¿Por qué la URSS devolvió a Alemania los cuadros de Rafael y otras obras maestras de Dresde?

El 2 de mayo de 1955, el Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú inauguró una exposición de obras maestras sacadas por las tropas soviéticas de la Galería de Dresde tras la derrota de los nazis. ¿Por qué el pueblo soviético vio la obra maestra de Rafael, la Madonna Sixtina, por primera y última vez sólo diez años después de la guerra?

La noche del 13 de febrero de 1945, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, se produjo uno de los bombardeos aéreos más devastadores de la historia. En dos oleadas, 773 bombarderos británicos bombardearon la histórica ciudad alemana de Dresde, que tenía una población de unos 630.000 habitantes. Al ataque nocturno británico sobre la ciudad indefensa le siguieron 311 bombarderos estadounidenses que golpearon la zona al día siguiente. Tras estos devastadores ataques, la fantástica arquitectura barroca de la ciudad, incluidos los edificios con famosas colecciones de arte, quedó en ruinas. Muchos objetos de arte almacenados en la ciudad se perdieron irremediablemente.

La ciudad de Dresde, básicamente arrasada por los bombardeos angloamericanos, en febrero de 1945

La ciudad de Dresde, básicamente arrasada por los bombardeos angloamericanos, en febrero de 1945

Afortunadamente, muchos de los objetos más valiosos lograron sobrevivir a la guerra, al haber sido escondidos fuera de Dresde años antes de los mortíferos bombardeos. De hecho, a partir de 1938, los nazis empezaron a retirar los tesoros de los museos de las colecciones nacionales y regionales, y casi terminaron en 1943. Esta “reubicación” fue una iniciativa personal de Hitler, y sus ambiciosos planes tuvieron un gran impacto en el sector de los museos.

El ‘Museo del Führer’ en Linz

Hitler pasó su infancia en Linz, una ciudad austriaca a orillas del Danubio. En 1938, regresó triunfalmente a la ciudad tras el Anschluss, y planeó crear su propio supermuseo que incluiría obras maestras de fama mundial procedentes de los museos de los territorios conquistados. El tirano supervisó personalmente la compilación de esta “mayor colección de arte de la historia”. Esta operación a gran escala se bautizó como “Misión Especial Linz”, o “Museo del Führer”.

Hitler con una miniatura de la ciudad de Linz modificada, en Berlín, marzo de 1945

Hitler con una miniatura de la ciudad de Linz modificada, en Berlín, marzo de 1945

Hitler quería que Linz fuera no sólo la capital cultural de la Alemania nazi, sino de todo el mundo. Según su plan, debía ser una “ciudad de las artes” ejemplar que incluiría un teatro de ópera, bibliotecas, cines, además de una galería de arte, una colección de esculturas y mucho más. El supermuseo era un lugar tan importante para el Führer que su maqueta arquitectónica se guardó en su búnker especial hasta su suicidio en mayo de 1945.

Hans Posse, director de las Colecciones de Arte de Dresde y uno de los principales historiadores de arte del país, fue el encargado de recopilar la colección del supermuseo. ¿Cuáles eran los métodos para crear la colección? Se basaría en obras maestras de las colecciones de los museos alemanes. Mientras tanto, las colecciones estatales de los países a los que Hitler se refería como partes de la “civilización occidental” (por ejemplo, Francia y Austria) se dejaron intactas.

Una fotografía histórica muestra a Hans Posse (izquierda) paseando por la galería de arte de Dresde con Adolf Hitler el 18 de junio de 1938

Una fotografía histórica muestra a Hans Posse (izquierda) paseando por la galería de arte de Dresde con Adolf Hitler el 18 de junio de 1938

Algunas de las obras de arte para el supermuseo fueron compradas. Sin embargo, un gran número de ellas fueron confiscadas a “enemigos de la nación” y “pueblos inferiores”, como los que los nazis clasificaban a eslavos y a judíos.

Por eso, incluso antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, las obras maestras de Dresde, entre ellas la Madonna Sixtina de Rafael, el Retrato de la Dama de Blanco de Tiziano, obras de Vermeer, Durero, Rembrandt, Holbein, Cranach y otros, fueron embaladas y transportadas a almacenes y escondidas al oeste del Elba.

Descubrimiento de las obras maestras ocultas

En mayo de 1945, en una cantera cercana al pueblo de Grosscotta, un grupo de búsqueda bajo el mando del teniente soviético Leonid Rabinovich descubrió un alijo de cuadros de la Galería de Dresde, entre los que se encontraba la legendaria Madonna Sixtina de Rafael. Este no fue el único hallazgo de este tipo.

Mijaíl Kornetsky

Mijaíl Kornetsky «El rescate de la Virgen», 1984-85

Las pinturas y otros objetos de varios de estos alijos se trasladaron inmediatamente a la residencia de verano de los Electores sajones en Pilnitz. Allí, los especialistas de una comisión especial de trofeos inspeccionaron las obras en busca de daños y las prepararon para su posterior envío a la URSS.

Después de la guerra, en 1956 Rabinowitz publicó unas memorias ficticias, Siete días (bajo el seudónimo literario Volinski), sobre la búsqueda de los tesoros de Dresde. Contando cómo se descubrió y abrió la caja con la Madonna Sixtina en su interior, el autor describe en términos artísticos la especial actitud de los soldados de su batallón ante ella: “… ¿por qué gente que no era experta en arte… como si fuera indiferente a lo que veía, se acercaba y se quedaba de pie ante [los cuadros] durante mucho tiempo y se iba tranquilamente de puntillas?”.

Ruinas de la Galería de Dresde, 1945

Ruinas de la Galería de Dresde, 1945

El 11 de agosto de 1945, la Madonna Sixtina, junto con otras obras de la colección de la Galería de Dresde, llegó a Moscú, al Museo Estatal de Bellas Artes Pushkin. Poco después comenzó la restauración a gran escala.

Alto secreto

En un principio, la devolución de los tesoros de Dresde a su tierra natal estaba descartada: los dirigentes soviéticos habían planeado añadirlos a la colección de cuadros de los Antiguos Maestros del Museo Pushkin. El famoso historiador de arte soviético Andréi Chegodaev, conservador del fondo de trofeos del museo en aquella época, escribió lo siguiente en sus memorias: “Me ordenaron… colgar toda la galería de arte del museo, mezclando nuestros cuadros con los de Dresde. En aquel momento no se trataba de ‘salvar’ la galería de Dresde; se consideraba un trofeo”.

«Madonna Sixtina» en la exposición «Obras maestras de la Galería de Arte de Dresde» en el Museo Pushkin de Bellas Artes, Moscú, 1955

Sin embargo, nada más terminar la instalación, alguien en las alturas prohibió que se mostraran al público. Los cuadros traídos de Alemania se ordenaron en dos salas a las que sólo se podía acceder con el permiso del director del museo y a cuyo acceso estaba reservado sólo para unos pocos elegidos.

A finales de los años 40, Stalin firmó un decreto que prohibía todo acceso a las obras maestras desplazadas. Sólo el director del museo, Serguéi Merkurov, los restauradores y el conservador Andréi Chegodaev tenían derecho a entrar en las salas donde se guardaban. “Los cuadros de la Galería de Dresde se clasificaron como ‘alto secreto’, de modo que ni un solo alma podía adivinar que seguían en el museo”, escribió este último.

Artistas soviéticos exploran la obra maestra de Rafael en el Museo Pushkin

Artistas soviéticos exploran la obra maestra de Rafael en el Museo Pushkin

En 1955, los dirigentes soviéticos decidieron transferir la colección a la República Democrática Alemana. En una nota del 3 de marzo de 1955, enviada al Presidium del Comité Central del PCUS, el ministro de Asuntos Exteriores, Viacheslav Molotov, planteó la cuestión de los cuadros de la Galería de Dresde.

“La situación actual de la Galería de Arte de Dresde no es normal. Se pueden proponer dos soluciones sobre esta cuestión: declarar los cuadros como trofeos que pertenecen al pueblo soviético y abrirlos al acceso público, o devolverlos al pueblo alemán como su propiedad nacional. En la situación actual, la segunda solución parece más correcta. La entrega de los cuadros a la Galería de Dresde reforzará aún más las relaciones amistosas entre los pueblos soviético y alemán y, al mismo tiempo, contribuirá a fortalecer la posición política de la República Democrática Alemana.”

Se impuso la segunda opción.

La historia soviética de la ‘Madonna Sixtina’

Antes de su regreso, los cuadros fueron mostrados al público en general: la exposición se inauguró en la víspera del aniversario del Día de la Victoria, el 2 de mayo de 1955. Causó una poderosa y sincera respuesta en los corazones de las personas que sobrevivieron a la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. “Miles de visitantes vienen aquí cada día. La gente viene de otras ciudades para ver cuadros de Tiziano, Rembrandt, Durero, Vermeer, que antes sólo conocían por reproducciones. La gente se queda de pie alrededor de la inmortal Madonna Sixtina de Rafael durante mucho tiempo”, decía un artículo de la revista Ogoniok.

Fachada del Museo de Bellas Artes Pushkin durante la exposición de obras maestras de Dresde

Fachada del Museo de Bellas Artes Pushkin durante la exposición de obras maestras de Dresde

La organización de la exposición supuso un gran reto para el personal del museo que había sobrevivido a la guerra y a la posguerra. A lo largo de la década que los cuadros habían permanecido en el museo, los especialistas soviéticos se encargaron de su restauración y estudio exhaustivo. Esto les permitió desarrollar un plan de exposición en un corto periodo de tiempo (tres semanas y media), compilar un catálogo y una breve guía, y preparar visitas y conferencias sobre la exposición. Hubo que desalojar catorce salas para exponer los lienzos de Dresde, trasladando más de 2.500 obras de la colección principal a los almacenes.

Visitantes en la exposición de las Colecciones de Arte de Dresde en el Museo Estatal de Bellas Artes Pushkin, 1955

Visitantes en la exposición de las Colecciones de Arte de Dresde en el Museo Estatal de Bellas Artes Pushkin, 1955

Especialmente para la exposición, para satisfacer el increíble interés del público, el museo trabajaba de 12 a 14 horas al día, siete días a la semana. La gente venía de lejos, y por primera vez el edificio de Voljonka estaba rodeado de colas que se mantenían así varias horas. Se realizaron más de 2.000 excursiones y más de 1.000 conferencias. En cuatro meses, 1,2 millones de personas visitaron la exposición.

Leonid Rabinovich, que descubrió la Madonna Sixtina, también la volvió a ver en esta exposición: “Diez años después, subiendo las escaleras de mármol del museo de Moscú, me acerqué a ella con un sentimiento de impaciencia que me hundía el corazón, como se va a visitar a un ser querido después de una larga separación”.

Entrega de

Entrega de «La alcahueta» de Vermeer a la Galería de Dresde

El 25 de agosto de 1955 se clausuró la exposición y se firmó el acta de entrega del primer cuadro, Retrato de un joven, de Alberto Durero. Las grandes obras de arte abandonaban Moscú una a una.

Retrato de un joven, de Alberto Durero

Retrato de un joven, de Alberto Durero

En total, la Unión Soviética transfirió a la RDA 1.240 cuadros restaurados y 1.571.995 objetos de la Colección del Altar de Pérgamo y de las Bóvedas Verdes.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (88343 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: