMC podría desaparecer con la fuga de cerebros y la pérdida de puestos de trabajo, así como las consecuencias para la isla. ¿Qué le quedará entonces a Taiwán?», concluyó Fai.

A inicios de diciembre, TSMC anunció sus planes de construir una segunda fábrica en Arizona, EEUU. Esto marca un gran giro en la política de la empresa porque antes todas las bases de la compañía se encontraban en Taiwán.

Esto ocurre mientras las empresas europeas trasladan su producción a EEUU debido a los altos precios de la energía. A principios de 2022, la compañía danesa de joyería Pandora y el fabricante alemán de automóviles Volkswagen anunciaron que ampliarían su producción en Estados Unidos. Incluso la estadounidense Tesla suspendió sus planes de producción de baterías en Alemania, ya que espera recibir exenciones fiscales bajo la ley de reducción de inflación adoptada en mediados de 2022 por los legisladores estadounidenses.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88596 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: