CHÁVEZ VIVE, LA LUCHA SIGUE