Cómo impiden las sanciones antirrusas que Europa acelere la transición a los coches eléctricos

La carestía de la electricidad no permitirá a los países europeos acelerar la transición a los coches eléctricos desde los vehículos convencionales de gasolina y gasóleo en los próximos años, a pesar de la prohibición de importar productos petrolíferos de Rusia, afirmaron los expertos encuestados por Sputnik.

Europa, que compra grandes cantidades de productos petrolíferos a Rusia, sobre todo gasóleo, vive desde hace unos meses una crisis energética profunda debido a las sanciones impuestas al país euroasiático.

Según el jefe adjunto de Economía Sectorial del Complejo de Combustibles y Energía del Centro de Investigación Estratégica, Serguéi Kolobánov, esa crisis provocó un aumento múltiple de los precios del gas y la electricidad en el mercado europeo, mientras que los productos petrolíferos, por el contrario, son los que menos subieron.

«Sin embargo, el ritmo de crecimiento superior al de los precios de la electricidad empeora significativamente para los coches eléctricos su principal ventaja competitiva: el abaratamiento del viaje por kilómetro recorrido. No cabe esperar una aceleración significativa en Europa en los próximos años en la aplicación de la política de abandono de los combustibles derivados del petróleo debido al embargo de los productos petrolíferos rusos», opinó el experto.

Al mismo tiempo, destacó que la gasolina y el gasóleo tienen un cierto «margen de seguridad frente a las subidas de precios».

Por su parte, el director del departamento de Gas y Química de Vygon Consulting, Dmitri Akishin, agregó que los elevados precios del combustible convencional son sin duda un motor para pasarse al coche eléctrico o a los combustibles alternativos.

«No obstante, los precios de las fuentes de energía alternativas también seguirán siendo altos durante al menos los próximos dos o tres años. Por lo tanto, no debemos esperar un cambio drástico en la estructura del consumo de energía a corto plazo», resumió el analista.

El Grupo de los Siete (G7), conformado por Alemania, Canadá, EEUU, Francia, el Reino Unido, Italia y Japón, así como la Unión Europea y Australia, se negaron a adquirir el petróleo ruso a un precio mayor de 60 dólares por barril desde el pasado 5 de diciembre. Se espera que a partir del 5 de febrero se introduzcan medidas similares para los productos petrolíferos, aunque aún no se conoce el precio máximo.

En respuesta, Rusia prohibió desde el 1 de febrero de 2023 las exportaciones de petróleo a los países que adopten el límite a los precios.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (88596 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: